Las víctimas refirieron que los abusos iniciaron desde que tenían seis años. También señalaron que siempre permanecían encerradas y sólo realizaban la limpieza del inmueble donde se encontraban aisladas.

"El inculpado cometía abusos sexuales en agravio de menores de edad, alumnas de la escuela, a las cuales videogrababa en las instalaciones del mencionado plantel o en el domicilio que fue cateado", señaló la fiscalía federal. Foto: Shutterstock.

El padre de las dos víctimas fue detenido a la entrada de su casa en Tlalpan. Foto: Shutterstock.

Ciudad de México, 6 de enero (SinEmbargo).– Un hombre de 49 años identificado como Ramiro Tapia Guzmán mantenía en cautividad a sus dos hijas de 19 y 16 años, además, abusaba sexualmente de ambas. La mayor, incluso, se encuentra embarazada.

De acuerdo con el diario Reforma, la joven de 19 años decidió huir y convenció a su hermana para que escaparan ante el temor de que su padre y violador le hiciera daño a su bebé, pues anteriormnte la habían intentado inducir al aborto.

Al escaparse las dos hermanas pidieron auxilio a un conocido quien las ayudó a denunciar sus abusos ante la Fiscalía de Delitos Sexuales, de la Procuraduría General de Justicia capitalina.

Según el expediente FDS/FDS-1/UI-1-01/274/10-2016, citado por Reforma, los testimonios de las víctimas refieren que los abusos iniciaron desde que tenían seis años. También señalaron que siempre permanecían encerradas y sólo realizaban la limpieza del inmueble.

Tapia Guzmán fue arrestado a la entrada de su casa, ubicada en la carretera federal a Cuernavaca, Colonia San Pedro Mártir, delegación Tlalpan, tras dos días de seguimiento por agentes de investigación. Para justificar la ausencia de sus hijas, el padre dijo que había mandado a las jóvenes a estudiar al extranjero.

Las dos jóvenes y el bebé permanecerán bajo el resguardo de la PGJ. El padre podría enfrentar una condena de hasta 50 años.