“Te ofrecen un servicio de ‘taxi ejecutivo’ o ‘de sitio’ más barato que Uber. Te convencen de que canceles tu servicio”, relató Gerardo Carrasco, director de litigio estratégico de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), quien fue víctima de los delincuentes en julio de 2019. 

Ciudad de México, 19 de noviembre (SinEmbargo).– Gerardo Carrasco, director de litigio estratégico de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), contó cómo operaba una banda de secuestradores de la cual fue víctima en julio de este año.

“Se cumplen 4 meses de mi secuestro exprés, ¿qué tenemos hasta el momento? A 4 de 5 integrantes de la banda durmiendo en el Reclusorio Norte y en medio de un proceso penal. Ayer atrapamos al cuarto (por cierto, conductor registrado en Uber México”, escribió en Twitter.

Después describió paso a paso el modus operandi de los involucrados:

“Este tipo de secuestros se dan afuera de antros en Polanco, Roma y Condesa. Te ofrecen un servicio de ‘taxi ejecutivo’ o ‘de sitio’ más barato que Uber. Incluso, cuando se percatan de que estás esperando un Uber te ofrecen un mejor precio y convencen de que canceles tu servicio”, relató.

“Una vez a bordo de tu ‘taxi seguro’, te va siguiendo un segundo auto (taxi rosa) y en determinada calle, aprovechando que las cámaras de la calle (C2) son una MIERDA (en la noche se reflejan las luces de los coches), el conductor abre los seguros y se suben 3-4 secuestradores”, contó.

“A punta de golpes, pistola y amenazas te sacan toda la info del celular (claves y apps bancarias) y de tarjetas. Para verificar que no mientes y no arriesgarse a bajar a un cajero contigo sacan un ‘Señor pago’ o ‘Clip’ y frente a ti hacen cargos pequeños para corroborar NIP”, expuso.

De acuerdo con su experiencia, las víctimas son golpeadas y abandonadas lejos de la Ciudad de México. A él lo dejaron en Naucalpan, en el Estado de México.

“¿Qué pretendo con mi testimonio? Fomentar la cultura de la denuncia. Puede ser una hueva denunciar un delito y darle seguimiento al proceso pero no piensen solo en ustedes mismos, piensen en las próximas víctimas. El combate a la impunidad depende de todos, ciudadanía y gobierno”, dijo Carrasco.

“¿Lo más triste? La banda de secuestradores se conformaba por un padre, su hijo de 19 años y un amigo de este último. Los otros dos, conductores registrados en Uber. Le arruinaron la vida a los chavos, pasarán los próximos 80 años de su vida en una celda”, relató.

Varios de los integrantes de la banda fueron capturados el 12 de octubre; otro, el lunes 18 de noviembre. Aún hay un involucrado en las calles.

Ellos son los detenidos: 

Gerardo Carrasco, director de litigio estratégico de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), contó cómo operaba una banda de secuestradores de la cual fue víctima en julio de este año. Foto: Especial.