Murió Carlos Fuentes. Tenía 83 años de edad.  Nació en Panamá el 11 de noviembre de 1928. Era considerado uno de los más grandes escritores e intelectuales del Siglo XX.

Fuentes falleció a las 12:15 horas de hoy en el Hospital Ángeles del Pedregal, en la Ciudad de México. Le sobrevive su esposa, Silvia Lemus.

MUERTE DE CARLOS FUENTES ENLUTA A LA ACADEMIA MEXICANA DE LA LENGUA

VARGAS LLOSA, APENADO POR MUERTE DE CARLOS FUENTES, SU AMIGO DE HACE 50 AÑOS

EL DIRECTOR DE LA RAE DICE QUE CON CARLOS FUENTES SE VA “UNA FIGURA IRREEMPLAZABLE”

GUARDAN MINUTO DE SILENCIO POR CARLOS FUENTES EN WASHINGTON

LA MUERTE DE ARTEMIO CRUZ: UN ENSAYO, Y UN RESUMEN

MÉDICO CONFIRMA QUE MURIÓ POR UNA HEMORRAGIA EN EL TUBO DIGESTIVO

NYT CALIFICA A FUENTES “MÁS IDEOLÓGICO QUE POLÍTICO” EN TEMAS PÚBLICOS

EL ÚLTIMO ARTÍCULO DE CARLOS FUENTES: “PUERTO RICO EL VERACRUZ”

CANDIDATOS PRESIDENCIALES, UNOS MEDIOCRES”, DICE ANTES DE MORIR

FUENTES Y LA LENGUA: “UN CONJUNTO OPRESIVO DE SIGNIFICADOS…”

INTERPRETO TODO PREMIO COMO UN PREMIO PARA MÉXICO: FUENTES

FRASES CÉLEBRES EN ENTREVISTAS CON LA AGENCIA EFE

ENSAYO Y NOVELA DE CARLOS FUENTES VERÁN LA LUZ ESTE AÑO

El presidente Felipe Calderón Hinojosa lamentó, a través de la red social Twitter, la muerte del escritor Carlos Fuentes.

[tweet https://twitter.com/FelipeCalderon/status/202470554266116096 lang=’es’]

La directora de Conaculta, Consuelo Saizar publicó en su cuenta de Twitter:

Además también declaró que el día de mañana se realizará un homenaje en cuerpo presente en Bellas Artes.

[tweet https://twitter.com/CSaizar/status/202505353257168896 lang=’es’]

 

Con 12 años leyó por primera vez “El Quijote”, aunque considera que su contacto primero con la literatura ocurrió durante uno de los destinos paternos, en Río de Janeiro, donde un pequeño Carlos solía sentarse en las rodillas del gran polígrafo mexicano Alfonso Reyes, entonces embajador en Brasil y quien le recomendó estudiara Derecho, y así hizo en el Instituto des Hautes Etudes Internationales de Ginebra, a pesar de que su vocación literaria ya estaba decidida. De regreso a México, continuó su formación en leyes con el maestro de Derecho Manuel Pedroso, español exiliado que le incitó a la lectura de los clásicos (Platón, Maquiavelo y Rousseau).

Entre 1950 y 1951, como diplomático, representó a su país en Ginebra ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Tres años después, trabajó en México en el Gabinete de Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En su país fundó y dirigió, con Emmanuel Carballo, la “Revista Mexicana de Literatura” (1955-1958), período en que compatibilizó esta actividad con la dirección del Departamento de Relaciones Culturales de Exteriores. También fue coeditor de “El espectador” (1959-1961) y, en 1960, de “Siempre” y “Política”.

Catedrático de Literatura en la Universidad de Princeton (EEUU), también impartió clases de español y literatura comparada en las Universidades estadounidenses de Columbia, Harvard y Pennsylvania, entre otras.

Entre 1974 y 1977 volvió a ocupar un puesto dentro del cuerpo diplomático y ese último año fue destinado a París como embajador, cargo del que dimitió en protesta por el nombramiento como primer embajador de México en España de Gustavo Díaz Ordaz, a quien el escritor responsabilizaba de los sangrientos acontecimientos de la Plaza de las Tres Culturas, de Tlatelolco (2 octubre 1968). También, entre 1975 y 1976, presidió la delegación mexicana en la Conferencia Internacional de Cooperación Económica.

“Terra Nostra”, un alegato en favor de la libertad individual en la sociedad moderna le valió el Premio Rómulo Gallegos (1977) y dio a conocer internacionalmente el nombre de este escritor, que contribuyó a la comprensión de la nueva novela latinoamericana y al examen de la sociedad y la historia mexicanas.

En su narrativa hay un propósito de analizar su ciudad, su país y su civilización. De ahí su visión crítica del mundo, a través de “collages”, referencias, analogías o citas, donde la reflexión y la poesía, la erudición y el sentimiento, responden a un interés crítico para con su sociedad y su tiempo.

Otro de los placeres de Fuentes era el cine, que empezó a saborear en la infancia, cuando su padre, gran aficionado, le llevó a ver en Nueva York el “Ciudadano Kane” de Orson Welles y años después tuvo oportunidad de conocer al cineasta español Luis Buñuel, con quien mantuvo una fuerte amistad.

De sus incursiones literarias en el cine quedan guiones como “Las dos Elenas” (1964), “Un alma pura” (1965), “El gallo de oro” (1964) y “Pedro Páramo” (1967).

Dos décadas después, el mexicano Paul Leduc y el argentino Luiz Puenzo llevaron a la gran pantalla sus novelas “La cabeza de la hidra” (1981) y “Gringo viejo” (1989), respectivamente, esta última protagonizada por Jane Fonda y Gregory Peck.

Como conferencista destacan su simposio en la Universidad sudafricana de Witwatersrand (Johannesburgo), a donde llevó “El Quijote” en 2006, y la lectura ofrecida un año después del prólogo de la edición conmemorativa de “Cien años de soledad” elaborada por la Real Academia Española y la Asociación de Academias en honor de García Márquez, a quien Fuentes define como “el Quijote americano” que tiene “el rostro del mundo”.

Carlos Fuentes donó a la Biblioteca Nacional de su país un acervo bibliográfico personal de 300 libros en 2007, el mismo año en que la biblioteca del Instituto Cervantes de Praga estrenaba el nombre de este escritor.

Entre sus obras más importantes destacan “La muerte de Artemio Cruz” aparecida en 1962 y “Gringo viejo” publicada en 1985. Fue también autor de numerosos ensayos y de obras de teatro.

Ha recibido los premios Biblioteca Breve (1967); Internacional Alfonso Reyes (1979); Nacional de Literatura de México (1984); Cervantes (1987); de Literatura del Club Nacional de las Artes de Nueva York (1988); Internacional Menéndez Pelayo (1992); insignia de Oficial de la Legión de Honor de Francia (1992); Príncipe de Asturias de las Letras (1994); título de Comendador de la Orden Nacional del Mérito de Francia (1997); Arte Editorial de la Cámara Nacional de la Industria Editorial mexicana (1998); Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid (1998); Premio a la Latinidad de las Academias de Letras de Francia y Brasil (1998); Medalla Belisario Domínguez de México (1999).

Los últimos premios que recibió en España fueron el Premio Formentor de las Letras 2011 y el Premio Internacional Fundación Cristóbal Gabarrón de las Letras el mismo año.

Este 14 de mayo, unas horas antes de su muerte, Carlos Fuentes fue nombrado hoy doctor “honoris causa” por la Universidad española de las Islas Baleares.