María del Rosario Cruz Olarte es madre de una menor que actualmente tiene 10 años. La joven trabajaba y vivía con su pareja. Tenía planes de boda y quería construir un hogar para su hija, eso fue lo último que habló con su mamá el viernes 9 de junio de 2017, un día antes de desaparecer.

Ciudad de México, 30 de octubre (SinEmbargo).- María del Rosario Cruz Olarte, de 26 años, lleva más de tres años desaparecida. Su pareja informó a la familia, sin dar mayores detalles, que ella desapareció de su casa el 10 de junio de 2017 en Gutiérrez Zamora, Veracruz.

La familia sospecha de la pareja de la joven, pero las autoridades no han investigado al respecto, según denunciaron. “A él no lo indagaron más”, pese a que huyó, dijo a SinEmbargo la señora Leonor Olarte, madre de María del Rosario.

“No hay día y noche que no te recuerde y te busque entre la multitud, en mis sueños; no hay día en que no me pregunte ¿dónde estás, hija?”, compartió Leonor.

María del Rosario Cruz Olarte es madre de una menor que actualmente tiene 10 años. La joven trabajaba y vivía con su pareja. Tenía planes de boda y quería construir un hogar para su hija, eso fue lo último que habló con su mamá el viernes 9 de junio de ese 2017, un día antes de desaparecer.

María fue a casa de su mamá ese viernes y le dijo que al día siguiente volvería a visitarla para dejar a su hija para que la niña jugara con su primo.

Sin embargo, el sábado María no acudió: fue su pareja quien llevó a la menor. El hombre dijo que María se había quedado en casa para realizar sus labores, pero que en la tarde ella sería quien acudiría a recoger a la niña y si no iba ella sola, él la acompañaría a recoger a la menor.

Llegó la noche, el hombre fue solo por la niña y le dijo a Leonor que María había desaparecido y no sabía dónde estaba.

“Nosotros tratamos de llamarla, pero no contestaba. Su celular ya no daba tono. Desde entonces nosotros empezamos a buscarla, a poner fotos en las redes sociales, pero no hemos vuelto a saber de ella”, platicó la madre.

Leonor acudió el lunes a interponer la denuncia ante el Ministerio Público porque –dijo– entre el sábado y domingo las autoridades no la atendían.

“Hasta la fecha las autoridades no me han informado nada. No sabemos nada, no tenemos ninguna respuesta de su paradero, ni la certeza de cómo desapareció”, abundó Leonor.

La familia de María sospecha de su pareja, pues él sólo les dijo que ese día discutieron y que ella le comentó que mejor se iba a ir y que no sabía nada más.

Los allegados a María preguntaron a los vecinos de la joven, quien vivía en una casa rentada junto con su pareja en la colonia Los Pinos, pero los colonos respondieron que ese día no la vieron.

“No la vieron en su casa, ni haciendo sus labores, ni nada. Tampoco la vieron salir del hogar” cuando levantó las dudas, destacó Leonor.

Desde un principio los familiares pidieron a las autoridades investigar al hombre, pero inicialmente les respondieron que él no parecía sospechoso, fue hasta días después en que el hombre “se esfumó”.

“Primero nos dijeron que él no tenía nada que ver con la desaparición, que era una persona de bien, pero cuando se fue, dijeron que lo iban a investigar, que eso lo hacía sospechoso, pero que ahora a ver dónde lo iban a ubicar. Hasta la fecha no nos han dado respuestas”, insistió la mujer.

Leonor explicó que, a los ocho días de la desaparición de María del Rosario, su pareja dejó la ciudad y no volvieron a saber de él, pues los bloqueó de todos sus medios de comunicación.

“Él se fue de Zamora, fue cuando las autoridades dijeron que lo iban a investigar, pero no han hecho nada porque no lo encuentran”, reiteró.

María del Rosario lleva más de tres años desaparecida. Su familia clama por ayuda para su localización. Foto: Especial

La madre de Rosario detalló que en la investigación obtuvieron las sábanas de llamadas, pero no arrojaron pistas. La Fiscalía de Veracruz, de acuerdo con la madre, no ha agotado todas las indagatorias ni les ha proporcionado una línea de investigación clara.

“Nosotros le pedimos a las autoridades que nos ayuden a localizarla. Dicen que han buscado en algunos lugares, pero no han encontrado pistas o rastros de ella. Es lo que nos dicen y hasta la fecha no sabemos nada”, dijo.

Leonor detalló que lo único que quiere ella como madre y la familia de Rosario es encontrarla, saber qué sucedió, si está bien o no.

La madre está convencida que su hija no se fue por voluntad propia, pues está segura que ella no abandonaría a su hija.

“Lo que queremos es encontrarla, lo único que quiero es hallar a mi hija. Yo si quisiera saber que pasó, ella no se iría sin su hija, tenía planes para la niña. Yo le pido a las autoridades que investiguen que no echen en saco roto todo esto que está pasando (inseguridad y feminicidios)”, comentó la madre.

Y agregó: “Esta tristeza y está angustia por no saber de ella me consumen a diario. Yo le pido a Dios que me conceda el milagro de volver a verla. No pierdo la esperanza y la fe.”

La cifra de personas desaparecidas en México desde el año 1964 asciende a 77 mil 171, de las cuales, al menos el 18 por ciento han desaparecido en los últimos dos años, según los datos oficiales.

En Jalisco concentra una de cada cuatro desapariciones de diciembre de 2018 a la fecha, seguido de Guanajuato, Tamaulipas, Ciudad de México, Nuevo León, Sinaloa, Michoacán, Veracruz, Guerrero y Chihuahua.

La Comisionada Nacional de Búsqueda, Karla Quintana, notificó el pasado 7 de octubre que el organismo ha participado en 120 acciones de búsqueda y 465 jornadas en 26 estados del país en lo que va del año.

También, añadió Quintana, ha repartido cerca de 334 millones de pesos (15.6 millones de dólares) a los comités estatales de búsqueda de desaparecidos.