“La inversión privada es la esperanza para salir de la crisis, es vital para el crecimiento y bienestar, sin bienestar traicionamos el combate a la pobreza”, aseguró el Jefe de la Oficina de la Presidencia y llamó a respetar los acuerdos para incentivar la certidumbre.

Ciudad de México, 19 de noviembre (SinEmbargo).- La ratificación del grado de inversión en México que ejecutó la agencia calificadora Fitch Ratings le da al país un “año de oxígeno” para emprender la recuperación económica, aseguró Alfonso Romo, jefe de la oficina de la Oficina de la Presidencia.

En el mensaje inaugural de la Convención Nacional del Instituto de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), “Economía incluyente: Inversión y crecimiento con enfoque social”, Romo expresó que aunque aún está pendiente el aumento en la inversión privada la nota ratificada abona a la certidumbre que se requiere para que esta llegue.

“Esto nos da un año de oxígeno para actuar y lograr la recuperación, y el Banco de México reconoció que hay claras evidencias de que la recuperación se está aproximando a sus mejores previsiones”, dijo el empresario.

El 11 de noviembre la agencia calificadora Fitch Ratings ratificó la calificación crediticia de México (BBB-) y la mantuvo con perspectiva estable. La nota del país se mantiene en la categoría de grado de inversión, con lo que el sector público y privado nacionales continúan con acceso a condiciones favorables en los mercados internacionales, especialmente ahora, con la coyuntura económica.

El Jefe de la Oficina de la Presidencia aseguró que la administración actual mantiene una gestión responsable de la deuda pública y del déficit fiscal, elementos que colaboran con la recuperación de la economía del país.

Romo se pronunció a favor de la inversión privada y la necesidad de certidumbre que esta requiere, por lo que dijo que una vez que las reglas para que esta ocurra, las normas se deben respetar y ser transparentes. Agregó que la inversión privada en México representa el 87 por ciento del total nacional.

“La inversión privada es la esperanza para salir de la crisis, es vital para el crecimiento y bienestar, sin bienestar traicionamos el combate a la pobreza”, aseguró.

Con la certidumbre sobre la inversión del sector privado , Romo aseguró que se podrían activar hasta 30 mil millones de dólares de capital y 1.2 billones de pesos de la Banca.

Se pronunció porque después de la pandemia no prime el darwinismo tecnológico y que sólo sobreviva el más fuerte. Para esto, dijo, se requiere fortalecer al Conacyt e incentivar su dinamismo. “El mundo está viviendo un contexto excepcional con históricos desafíos simultáneos en salud, economía, medio ambiente e innovación tecnológica”, expresó por lo que México no queda fuera de la ecuación global.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público dio a conocer el reporte de la calificadora a través de un comunicado. Destacó que los elementos que Fitch reconoció sobre la calificación crediticia de México fueron un marco de política macroeconómica consistente y prudente; así como finanzas externas sólidas y un nivel de deuda estable.

Arturo Herrera, Secretario de Hacienda, anunció el dato en su cuenta de Twitter y explicó que se trata de una buena noticia para la economía nacional, debido a que se sumó a la “esperada aprobación” del Presupuesto 2021, que tendrá lugar, estimó, esta semana. “Nos permite irnos preparando de cara al próximo año fiscal”, escribió.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, también presumió la calificación de Fitch Ratings. “Ayer una calificadora internacional mantuvo la calificación de México. Es decir, no nos rebajaron nuestra calificación, lo cual es un reconocimiento al manejo responsable de las finanzas públicas”, indicó el mandatario en su conferencia de prensa diaria posterior a la publicación del informe.

El 15 de abril Fitch Ratings bajó la calificación de México de “BBB” a “BBB-” con perspectiva estable, a causa de los efectos económicos por la pandemia del COVID-19.

De acuerdo con la agencia calificadora, el “shock económico” por el coronavirus conducirá al país a una recesión severa en 2020, mientras que la recuperación esperada a partir del segundo semestre de 2020 se verá ” frenada por los mismos factores que han obstaculizado el desempeño económico reciente, que han afectado la calificación y el nivel de ingresos“.