Los retiros por desempleo superan los 10 mil 500 millones de pesos, hechos por casi un millón de personas trabajadoras en México.

Las cifras de los siete meses de 2020 revelaron un aumento de 22.39 por ciento anual en las peticiones.

-Con información de Efrén Flores

Ciudad de México, 14 de agosto (SinEmbargo).- En los primeros siete meses de 2020, los del impacto de la COVID-19 en el mundo, se han hecho retiros a la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) por más de 10 mil 500 millones de pesos.

Casi un millón de personas trabajadoras han solicitado la devolución parcial de sus recursos para el retiro por motivo de desempleo.

De enero a julio 997 mil 443 personas trabajadoras en México hicieron retiros por desempleo, un aumento de 22.39 por ciento de las 774 mil 081 que lo solicitaron en el mismo periodo del año anterior.

Los retiros por desempleo ascendieron a 10 mil 562.95 millones de pesos, 39.12 por ciento más que en 2019, cuando fueron 6 mil 430.43 millones de pesos.

El mayor número de retiros por este concepto se había registrado en octubre de 2019, cuando se solicitaron 66 por ciento menos que en el último mes del segundo trimestre de 2020, con una cifra que ascendió a 1 mil 240.6 millones de pesos. En noviembre disminuyeron a 1 mil 176.7 millones, aunque aún correspondieron a otra de las mayores cifras.

La Consar informó que durante los primeros seis meses del 2020 las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) cobraron comisiones por 18 mil 300 millones de pesos, un 6.3 por ciento más que en el mismo periodo de 2019.

Abraham Vela Dib, presidente de la Consar, explicó en su cuenta de Twitter una serie de indicadores y comentarios sobre el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR).

El funcionario informó que, hasta junio de 2020, las Afores administraron 29.4 por ciento más de recursos frente a los 4.3 billones de pesos que manejaba hasta el cierre de 2018. El dato anterior era equivalentes al 17 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

REQUISITOS MÍNIMOS

Para poder hacer un retiro por desempleo hay que cumplir varios requisitos. Entre ellos destaca lo establecido en el Artículo 191 de la Ley del IMSS y en las disposiciones reglamentarias del Artículo 97 de la Ley del ISSSTE, que establecen que el trabajador puede solicitar un retiro por desempleo después de 46 días de haber dejado de cotizar o de haber sido dado de baja y que, además, el trámite sólo puede ser realizado una vez cada cinco años.

Cuando una persona solicita un retiro parcial de recursos por desempleo, recibe una cantidad de dinero proporcional al saldo de su cuenta de Retiro, Cesantía en edad avanzada y Vejez, según dos sistemas de cálculo de los que dependen las Afore.

En el caso de aquellas ligadas al IMSS, la ley permite retirar el 11.5 por ciento del saldo de ahorro de las subcuentas; y en el caso del ISSSTE, hasta el 10 por ciento. Empero y en ambos casos, también existe la posibilidad de retirar el equivalente a tres veces el salario base de cotización del asegurado. Sin embargo, las leyes del IMSS y del ISSSTE indican que en todo caso, el monto extraíble será el que resulte menor entre los cálculos por porcentaje y por salario base.