#FoodTreatyNow | Consumidores van por tratado global de alimentación

15/03/2015 - 12:03 am

Ciudad de México, 15 de marzo (SinEmbargo).– “Quiero un mundo donde los consumidores tengamos derecho a alimentos saludables #OMS debe actuar ya #FoodTreatyNow”, es el mensaje que miles de personas y asociaciones civiles alrededor del planeta claman el día de hoy, para exigir a la Organización Mundial de la Salud un tratado global para garantizar el derecho de las personas a una mejor alimentación.

En el Día Mundial de los Derechos del Consumidor, que se conmemora hoy, la asociación global de grupos en defensa de estas garantías, Consumers International (CI), lanzó una campaña para que los usuarios se unan a la petición a través de las principales redes sociales.

Ante una epidemia en la que hasta el año pasado se contabilizaron más de mil 900 millones de adultos con sobrepeso, de los cuales más de 600 millones eran obesos y 42 millones de niños menores de cinco años tenían la primera condición, cientos de organizaciones consideran necesario que se elabore un convenio marco para políticas alimenticias como el que se elaboró para el tabaco en 2003, en el que se marcaron las estrategias a seguir para garantizar “el derecho de todas las personas al máximo nivel de salud posible”.

Foto: Shutterstock
La OMS alerta que 10 por ciento de las muertes en el mundo son causadas por dietas no equilibradas e ingesta de azúcar. Foto: Shutterstock

“La alimentación poco saludable es hoy en día una amenaza mayor que el tabaquismo para la salud mundial. Así como el mundo se reúne para legislar sobre los riesgos del tabaquismo, debe acordarse de igual manera un audaz convenio marco relativo a dietas adecuadas”, declaró en una ocasión Olivier Shutter, relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el derecho a la alimentación.

De igual manera, Francesco Branca, director del departamento de Nutrición y Salud de la OMS, dijo que el 10 por ciento del total de muertes en el mundo están causadas por una dieta no equilibrada y la excesiva ingesta de azúcares, durante una conferencia de prensa en la que se anunciaron las nuevas recomendaciones de la organización para reducir el consumo de azúcares añadidos a hasta un 5 por ciento (25 gramos) del total de calorías ingeridas diariamente.

La firma de este convenio impulsaría la creación de políticas y acciones encaminadas a disminuir el consumo de sal y de azúcar, implementar o mejorar los etiquetados nutricionales de los alimentos empacados y elevar los estándares de la comida que se sirven en las instituciones públicas como escuelas y hospitales.

COMBATIR A LA OBESIDAD COMO AL TABACO

Basado en el Convenio Marco para el Control del Tabaco que implicó un cambio en la estrategia para abordar la venta, publicidad, espacio y distribución de cigarillos e incluyó la implementación de medidas fiscales para elevar costos, protección a la población contra la exposición al humo, y regulación de su empaquetado, ahora, estas organización exigen que se establezcan las medidas necesarias para garantizar también una alimentación saludable.

Al respecto, la Alianza por la Salud Alimentaria, conjunto de asociaciones civiles mexicanas, explica a través de un posicionamiento compartido a SinEmbargo, que para enfrentar el problema global que implican la obesidad y el sobrepeso se debe de aprender de la lucha contra el tabaco, pues dicho convenio fue el primer tratado internacional de salud pública.

Mencionan que fue adoptado por la Asamblea Mundial de Salud de la OMS en 2003 y ratificado por más de 180 países, donde  se reafirma el derecho a la salud y la necesidad de que los gobiernos protejan a sus ciudadanos contra los intereses de la “Gran Industria del Tabaco”.

“El convenio es clave porque obliga a los países que lo han ratificado a tomar medidas basadas en la evidencia para el control del tabaco. Se ha considerado un éxito abrumador: 85 por ciento de las ratificadores han desarrollado un mecanismo nacional para coordinar el control de tabaco, 80 por ciento han establecido programas para educar a las poblaciones, 80 por ciento prohibió la venta de tabaco a menores y un 70 por ciento introdujo advertencias de salud visibles y llamativas en los empaques de cigarrillos”, escriben.

Las organizaciones integrantes de World Obesity y Consumers International, así como expertos y académicos, elaboraron las bases para promover las dietas saludables con el objetivo de que sean adoptadas por los Estados miembros de la OMS y se establezca un convenio marco internacional.

Estas recomendaciones incluyen políticas para regular publicidad para comida chatarra dirigida a los niños, mejorar el acceso a información y etiquetados nutrimentales, promover la comercialización de comida saludable en escuelas y otras instituciones públicas, y el uso de impuestos, subsidios o controles de la planificación para respaldar un consumo de alimentos sanos.

“Este convenio es esencial para asegurar que los gobiernos tomen acciones en el interés de salud pública y hacia una alimentación saludable y para contrarrestar las acciones de la Gran Industria de Alimentos y Bebidas que ponen en riesgo nuestro derecho a alimentación saludable”, dice la Alianza.

Además, dicha convención serviría para “enfrentar la poderosa industria de alimentos y bebidas y exigir que nuestros gobiernos trabajen en el interés público y protejan nuestros derechos de alimentación, salud e información”.

“Las voces de los ciudadanos, consumidores y sociedad civil deben ser una sola  para  respaldar y promover un convenio marco internacional y legalmente vinculante para dietas saludables”, finaliza el comunicado.

EL CASO DE MÉXICO

Varias organizaciones con sede en México se unieron a estas peticiones debido a la epidemia que el país enfrenta con siete de cada diez adultos y uno en cada tres niños padeciendo sobrepeso u obesidad.  Además, las primeras causas de muerte son las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, y cada año se gastan más de 85 mil millones de pesos en atender males relacionados con esta última.

Esto se explica con los estudios realizados por El Poder del Consumidor y Oxfam que informan que los mexicanos son los mayores consumidores de refrescos, pastelillos procesados,  sopas instantáneas y también están entre los principales compradores de botanas.

“Debido a las nuevas regulaciones por parte del gobierno mexicano, nuestros niños y niñas siguen siendo expuestos a un bombardeo de publicidad para comida chatarra, nuestros etiquetados nutrimentales siguen engañándonos, nuestras escuelas continúan siendo llenadas por comida y bebidas no saludables, y nuestro abastecimiento de alimentos saludables se sigue debilitando ante la disponibilidad, el acceso y la economía de los productos alimenticios procesados, porque estas regulaciones han sido demasiado débiles con un alcance muy  limitado para enfrentar esta crisis de salud pública”, denuncia la Alianza por la Salud Alimentaria.