El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, dio la bienvenida al plan de desarrollo, en el que participan los cuatro países, cuyo objetivo es frenar el éxodo migratorio a través de inversiones económicas.

Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, afirmó que los objetivos principales del proyecto, como la promoción del crecimiento inclusivo a través del desarrollo económico, la cohesión social y la sostenibilidad medioambiental, “están totalmente en línea con la acción y prioridades de la UE para la región”.

Naciones Unidas, Bruselas, Madrid, 20 jun (EFE).– La Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), y la Secretaría General Iberoamericana celebraron este jueves el plan de desarrollo integral para Centroamérica, y ofrecieron su respaldo a México, El Salvador, Guatemala y Honduras.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, dio la bienvenida al plan de desarrollo, en el que participan los cuatro países, cuyo objetivo es frenar el éxodo migratorio a través de inversiones económicas.

“El secretario general de la ONU da la bienvenida al Plan de Desarrollo Integral que refleja los esfuerzos encabezados por los Estados Unidos Mexicanos para responder a las causas fundamentales de la movilidad humana en Centroamérica“, asegura un comunicado del portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric.

En la nota también se alaba la vertiente de la iniciativa dirigida a “garantizar el acceso al asilo para las personas que necesitan protección internacional”.

Desde mediados de octubre de 2018 se registró un aumento inusitado en el número de migrantes, principalmente centroamericanos, que ingresan en México con el objetivo de llegar a Estados Unidos, lo que desató una crisis entre los dos países.

Ante el aumento del número de migrantes irregulares y de solicitantes de asilo que llegan a Estados Unidos, el Presidente de ese país, Donald Trump, amenazó el 30 de mayo pasado con imponer aranceles a todos los productos mexicanos.

Tras unas arduas negociaciones en Washington, el 7 de junio se anunció un acuerdo por el que México envió seis mil efectivos de la Guardia Nacional de México a la frontera sur, entre otras medidas para contener la migración. A cambio, Estados Unidos retiró la amenaza de las tarifas.

Marcelo Ebrard, defendió que México cumpla un registro de migrantes al señalar que no quiere que solo crucen el territorio para ir a Estados Unidos. Foto: Isabel Mates, Cuartoscuro

El acuerdo prevé un periodo de 45 días para evaluar los resultados de las medidas y, si Estados Unidos estima que son insatisfactorios, los dos países entrarían en negociaciones para adoptar medidas adicionales.

Guterres también expresó su aprecio por la invitación de México a que las agencias y fondos y programas de la ONU apoyen la aplicación del plan, así como para el cumplimiento de las respuestas humanitarias y de protección.

El Canciller mexicano, Marcelo Ebrard, sostuvo este miércoles un encuentro con Guterres, en la sede de la ONU en Nueva York, para informarle sobre la aplicación del Plan y solicitarle la designación de un enviado especial para coordinar el trabajo de las agencias de Naciones Unidas sobre el terreno.

Sin embargo, Guterres no se ha pronunciado sobre este asunto, aunque sí insistió en que reitera su compromiso para apoyar la acción de todas sus agencias, fondos y programas “para asegurar la implementación del Plan en estrecha colaboración con los cuatro países involucrados”.

LA UE SE SUMA AL PLAN

La Unión Europea (UE) elogió este jueves el plan de desarrollo integral de El Salvador, Guatemala, Honduras y México, y se ofreció a prestar su ayuda para apoyar acciones dentro de esa estrategia.

“Tal y como ha propuesto recientemente la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la ONU (CEPAL) y en manos de la Administración mexicana, (el plan) representa una excelente oportunidad para reforzar la cooperación bilateral y regional”, indicó la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, en una declaración en nombre de los Veintiocho.

La jefa de la diplomacia comunitaria afirmó que los objetivos principales del plan, como la promoción del crecimiento inclusivo a través del desarrollo económico, la cohesión social y la sostenibilidad medioambiental, “están totalmente en línea con la acción y prioridades de la UE para la región”.

Entre ellas destacó la modernización en curso del acuerdo global UE-México, que promoverá la cooperación regional y triangular, así como con las prioridades identificadas en el acuerdo de asociación UE-Centroamérica.

“La UE está dispuesta a apoyar a México y los países en América Central para desarrollar más acciones en las áreas cubiertas por el plan de desarrollo integral”, concluyó la política italiana.

Según Mogherini, la UE apoya “el desarrollo del plan en amplias consultas con los socios locales y la sociedad civil y teniendo en cuenta los objetivos de desarrollo de estos países”.

En respuesta, Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México, agradeció su respaldo a través de su cuenta de Twitter.

La Cepal presentó en mayo el plan, basado en grandes pilares como el desarrollo económico, el bienestar social, la sostenibilidad ambiental y los derechos y seguridad de las personas.

La propuesta también se enfoca en la seguridad humana y los derechos humanos de migrantes.

Entre las recomendaciones para los Estados de la región figura elevar la inversión al menos a una meta del 25 por ciento, eliminar los privilegios fiscales, subir la recaudación o destinar recursos a la inversión pública y el gasto social.

La alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, antes de una reunión en Naciones Unidas el lunes 3 de junio de 2019. Foto: Richard Drew, AP

PLAN, TOTALMENTE VIABLE: CEPAL

El Plan Integral de Desarrollo de México, Guatemala, Honduras y El Salvador es “totalmente viable” independientemente de Estados Unidos, afirmó hoy Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En declaraciones a Efe, la mexicana Bárcena argumentó que hay una “fuerte voluntad” de los gobiernos de México y del Triángulo Norte de Centroamérica para ejecutar el proyecto que atiende la crisis migratoria de la región.

“Debemos hacerlo viable. Este plan lo que pretende es que la migración sea una opción y no una obligación. Pretende abordar las causas estructurales de la migración. No te propone soluciones para la próxima semana pero propone soluciones que pueden ir al corazón para atender las causas”, expresó.

La funcionaria de Naciones Unidas se refirió al proyecto que presentó en mayo en el Palacio Nacional de México junto al Presidente de ese país, Andrés Manuel López Obrador, y representantes diplomáticos de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Aunque López Obrador indicó entonces que había que “persuadir” a Washington de colaborar en la implementación del programa, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha incrementado la tensión diplomática con México por el creciente flujo de migrantes centroamericanos a Estados Unidos.

Alicia Barcena Ibarra, secretaria ejecutiva de la Comisión Económicas para América Latina y El Caribe (Cepal), durante la presentación a México de la propuesta de la Cepal para el Programa de Desarrollo Integral El Salvador-Guatemala-Honduras-México. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro

Sin embargo, Bárcena rechazó que la actitud estadounidense afecte a la viabilidad del programa.

“Sería lo ideal (que Washington se involucrara), pero de lo que se trata al final es de ver si se puede crear un espacio económico entre el sur de México con los grandes proyectos que ha anunciado el gobierno mexicano de infraestructura”, apuntó.

La responsable de la Cepal reconoció que el plan puede “tardar años”, pero insistió en que es necesario enfocarse en las causas estructurales que provocan la emigración en Centroamérica: la pobreza, la violencia, la reunificación familiar, los bajos salarios y el cambio climático.

El proyecto, añadió, se basa en el Pacto Mundial sobre Migración acordado el año pasado en Marrakech, lo que implica abordar todo el ciclo migratorio: el origen, el tránsito, el destino y el retorno.

“Apostarle a eso es apostarle a que la movilidad humana sea regida por principios de movilidad humana, de derechos, y no por seguridad nacional, o sea protección de fronteras”, opinó.

La funcionaria de Naciones Unidas se refirió al proyecto que presentó en mayo en el Palacio Nacional de México junto al Presidente de ese país, Andrés Manuel López Obrador, y representantes diplomáticos de Guatemala, Honduras y El Salvador. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro

La funcionaria internacional enfatizó que el objetivo de la propuesta es la integración de México y Centroamérica en un espacio económico de “inclusión y de prosperidad”, que si “se logró en el norte, ¿por qué no en el sur?”.

Detalló que sólo el 5 por ciento del total de exportaciones de Guatemala, Honduras y El Salvador van a México aunque existen tratados de libre comercio, ya que existen barreras “no arancelarias”, como problemas de conectividad y documentación.

Como muestra de voluntad política, citó la reunión entre López Obrador y el nuevo Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, este jueves en Chiapas, en el sur mexicano, para discutir la implementación del plan.

“Hay posibilidades de lograr conectividad eléctrica, de infraestructura y de cadenas de valor entre México y Centroamérica, a eso es a lo que le estamos apostando, a crear esta zona económica entre ellos y también a tener programas sociales como los que México quiere extender”, expuso.

GRYNSPAN CELEBRA EL PROYECTO

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, respaldó este jueves el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica aprobado por México, Honduras, Guatemala y El Salvador.

“Celebramos la puesta en marcha del Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica, el cual impulsará acciones en beneficio de las poblaciones de El Salvador, Guatemala, Honduras y México, principalmente”, relata una carta de Grynspan dirigida al Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

La misiva fue publicada por el Canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en una red social y confirmada por la Secretaría General Iberoamericana.

La carta señala que la Secretaría General Iberoamericana (Segib) “se suma a esta trascendental iniciativa, poniendo a disposición los mecanismos de cooperación establecidos en el marco de la Conferencia (iberoamericana)”.

Así, la Segib ofrece a estos países las herramientas de la cooperación sur-sur, un sistema de cooperación que rompe la dinámica de donante y receptor, así como el resto de “programas e iniciativas” de la cooperación iberoamericana que van desde el ámbito de la cultura a la educación, pasando por la innovación.

“Estamos convencidos que esta herramienta, ya en funcionamiento, permitirá promover acciones concretas y medibles, y de esa manera complementar la implementación del Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica”, expresó Grynspan.

Además, la secretaria aseguró coincidir “plenamente” con López Obrador “en la necesidad de atender las causas estructurales del fenómeno migratorio de una manera ordenada y segura”.

Por último, quiso reconocer el “liderazgo” del Canciller Marcelo Ebrard “en el impulso del Plan como una vía de solución integral al desarrollo de la región”.