La coalición conformada por el PRI, PAN y PRD no logró su objetivo: hacerse del control de la Cámara de Diputados. Esto representa un descalabro para el sector empresarial encabezado por Claudio X. Gonzalez Guajardo y Gustavo de Hoyos, los principales artífices de esta coalición opositora que se conformó con la misión de arrebatarle el control legislativo al partido oficialista, pero sobre todo al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ciudad de México, 7 de junio (SinEmbargo).– Los mexicanos ratificaron este domingo 6 su respaldo a la coalición electoral del Presidente Andrés Manuel López Obrador y asestaron un contundente golpe a la oposición que, pese a una alianza histórica de tres partidos articulada por los patrones, fracasó en su objetivo que arrebatarle la mayoría en la Cámara de Diputados, que fue el verdadero corazón de estos comicios.

La coalición “Juntos Haremos Historia”, conformada por Morena y los partidos del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM), retuvo la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, que tendrá un máximo de 292 integrantes y en el peor de los casos 265, 14 más de los necesarios para reformar leyes sin necesidad de otras fuerzas parlamentarias.

En contraste, la coalición “Va por México”, que integra a los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), sólo consiguió un máximo de 213 diputados y un mínimo de 171, pese a que los dos primeros aumentaron ligeramente su votación respecto a 2018.

Así, con base en la información oficial del Instituto Nacional Electoral (INE) sobre los parámetros de votación y diputados de cada fuerza política, la coalición creada por el magnate Claudio X. González y Gustavo de Hoyos, expresidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), no logró el objetivo de arrebatarle a Morena la mayoría legislativa. 

Por partidos, Morena se consolidó como el principal ganador al obtener el 35.8 por ciento de los votos, menor al 37.25 por ciento que obtuvo en 2018, mientras que sus aliados el PVEM logró entre 5.5 y 6 por ciento, ligeramente mayor al 4.70 por ciento de hace tres años, y el PT alcanzó entre 3.1 y 3.5 por ciento, poco menos del 3.92 por ciento de la anterior elección federal.

Por su parte, los partidos de “Va por México” elevaron su porcentaje de votación respecto al 2018: El PAN subió del 17.93 por ciento de hace tres años a un rango de entre 18.5 y 19.3 por ciento, mientras el PRI conquistó entre 17.8 y 18.5 por ciento, poco más del 16.53 por ciento de la anterior elección y el PRD se derrumbó del 5.27 por ciento de hace tres años a casi perder el registro con un porcentaje de entre 3.5 y 3.9 por ciento.

El partido político Movimiento Ciudadano, que se presentó como la “tercera vía”, observó un crecimiento positivo, pero no el espectacular que anticipaban sus dirigentes: En 2018, cuando se coaligó con el PAN y el PRD, obtuvo 4.41 por ciento de los votos, pero ahora sólo logró entre 7.1 y 7.5 por ciento.

MORENA Y ALIADOS, CON MAYORÍA ABSOLUTA

Conforme a las proyecciones que el INE hace, Morena y sus aliados tendrán mayoría absoluta en la Cámara de Diputados 250 más uno, suficientes para aprobar leyes, pero no obtuvieron la mayoría calificada para reformar la Constitución 334 curules, que tampoco logró en la elección de 2018, salvo cuando la oposición se ausentaba.

De hecho, aunque hubiera obtenido las dos terceras partes en la Cámara de Diputados, la coalición encabezada por Morena no podría reformar la Constitución por sí sola, porque en el Senado tampoco cuenta con mayoría calificada.

La coalición conformada por el PRI, PAN y PRD no logró su objetivo: hacerse del control de la Cámara de Diputados. Foto: Cri Rodrígiez, SinEmbargo.

El mapa legislativo tras las elecciones de 2021, entonces, queda prácticamente igual al que diseñó la elección de 2018, cuando el Presidente López Obrador triunfó con el 53 por ciento, pero la coalición encabezada por Morena ganó la Cámara de Diputados con el 42 por ciento de los votos y 218 de los 300 distritos.

Como partido, Morena obtuvo en la elección pasada el 37.25 por ciento de los sufragios y ganó 191 diputados federales: 106 de mayoría y 85 plurinominales. Pero sumó a 30 que eran sus militantes y que fueron postulados por el PT y 26 del PES para quedar en 247: 162 de mayoría y 85 plurinominales. 

Y con el PVEM, que le cedió cinco, el partido de López Obrador sumó 252 legisladores. Ahora Morena tiene 258 con perredistas desertores.

El PT obtuvo en 2018 un total de 29 diputados federales: 26 de mayoría y tres plurinominales. Actualmente cuenta con 48, después de que se le sumaron experredistas, como Mauricio Toledo, postulado por la coalición para reelegirse. 

El PES, también aliado de Morena, ganó 31 diputados en 2018, todos de mayoría, y actualmente tiene sólo 21 como partido sin registro. Obtuvo 2.40 por ciento de la votación y ahora que compitió solo, como Partido Encuentro Solidario, ganó sólo entre 2.7 y 3 por ciento, con altas posibilidades de perder el registro

El PVEM, que fue aliado del PRI, ganó en 2018 un total de 16 diputados federales: Cinco de mayoría y 11 plurinominales. Hoy tiene sólo 11.   

Conforme a las proyecciones que el INE hace, Morena y sus aliados tendrán mayoría absoluta en la Cámara de Diputados. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

EL PRIAN APENAS CRECIÓ….

Por su parte, los partidos de la coalición “Va por México”, que en 2018 resultaron derrotados, no hicieron crecer mayormente su votación en la elección de este domingo.

En 2018, el PAN logró 80 diputados federales: 41 de mayoría y 39 plurinominales (a la fecha tiene 79). Ahora tendrá entre 106 y 117 legisladores.

El PRI obtuvo, en 2018, 47 diputados federales: Sólo 9 de mayoría y 38 plurinominales (hoy tiene 48). Y ahora tendrá entre 63 y 75 diputados.

El PRD, a su vez, ganó, hace tres años, 20 diputados federales: Nueve de mayoría y 11 pluris (hoy tiene sólo 11). Ahora, entre 12 y 21.

En tanto, el partido político Movimiento Ciudadano ganó, en 2018, 28 diputados: 17 uninominales y 11 plurinominales. Ahora, entre 20 y 27 legisladores.

Orquestada por el magnate González Guajardo y Gustavo de Hoyos, expresidente de la Coparmex, la coalición “Va por México” tuvo como objetivo arrebatarle a Morena y sus aliados la mayoría en la Cámara de Diputados.

Claudio X. Gonzalez, artífice de la coalición entre el PRI, PAN y PRD. Foto: Twitter @ClaudioXGG.

El PAN, el principal partido de oposición, se trazó el objetivo de conformar una coalición con otros partidos políticos para quitarle la mayoría a Morena, tal como lo expresó su presidente, Marko Cortés, el 2 de marzo de 2020.  

“El PAN va ser muy competitivo en gubernaturas, pero el objetivo es lograr una mayoría en la Cámara de Diputados, el objetivo es lograr una mayoría opositora y que los diputados hagan un trabajo correcto de oposición a Andrés Manuel López Obrador”, expresó cuando ya había negociaciones con el PRD y MC.

Y fue cuando se aceleraron las negociaciones que también incluyeron al PRI y a Margarita Zavala, quien con su marido, Felipe Calderón, trataba de obtener el registro de su partido México Libre, que finalmente no lo logró.

Fue en la mansión de Claudio X. González donde, desde marzo, se celebraron las reuniones para conformar la coalición denominada “Va por México”, cuyo objetivo siempre fue ganar la mayoría “y frenar la destrucción del país”.

Y el 5 diciembre, ya consumada la alianza con el PRI, el Consejo Nacional del PAN avaló la histórica alianza con el PRI y el PRD, impulsada por los patrones del país. 

Pero no sirvió de nada.