Los gatos, tan independientes, han sido pensados por los humanos como dioses que controlan plagas o como demonios que las producen. Y la historia continúa.