Debido a la cuarentena, los feligreses en Bolivia siguen las transmisiones de las misas y otras actividades de la iglesia católica por las transmisiones por televisión o por internet. En Chile, las autoridades intensificaron los controles para evitar el traslado interno de turistas durante la Semana Santa. En Buenos Aires los controles para hacer cumplir la cuarentena se reforzaron en las rutas y accesos.

La Paz, Bolivia, 8 de abril (AP).— Unas gotas de esperanza caían desde el cielo boliviano para los católicos en este jueves santo.

Luego de que el país andino anunciara la excarcelación de los presos de mayor edad para evitar la propagación del nuevo coronavirus en las cárceles, un párroco de la región central de Cochabamba se subió a un helicóptero militar y empezó a rociar con agua bendita a la ciudad.

“Es para que la bendición les llegue a todos y no perdamos la esperanza en estos difíciles momentos”, dijo el padre Rolando Laime.

Debido a la cuarentena, los feligreses siguen las transmisiones de las misas y otras actividades de la iglesia católica por las transmisiones por televisión o por internet.

El Gobierno de la Presidenta interina, Jeanine Áñez, decidió acatar el feriado del viernes en medio de la cuarentena, con la suspensión de las pocas actividades como mercados y la atención de entidades financieras.

Horas antes, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, dijo que el beneficio de excarcelación se aplicará a los reos mayores de 58 años, en el caso de los hombres, y de 56 para las mujeres que son madres. Estarán exentos los acusados de violación de menores y los feminicidas.

Según estudios del Defensor del Pueblo, las cárceles bolivianas tienen una superpoblación de 290 por ciento, es decir que hay casi tres reos en un espacio para uno. En 61 cárceles conviven 18 mil presos de los cuales un 83 por ciento no tiene sentencia.

El país registra 246 contagiados y 19 decesos.

En Chile, con 5.915 infectados y 57 fallecidos, las autoridades intensificaron los controles para evitar el traslado interno de turistas durante la Semana Santa.

La mayoría de los viajes hacia zonas de veraneo parten de barrios acomodados de la capital, en cuarentena debido al alto número de contagiados. El gobernador de Santiago, Felipe Guevara, dijo que hay al menos tres denuncias de personas que abandonaron la ciudad en helicóptero o en aeronaves.

Víctor Manoli, gobernador de la región sureña de La Araucanía -una de las más afectadas por el coronavirus- indicó que hay antecedentes de que “estaba llegando gente por vía aérea” y a través de caminos alternativos.

Quienes infrinjan las barreras se exponen a sanciones económicas.

Perú informó que registra 5 mil 256 infectados y 138 muertos, entre los que figuran un médico y tres policías.

Pilar Mazzetti, la más alta funcionaria peruana encargada del combate al COVID-19, dijo que evalúan enviar el avión presidencial a China para traer equipos de respiración asistida que no pueden salir desde marzo de ese país porque las fronteras están cerradas.

Por su parte, el canciller mexicano Marcelo Ebrard detalló que el país compró a China 11,5 millones de mascarillas y otros equipos médicos por 56.5 millones de dólares. Agregó que el viernes arribará a la capital el segundo de los 20 vuelos programados para traer el material adquirido.

México ya recibió un primer cargamento con 725 mil guantes y 825 mil respiradores.

El Secretario de Salud, Jorge Alcocer, pidió a los hospitales hacer un uso disciplinado de los materiales.

Ebrard agregó que 108 mexicanos murieron de COVID-19 en Estados Unidos y que los restos de 14 de éstos regresarán al país a petición de sus familiares.

Hasta ahora México registra 3 mil 007 contagios y 174 fallecimientos.

Desde Colombia, el Consejero Presidencial para la Estabilización y la Consolidación de la paz, Emilio Archila, dijo a The Associated Press que desde que se inició la cuarentena obligatoria los más de 13 mil ex combatientes de las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han recibido asistencia sanitaria y alimenticia y que no se han registrado casos de coronavirus en sus campamentos.

En el país hay 2 mil 223 infectados y 69 fallecidos.

En Argentina hay 70 muertos y mil 725 personas infectadas. Unas 98 camas están ocupadas en unidades de terapia intensiva, cifra que se ha mantenido estable en los últimos días.

El Ministerio de Salud informó que reforzará el personal médico con la incorporación de más de 15 mil profesionales a los que se capacitará en el tratamiento de COVID-19.

Por otra parte, los controles para hacer cumplir la cuarentena se reforzaron en las rutas y accesos a Buenos Aires, la ciudad que más infectados registra. Las mayores medidas de control obedecen a la necesidad asegurar el aislamiento durante la Semana Santa.

El gobierno analiza hasta cuándo se prolongará la cuarentena.

En Ecuador, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, dijo que la cifra de infectados se elevó a 4.965 y 242 fallecidos. La provincia de Guayas sigue siendo el epicentro con 3.384 casos.

El presidente guatemalteco Alejandro Giammattei anunció en una radio local que aumentaron a 92 los contagiados, de los cuales tres fallecieron. Al menos tres hospitales, dos privados y un público, han sido un foco de contagio causado por pacientes que fueron atendidos por médicos que resultaron infectados.

Desde Cuba, tras detectar los primeros casos de transmisión comunitaria, las autoridades decretaron el endurecimiento del aislamiento social en otro barrio capitalino. Ahora hay dos zonas de La Habana –uno en el municipio de Plaza de la Revolución y otra en el Cerro—que se encuentran bajo este régimen de mayor control, a la que se suma una tercera en la occidental provincia de Pinar del Río.

No hay cuarentena obligatoria a nivel nacional, pero las autoridades advirtieron que comenzaron a sancionar a quienes contravengan las normas de prevención sanitaria o se aprovechen de la situación como no usar barbijos en la calle, elevar precios de productos o acaparar alimentos.

La isla registra 515 casos y 15 fallecidos.

Venezuela, a su vez, anunció que hay 171 contagios y nueve fallecidos.

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, dijo que esperan llevar próximamente a cero los casos de aislamiento domiciliario, siguiendo instrucciones del presidente Nicolás Maduro que ordenó esta semana trasladar todos los contagiados que se encuentren en sus casas a centros de salud.

Hacia la tarde, el Ministerio de Salud de El Salvador informó que hay 103 casos confirmados, seis fallecidos y 14 recuperados.

En Latinoamérica y el Caribe hay más de 42.100 contagiados y han muerto más de 1.700 personas por el coronavirus.

La pandemia ha infectado a más de 1,5 millón de personas y causado la muerte a más de 94.800 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.