El atropellamiento de un ciclista que perdió una pierna por un camión, que ya había asesinado a una mujer, despertó la furia de cientos de peatones, motociclistas y ciclistas, que cada viernes ruedan contra la impunidad ante las muertes viales en el país.

Ciudad de México, 20 de marzo (SinEmbargo).– El colectivo Justicia para Todxs acumula 27 ediciones consecutivas de “Viernes de furia”. Desde noviembre, cada noche de ese día cientos de peatones, ciclistas y motociclistas ruedan juntos en calles de la Ciudad de México. Entre consignas, bloqueos y colocación de bicis blancas, piden una urgencia a nivel nacional: disminuir la impunidad ante la violencia vial.

Sólo de enero a la fecha, han contabilizado casi 100 muertes viales en el Valle de México (40 motociclistas, 28 peatones, 19 automovilistas y 10 ciclistas), además de aventones, derrapadas, choques o volcaduras casi a diario. Sin embargo, de los 465 atropellamientos mortales de peatones y ciclistas que el grupo Ni Una Muerte Vial registró en las 32 entidades, durante enero y febrero, en 240 casos el conductor responsable se fugó y en 83 ocasiones fue detenido.

“Estas más de 90 muertes, un récord frente a otros años, sólo es contando lo que podemos visualizar en la CdMx, pero el número puede ser el triple. En un sólo día hemos podido contabilizar hasta 18 atropellamientos a ciclistas”, dijo Evelyn, una de las fundadoras del colectivo. “Nuestra principal demanda son políticas públicas que nos garanticen una sana viabilidad para todos”.

El colectivo Justicia para Todxs ha colocado cruces blancas y bicis frente al edificio de la Secretaría de Movilidad. Foto: Justicia para Todxs.

Los ciclistas han encendido una bicicleta blanca sobre calles y la plancha del Zócalo capitalino en memoria de las personas que han muerto arrolladas sin sanción y en fraternidad de sus familias que quedan rotas. Foto: Cuartoscuro.

Hace cuatro meses comenzaron estos viernes después de que el repartidor Mario Trejo fue atropellado en una de las principales avenidas de la capital del país: Reforma. El responsable fue un camión concesionado de la Ruta 1, que ya tenía el antecedente de haber arrollado y asesinado meses antes a Patricia, una madre de familia. El joven perdió una pierna, pero sigue siendo entusiasta de las bicicletas.

Las primeras movilizaciones fueron con #NiunRepartidorMenos y después se fueron uniendo otros grupos del Estado de México como Tlalnepantla Bike, Tlahuaches y Bicicheleros. La intención es escalar a otros municipios.

“Lo seguiremos haciendo hasta que cambien las cosas”, afirmó Saúl, un trabajador de aplicaciones de comida que cofundó #NiUnRepartidorMenos. “Este movimiento es por las víctimas a quienes las autoridades culpan por andar caminando, en la bici o en la moto. Los automovilistas tienen la creencia de que las calles son para los coches y cuando les quitas ese ‘privilegio’ al protestar, sacan sus mejores berrinches”.

LEY DE SEGURIDAD VIAL

La petición coincide con la de la Coaliación Movilidad Segura, 69 organizaciones de 25 estados que están impulsando desde el 2014 lo que sería la primer Ley General de Movilidad y Seguridad Vial de México como parte de la reforma constitucional de movilidad aprobada en diciembre pasado.

Después de un proceso de parlamento abierto y participación ciudadana, el proyecto de decreto que rige el comportamiento de los usuarios de la vía pública se turnó la semana pasada a la Comisión de Movilidad del Senado con el fin de llegar al Pleno y posteriormente a la Cámara de Diputados.

Al año, la Coalición documenta más de 16 mil personas que pierden la vida en México por hechos viales: 44 por ciento peatones; 20 por ciento motociclistas y 2 por ciento ciclistas; cada 26 minutos.

Ciclistas bloquean avenida Insurgentes en un Viernes de Furia. Foto: Cuartoscuro.

“Durante décadas nos hemos resignado a los percances viales que pueden arrancarnos a nuestros seres más preciados cuando es posible prevenirlos y reducir el número de muertes”, aseguró Areli Carreón de Biciketas, una de las organizaciones que integran la Coalición. “Es absurdo no actuar. No hay nadie en este país que no se vea beneficiado con una calle o carretera segura para poder regresar a casa sin miedo”.

El proyecto de decreto, presentado por la Senadora Nancy de la Sierra, expone que para evitar que los responsables de muertes viales huyan se deben establecer cambios en sanciones de los Códigos Penales de los estados, mejorar la vigilancia mediante radares y cámaras, y avanzar en registros estatales coordinados con datos de licencia, placas e infracciones.

En “Carruseles de Furia” implementados por Justicia para Todxs, donde se bloquean calles para que los policías de tránsito verifiquen a los conductores, han detectado taxis piratas, vidrios poralizados, autos sin placas, en estado de ebriedad o sin documentación en regla.

“Esto lo debería de hacer la policía de tránsito todo el tiempo. Ya cuando los paran es porque se mataron, se estrellaron o atropellaron a alguien”, afirmó Evelyn.

UN TRIMESTRE DE FURIA

En chats y redes sociales del colectivo Justicia para Todxs, circulan alertas y fotografías de usuarios de bicis o motos tirados sobre el suelo tras un accidente con conductores de autos particulares, de camiones o taxis. En algunos casos las imágenes reflejan la violencia en su totalidad: la bicicleta o moto destrozada, debajo de un auto o la cabeza de la víctima desangrada.

“Aunque han habido muestras de querer actuar [con mesas de trabajo], entramos en el hartazgo ante la pasividad de la Secretaría de Movilidad ante las muertes viales. No existe como autoridad al no vigilar y gestionar”, dijo Evelyn. Después de 18 Viernes de Furia, el Secretario de Movilidad Andrés Lajous accedió a dialogar.

Enero, según sus registros, ha sido el peor enero en muerte vial en los últimos tres años: 13 peatones, cuatro ciclistas y 16 motociclistas perdieron la vida mientas se transportaban. Sólo en la primera semana, dos ciclistas murieron al rodar.

Un camión de transporte público atropelló y mató a un ciclista en la Alcaldía Gustavo A. Madero, y huyó. Foto: Cuartoscuro.

Edgar Núñez, ingeniero en audio del Grupo Milenio, regresaba a casa por la madrugada después de trabajar, pero fue atropellado en la Alcaldía Azcapotzalco. Murió en el hospital a los 35 años y el conductor se dio a la fuga. Al día siguiente, un ciclista más murió atropellado en la Alcaldía Gustavo A. Madero por un camión público que también huyó.

El 5 de enero registraron dos percances parecidos en el carril compartido de bici y trolebús en la avenida Eje Central a la altura de Bellas Artes. “Los policías no quieren infraccionar porque le dieron al auto permiso de pararse. Yo estoy lastimado del brazo y el cuello”, acusó el ciclista Edgar mientras grababa desde el piso.

El Viernes de Furia del 22 de enero lo dedicaron a Carlos Rivera, un ciclista que trabajaba repartiendo máquinas sanitizantes hasta ser atropellado en Calzada de Tlalpan un día antes. Tenía 35 años y le contagió a su esposa el gusto por la bicicleta. Como en la mayoría de las ocasiones, el conductor responsable escapó.

“Que lo encuentren, que se haga responsable, que vea que no solamente atropelló a alguien, sino mató a un ser humano valioso; al amor de mi vida”, dijo llorando la esposa de Carlos durante ese Viernes de Furia.

Un repartidor murió tras un accidente vial. Foto: Justicia para Todxs.

En la movilización del 5 de febrero, el colectivo Justicia para Todxs rodó por Víctor, un ciclista fallecido un día antes luego de ser arrollado por una unidad de Metrobús por Balderas y Artículo 123 en el Centro Histórico.

En San Valentín, otro ciclista usuario de la Ecobici murió arrojado por un camión de transporte público frente al Claustro de Sor Juana. La víctima se llamaba Ricardo Álvarez. Tenía 40 años y sus familiares viven en Chiapas. Al día siguiente, un motociclista repartidor murió en un percance vial en Río San Joaquín.

Mientras colocaban la bici blanca de Ricardo en el lugar del accidente, se leyó unas palabras de su familia. “Mi querido hijo Ricardo, desde el día que naciste fuiste un ser maravilloso. Hoy tus sueños quedan truncados, pero recuerda siempre que cada instante de mi vida te recordaré como un luchador incansable. Me quedo con tu sonrisa”, le escribió su madre desde la entidad sureña.

Su prima Chelita le recordó que apenas le había escrito por el Día del Amor y la Amistad, y le respondió enviando besos. “Al poco tiempo, te me vas. Mi corazón está apachurrado”, le escribió. “Todos se reunieron a tu nombre. Desde acá he estado orando. Sé que están en paz y ahora acompañas a tu papá”.

Sólo dos días después, el domingo 21 de febrero, Cristóbal Nava murió a sus 29 años atropellado mientras regresaba de trabajar en bici. Era originario de Puebla y trabajaba como albañil para sostener a su esposa y su hija de 4 años.

A inicios de este marzo, Germán Cruz de 55 años iba rodando por Calzada de la Viga, cuando un taxista abrió su puerta, lo lanzó al segundo carril y fue atropellado por un camión de la Secretaría de Seguridad. Ambos vehículos motorizados fueron aprehendidos y trasladados para declarar.

En esta última edición, acudieron a diversos hospitales como el de La Raza para agradecer al personal médico, así como en la edición 25 y 26 lo hicieron con elementos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) y Cruz Roja que acuden en su auxilio.