Personas se percataron del bebé en la parte trasera del vehículo, rompieron uno de los cristales, pero ya no pudieron salvarlo. 

Por Argenis Salmerón

Acapulco, Guerrero, 14 de febrero (El Sur).– Un bebé de 10 meses murió asfixiado adentro de un automóvil estacionado en la Delegación de Servicios Educativos en la región Acapulco-Coyuca de Benítez, ex Ineban, en Guerrero. 

El deceso se reportó a las 1:30 de la tarde adentro de las oficinas que dependen de la SEG, en el fraccionamiento Magallanes, se indica en el informe de la Policía Ministerial.

De acuerdo con la versión de la policía, la madre dejó al bebé en el automóvil encendido, con el aire acondicionado prendido, y le avisó al padre, quien es maestro e integrante de la CETEG, pero éste viajó a Chilpancingo y fue a la 1 de la tarde que ambos se percataron de que el niño se había quedado encerrado en la parte trasera del vehículo.

Las fuentes agregaron que personas se percataron del bebé en la parte trasera del vehículo Seat tipo León, y rompieron el vidrio de una ventana, pero éste ya estaba morado y con espuma en la boca.

Un familiar del bebé llegó y se lo llevó por sus propios medios hasta el hospital privado Magallanes, pero ya no tenía signos vitales. Primero se informó que la víctima tenía 3 años y después se precisó que sólo 10 meses de edad.

El hecho causó un fuerte despliegue policiaco de los tres órdenes de gobierno, y después de las diligencias el cuerpo fue trasladado al Semefo.

El automóvil fue remolcado por una grúa particular a un corralón, y el Ministerio Público de Costa Azul abrió una carpeta de investigación por el deceso.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE El Sur. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.