De acuerdo con el Alcalde, Samuel Lizárraga, los desplazados de Tamazula están hospedados con familiares y amigos de la región.

Por Belizario Reyes

Ciudad de México, 18 de octubre (SinEmbargo/Noroeste).– Al mismo tiempo que aumenta el despliegue militar para capturar a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en los límites de Sinaloa y Durango, también ha crecido el número de desplazados de Tamazula hacia Cosalá.

De acuerdo con el Alcalde de Cosalá, Samuel Lizárraga Valverde, el DIF local tiene contabilizados, de acuerdo con la ayuda que se solicita, alrededor de 600 personas en situación de refugio por el desplazamiento forzado de sus comunidades desde que inició el éxodo de habitantes de la sierra la semana pasada.

“Para tener un mayor orden en la atención de los desplazados, relacionamos nombre del jefe de familia y la comunidad de la que provenía de Durango, eso nos arrojó un aproximado de 250 jefes o jefas de familia, algunos vienen con sus hijos, dos o tres hijos, lo cual nos viene a dar un aproximado de 600 gentes”, subrayó el funcionario municipal. El jueves, confirmó, llegaron tres familias más y se les atiende a través del DIF.

“… la gente aunque esté hospedada en Cosalá con familiares, con amigos, con conocidos de esta región, esta gente sigue estando en Cosalá y nosotros tenemos la obligación de seguirles dando ayuda humanitaria”. El Ayuntamiento de Tamazula y el Gobierno del Estado de Sinaloa se sumaron a los apoyos, en virtud de que la ayuda que otorgaba la Comuna cosalteca era insuficiente, dijo Lizárraga Valverde.

Organismos como Article 19 y la Comisión de la Defensa de Derechos Humanos de Sinaloa han definido la situación que se vive en Cosalá como “crisis humanitaria” que debe atenderse con urgencia.

El Senador Francisco López Brito propuso además, la conformación de campamentos temporales para los refugiados con médicos y maestros para los niños. En medio de este escenario, el Gobierno federal confirmó el viernes que el líder del Cártel de Sinaloa fue herido en el rostro y en una pierna, cuando logró huir del cerco que le tendió la Marina en ese corredor del Triángulo Dorado.

ANHELAN VOLVER A CASA

Aristeo desea regresar a su casa en el poblado El Verano, donde ha vivido más de 60 años, de donde salió tras el operativo de la Marina que buscaba a Guzmán Loera.

“Ojalá que se calme todo eso (lo del operativo), uno no tiene la culpa de nada, … sí deseo regresar, ¿cómo no?, porque mire, el gobierno lo saca a uno y cómo no le dice te voy a poner una casa aquí en Cosalá, deberían comprarle a uno un cuartito, ahí llega uno de arrimado, de apoyarlo a uno, de alojarlo a uno”.

Otros vecinos de Los Duraznitos también manifestaron que esperarán que haya condiciones de seguridad para que puedan regresar a sus hogares.

Lo mismo ocurre con otras familias de El Verano, pero las autoridades les han dicho que si regresan actualmente es bajo su propio riesgo, pues sigue el despliegue de elementos de la Semar en el área de Tamazula, Durango.

PROMO-CHAPO

EN BUSCA DE “EL CHAPO”

El Gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez declaró esta semana que el cerco militar que implementa la Marina en la sierra de Durango tiene como objetivo prioritario la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, líder del Cártel de Sinaloa.

En entrevista en el Puerto de Mazatlán, el mandatario estatal fue parco al responder la pregunta:

-¿Ya se sabe por quién va la Marina?, le preguntaron.

-Ustedes ya lo saben, respondió.

-¿Es “El Chapo”?

-Sí.

De acuerdo a versiones y testimonios de los pobladores desplazados a las que tuvo acceso SinEmbargo, la zona entre los estados de Durango y Sinaloa es un verdadero campo de batalla, donde a cada momento se escuchan detonaciones de armas de alto calibre y sobre vuelos de aviones y helicópteros.

Los enfrentamientos entre elementos de la Secretaría de Marina (Semar) y de la Defensa Nacional (Sedena) en contra de sicarios han dejado a los habitantes del municipio duranguense en el fuego cruzado. No son aisladas las denuncias por abusos en contra de estas corporaciones.

En junio pasado se acusó a marinos de asesinar a dos jóvenes y de herir a un menor en un ataque aéreo. No obstante, la dependencia a cargo del Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz negó cualquier exceso de sus elementos. En otro caso, este fin de semana una de las habitantes de Tamazula narró al diario Noroeste que su vivienda fue objeto de disparos, según ella, desde el aire.

“Desde el helicóptero dispararon. Mi hija se asustó tanto. Corrí a agarrarla para escondernos”, comentó al medio. En respuesta a ésta y otras acusaciones, la Marina emitió un comunicado en el que negó haber cometido abusos o ataques contra los pobladores de la zona serrana de Tamazula, y aseguró que lo que realizan en la zona son recorridos de disuasión en estricto apego a la Ley.

“Con relación a la información difundida en diversos medios de comunicación sobre supuestos abusos cometidos por personal de la Armada de México en municipios del estado de Durango, la Secretaría de Marina informa que… actualmente mantiene presencia, entre otros, en el municipio de Tamazula, Durango, donde realiza recorridos de disuasión en estricto apego a la legislación vigente y en absoluto respeto a los derechos humanos de las personas”, dijo la dependencia.

Noroeste informó el domingo pasado que la única respuesta que dan los marinos es que buscan “a un hombre que se hace acompañar de varios individuos”.

Fuentes cercanas al caso dijeron a NBC News que agentes antidrogas estadounidenses interceptaron señales de teléfonos celulares que confirmaban la presencia de “El Chapo” Guzmán en un rancho localizado en las montañas de esta zona.

Sin embargo, cuando los infantes de Marina mexicanos allanaron el rancho en la Sierra Madre la semana pasada, lo único que encontraron fueron los teléfonos celulares y la ropa que creían podrían haber pertenecido al jefe del narcotráfico, según las fuentes.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE Noroeste. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.