Al parecer el pequeño, identificado como Jesús “N” fue envenenado con raticida por sus padres.

Estado de México, 19 de octubre (AFondo).- Tras recibir una alerta de violencia en contra de un menor de edad, elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) investigan la muerte de un bebé de 3 meses de edad en el municipio de Nezahualcóyotl.

Al parecer el pequeño, identificado como Jesús “N” fue envenenado con raticida por sus padres en un inmueble ubicado en calle Lago Constanza en la colonia Agua Azul en el municipio de Nezahualcóyotl.

De acuerdo a reportes preliminares, personal de la Fiscalía acudió al domicilio -antes mencionado- para realizar la detención de los sospechosos.

EN QUINTANA ROO, UN CASO PARECIDO

En septiembre pasado, un hombre y una mujer fueron detenidos en Cancún, Quintana Roo, luego de ser investigados por la muerte de una menor de edad, hija de la sospechosa, informó la Fiscalía estatal.

“La Fiscalía General del Estado de Quintana Roo informa que policías de Investigación adscritos a la Fiscalía Especializada en Investigación y Persecución del Delito de Feminicidio capturaron a Marco ‘H’ y Anahí ‘B’ por el delito de feminicidio en agravio de una víctima menor de edad y de identidad reservada, lo anterior en cumplimiento a una orden de aprehensión girada por un Juez de control”, se lee en el comunicado emitido por la dependencia judicial.

De acuerdo con el escrito, el día 16 de septiembre del año en curso, ambas personas reportaron a los servicios de emergencia del municipio de Benito Juárez sobre la gravedad de la menor de edad por enfermedad, por lo que solicitaron el auxilio médico y al llegar los paramédicos reportaron que la menor de edad ya no contaba con signos vitales.

Inmediatamente, personal de la Fiscalía acudió al lugar y recabaron entrevistas con los familiares de la niña; todos ellos coincidieron en que la menor de edad había ingerido accidentalmente veneno.

De igual forma, se pudo constatar que la menor presentaba diversas lesiones, señalando los mismos familiares que supuestamente se las había causado tras un accidente en motocicleta la cual era conducida por la pareja sentimental de la mamá de la menor unos días antes.

Sin embargo, la necropsia arrojó que no murió por envenenamiento, sino que presentaba hematomas faciales, hemorragia cerebral, estallamiento de la vesícula biliar, entre otras lesiones que son signos característicos compatibles con violencia física y sexual.

-Con información de SinEmbargo.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE A FONDO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.