La coreógrafa Tatiana Zugazagoitia bailó el poema “Decir es desear” llevándolo tatuado en su cuerpo. Y lo incluyó en su adaptación de “Elogio del insomnio” que presentó en varios foros. Ha sido un privilegio emocionante formar parte de sus proyectos coreográficos.