El niño se quedó dormido y al despertar se percató que había sido abandonado por el grupo de migrantes con los que viajaba.

Ciudad de México, 7 de abril (SinEmbargo/EFE).– Un niño de 10 años fue abandonado en la frontera de México con Estados Unidos y al ver a un agente de la Patrulla Fronteriza se acercó para pedir ayuda.

En una grabación difundida en redes se muestra cómo el niño que caminaba solo se acercó al vehículo de la Patrulla Fronteriza para pedir ayuda.

“¿Me puede ayudar? Es que yo venía con un grupo de personas y me dejaron botado y no sé dónde están”, dijo el niño de nacionalidad nicaragüense.

El agente Anjel Hernandez compartió en sus redes la grabación, dijo que un compañero suyo regresaba a casa cuando se encontró al niño al este de la Ciudad de Río Grande, en un camino rural cerca de La Grulla, Texas.

powered by Advanced iFrame free. Get the Pro version on CodeCanyon.

El agente preguntó al niño si iba acompañado con sus padres, a lo que respondió que no.

“No, nadie. Yo venía en un grupo que venía en el tren y al final me dejaron botado y venía aquí a pedir auxilio”, dijo el migrante menor de edad.

El niño expuso que tenía miedo y por eso buscó ayuda. “No, yo vengo, porque si no, ¿pa’ dónde me voy a ir? Me pueden robar, secuestrar o algo. Tengo miedo”, dijo el niño entre lágrimas.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), explicó que el niño despertó y se dio cuenta que el grupo con el que viajaba ya no estaba.

El migrante fue llevado al centro de detención de Donna, en Texas, de donde sería trasladado a un centro del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Además, el agente Anjel mencionó que su familia ya fue contactada. De acuerdo con la información de la Patrulla Fronteriza, el grupo en el que viajaba el niño estaba compuesto por 184 personas.

NICARAGUA PIDE APOYO PARA EL NIÑO

El movimiento de exiliados Nicaragüenses en el Mundo (NEEM) pidió este miércoles al Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que brinde protección al niño de diez años encontrado tras ser abandonado por un grupo de migrantes con el que viajaba.

En una carta a Biden, dirigida por la presidenta de NEEM, Haydée Castillo, el movimiento agradeció la atención inmediata que las autoridades estadounidenses brindaron al niño tras su aparición en el desierto de Río Grande, y solicitó su protección con base en la sangrienta crisis sociopolítica que vive Nicaragua.

La migración sin papeles forma parte de “las acciones extremas que muchos nicaragüenses han tomado como consecuencia de la continua persecución por el régimen de (Daniel) Ortega”, según NEEM.

“La decisión de dejar Nicaragua es realmente un tema de vida o muerte”, expresó en su carta Castillo, una defensora de los derechos humanos que debió exiliarse tras recibir amenazas en su país.

El NEEM, que celebró la designación de la Vicepresidenta estadounidense Kamala Harris para atender el tema de la migración de Centroamérica a Estados Unidos, pidió “acciones adicionales para ayudar a las víctimas (de la crisis nicaragüense) que están en proceso de solicitud de asilo político”, incluida una moratoria de deportaciones y la extensión del estatus de protección temporal (TPS) “de las personas que buscan asilo”.

-Con información de EFE.