México

AMLO agradece a obreros

Presidente: Castigar salario mínimo fue una infamia, un vil sofisma de la tecnocracia

01/05/2023 - 4:18 pm

El Presidente López Obrador recalcó que durante el periodo de 1983 a 2018, hubo una constante de los gobiernos “neoliberales o neoporfiristas”, la cual consistió en “quitar derechos y conquistas a la clase trabajadora”.

Ciudad de México, 1 de mayo (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador celebró que en éstos tiempos ya no se castigue a los trabajadores con salarios mínimos, como sí se hacía en el tiempo del Porfiriato, lo cual calificó como un “vil sofisma de la tecnocracia al servicio de la oligarquía“.

Sus palabras las expresó durante su discurso por el Día del Trabajo, y con las cuales conmemoró a los Mártires de Chicago, así como los hechos ocurridos en Cananea en 1906, y en Río Blanco, en 2007.

El Presidente López Obrador recalcó que durante el periodo de 1983 a 2018, hubo una constante de los gobiernos “neoliberales o neoporfiristas”, la cual consistió en “quitar derechos y conquistas a la clase trabajadora”.

“Sobre todo, limitar de manera brutal e injusta el aumento al salario mínimo; al grado que en 36 años el poder adquisitivo de los trabajadores se redujo hasta en un 70 por ciento. La justificación de esta infamia era que el aumento al salario ocasionaba inflación; una gran mentira, un vil sofisma de la tecnocracia al servicio de la oligarquía que en ese entonces mandaba en México”, destacó.

https://www.youtube.com/watch?v=-mCT561Ps5

Al inicio de su discurso, Andrés Manuel habló sobre los hechos ocurridos en Cananea (1906) y en Río Blanco (2007) y aprovechó para recapitular ambos sucesos.

“Aquí abro un paréntesis, para refrescar también la memoria, durante todo el periodo neoliberal había ocasiones en que los empresarios querían incrementar los salarios y el gobierno lo prohibía, porque la política económica antipopular, entreguista impuesta desde el extranjero consistía, precisamente, en mantener bajos salarios y aunque el sector empresarial o algunos empresarios quisieran o querían incrementar el salario, no se les permitía. Cuando se habla de neoliberalismo, nosotros siempre hemos sostenido que en México, neoliberalismo es neoporfirismo, es una calca de lo que se padeció durante el periodo de Porfirio Díaz”, comentó.

“Si en Cananea a los 6 mil mineros mexicanos le pagaban 3 pesos diarios, en Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Querétaro, Estado de México y el Distrito Federal, cerca de 50 mil operarios de la industria textil recibían sólo un peso por 15 horas de trabajo”, agregó a su discurso.

En esta foto de archivo, mantas en las que se exigía la salida de las fuerzas armadas de la zona de Sonora fueron colocadas en uno de los puentes de la avenida Juarez. Foto: Ivan Stephens, Cuartoscuro.

En su exposición durante el evento, el mandatario federal insistió en que ahora las cosas son distintas, pues el Gobierno es independiente y “no está sólo al servicio de empresarios o de banqueros”.

“El salario mínimo ha aumentado en 90 por ciento en términos reales, como nunca en la historia reciente; se ha incrementado el reparto de utilidades; hay condiciones favorables para que los trabajadores democraticen sus sindicatos, con el voto libre y secreto; los servidores públicos de la Secretaría del Trabajo no son impuestos por los potentados, ahora es Luisa María Alcalde, no es una empleada de ningún empresario del sector minero, de los que expulsaron a Napoleón, ya eso no pasa, ni volverá a pasar”, dijo.

Y agregó: “No se permiten abusos contra los asalariados; hay elecciones con voto libre y secreto en las organizaciones sindicales; los contratos colectivos se someten a consulta con los obreros; y en este nuevo ambiente de verdadera legalidad y justicia, sin que se le impida a nadie manifestarse y ejercer su derecho de huelga, prácticamente no hay protestas sindicales”.

Hacia el final de su participación, el Presidente Andrés Manuel agradeció a dirigentes sindicales y trabajadores en general por la constante lucha que se realiza a favor de los derechos laborales.

“Independientemente de las banderías partidistas como aquí se ha mencionado, siempre he tenido el apoyo de ustedes (dirigentes sindicales), el tiempo que llevo gobernando el país. Pueden estar seguros de que, bajo los mismos criterios de legalidad, democracia, libertad sindical y justicia para los trabajadores, nos seguiremos conduciendo en el resto del tiempo que nos queda de mandato”, recalcó.

Y finalizó diciendo: “Estoy seguro de que continuaré contando con ustedes y con el apoyo de la clase obrera de México, con su cooperación y con su solidaridad. De mi parte, ustedes siempre encontrarán extendida mi mano abierta y franca en señal de amistad y compañerismo. Somos distintos porque somos libres y somos demócratas, pero nos debe unir siempre, y eso es lo que estamos demostrando, el amor al pueblo y a la patria. Cuando se tienen ideales son más importantes las causas que se defienden que el carácter, el habla o el temple de los dirigentes”.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video