La misma imaginación que creó las obras urbanas que nos asombran habita en los juegos de los niños que en la plaza de la ciudad se persiguen y se esconden, se encuentran y se convierten en todo lo posible.