Instantes después de oficiar la última misa del año, la de las primeras vísperas de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios y de agradecimiento por el año 2019, una mujer que le agarró bruscamente del brazo y le empujó.

Ciudad del Vaticano, 31 dic (EFE).- El Papa Francisco reprendió hoy visiblemente molesto a una mujer que le agarró bruscamente de la mano y le empujó hacia ella, mientras saludaba a los fieles en su visita a la plaza de San Pedro tras oficiar la última misa del año.

La mujer, de rasgos asiáticos, se encontraba junto al resto de fieles tras las barreras de seguridad de la plaza y cuando el Papa pasó frente a ella, le agarró de la mano y le atrajo repentinamente hacia ella.

Francisco trató inmediatamente de zafarse de la mujer y, tras lograrlo, le golpeó la mano en señal de reprimenda, visiblemente irritado, mientras sus agentes de seguridad se acercaba en su ayuda, aunque no tuvieron que intervenir.

El encontronazo se produjo en la plaza de San Pedro del Vaticano, a donde el pontífice argentino llegó para visitar el árbol y el Portal de Belén instalados durante el periodo navideño.

Esto instantes después de oficiar la última misa del año, la de las primeras vísperas de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios y de agradecimiento por el año 2019.

REPRENDE A LOS NIÑOS

El 29 de diciembre el papa Francisco reprendió a los niños que están usando el teléfono móvil y chateando mientras comen con sus padres y dijo que se debe restablecer la “comunicación” en las familias.

“La Sagrada Familia, Jesús, José y María, rezaba, trabajaba y se comunicaba entre ellos y yo me pregunto: ¿tú en tu familia sabes comunicarte o eres como esos niños que, cada uno con su móvil, están chateando sentados a la mesa?”, preguntó el papa durante el tradicional rezo del Ángelus de los domingos en la plaza de San Pedro.

Añadió que “en esa mesa hay un silencio como si estuvieran en misa”, y por ello lanzó un llamamiento: “debemos reanudar la comunicación en la familia”.