El ex Gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, es prófugo de la justicia de Estados Unidos desde mayo de 2013, cuando un Juzgado federal con sede en Brownsville, Texas, lo acusó formalmente de haber recibido sobornos del narcotráfico desde al menos 1998, cuando era candidato del PRI al Gobierno del estado.

La búsqueda de la PGR. Foto: PGR

La búsqueda de la PGR. Foto: PGR

Ciudad de México, 22 de moviere (SinEmbargo).- La Procuraduría General de la República (PGR) anunció una recompensa por hasta 15 millones de pesos para quien aporte información “veraz y útil, que coadyuve eficaz, eficiente, efectiva y oportunamente” a la localización y aprehensión del ex Gobernador de Tamaulipas TomásJesús Yarrington Ruvalcaba. Las autoridades lo buscan por presuntos delitos contra la salud.

Han pasado casi cuatro años desde que Estados Unidos inició su búsqueda.

El acuerdo A/183/16, firmado por el Procurador General Raúl Cervantes Andrade, fue publicado hoy en el Diario Oficial de la Federación (DOF). El documento detalla que la dependencia ofrece una recompensa de “hasta de $15´000,000.00 (Quince millones de pesos 00/100 M.N.) por la localización, detención o aprehensión de Tomás Jesús Yarrington Ruvalcaba, por su probable responsabilidad en la comisión de delitos contra la salud”.

Señala que se autoriza “el ofrecimiento y entrega de recompensa a quien o quienes proporcionen información veraz y útil, que coadyuve eficaz, eficiente, efectiva y oportunamente para la localización, detención o aprehensión” del ex mandatario.

Por su parte, a través de un comunicado, la PGR detalló que la recompensa se ofrece “derivado de indagatorias realizadas por la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra la Salud dependiente de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO)”.

La recompensa entra en vigor desde hoy, luego de su publicación en el DOF. La PGR precisó que la información sobre la ubicación de Tomás Yarrington será recibida en las oficinas de la PGR ubicadas en Paseo de la Reforma número 75, segundo piso, colonia Guerrero, delegación Cuauhtémoc, Ciudad de México; en el correo electrónico [email protected]; o bien en los teléfonos (55) 53 46 1544 y (55) 53 46 0000 extensión 4748, y 01 800 831 31 96 desde cualquier parte del país.

Ésta es la segunda recompensa que la PGR ofrece en los últimos meses para dar con un ex mandatario. El pasado 11 de noviembre anuncio una recompensa por hasta también 15 millones de pesos para dar con el Gobernador con licencia de Veracruz Javier Duarte de Ochoa.

Tomás Yarrington Ruvalcaba, quien fue Gobernador de Tamaulipas en el periodo de 1999-2004, es investigado por la DEA por presunto lavado de dinero de Los Zetas y Cártel del Golfo. Para el Gobierno estadounidense, Yarrington es un prófugo de la justicia. Ahora también para las autoridades mexicanas.

En diciembre de 2012 el Gobierno de Estados Unidos confiscó un lujoso condominio ubicado en la parte sur de Isla del Padre, Texas, propiedad de Yarrington Ruvalcaba y sospechoso de haber sido adquirido en una operación de lavado de dinero procedente del tráfico de drogas.

En mayo de 2013, un Juzgado federal con sede en Brownsville, Texas, formuló el expediente B-12–435–S1 y acusó formalmente al ex mandatario de haber recibido sobornos del narcotráfico desde al menos 1998, cuando era candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al Gobierno del estado.

De acuerdo con los documentos del Gobierno norteamericano, existe evidencia de que el crimen organizado ha financiado las campañas políticas de Tamaulipas desde hace casi dos décadas. La acusación contra Yarrington Ruvalcaba señala que desde 1998 y “de manera regular”, tanto el Cartel del Golfo como su entonces brazo armado, Los Zetas, destinaron grandes sumas de dinero para pagar la protección de sus negocios ilícitos no sólo al ex mandatario priista, sino a una vasta red de políticos y funcionarios de alto nivel, candidatos e incluso miembros del Poder Judicial.

En México, donde las investigaciones de la PGR en contra de Tomás Yarrington que data desde el sexenio del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa han avanzado lentamente. Desde el 27 de febrero de 2014 la dependencia federal tiene una orden de aprehensión pendiente en contra del ex Gobernador.

Yarrington no es el únicio ex Gobernador de Tamaulipas sobre el que pesan acusaciones de estar involucrado con la delincuencia organizada, su sucesor Eugenio Hernández, también buscado por el Gobierno de EU.

En 2015, una Corte del sur de Texas hizo pública la acusación formal en contra del ex mandatario tamaulipeco por los delitos de “conspiración para lavar dinero y operar un negocio de transacciones financieras sin licencia para ello”.

Hernández se dijo sorprendido por la acusación en su contra, y sostuvo que está muy tranquilo y trabajando con sus abogados para aclarar el caso con el Gobierno estadounidense.

“Estamos tranquilos, estoy trabajando con mis abogados para ver la mejor forma de aclarar esta situación con el gobierno de Estados Unidos”, declaró Hernández Flores en entrevista con Radio Fórmula.

Durante el Gobierno de Felipe Calderón, la PGR inició también averiguaciones en contra de él por presunta protección al narcotráfico.

Pese a ello, en junio de 2015, SinEmbargo dio a conocer que el ex mandatario acudió, junto a su pareja y tres personas más, a comer a un restaurante de lujo en la Ciudad de México “Puerto Madero”, un restaurante de comida argentina, ubicado en Arcos Bosques, uno de los centros comerciales más exclusivos del Distrito Federal.

Aunque ambos mandatarios son prófugos de la justicia de Estados Unidos asistieron a más de un informe de Gobierno del ahora ex Gobernador Egidio Torre, quien llegó al cargo luego de que su hermano Rodolfo fuera ejecutado días antes de los comicios de 2010.

Durante el último, presentado el pasado mes de septiembre, Torre Cantú tuvo como invitados a Manuel Cavazos, actual Senador, y a Eugenio Hernández.

El año anterior, también estuvieron presentes los mismo dos ex mandatarios priistas.

A ellos se suma que en junio del año pasado, Egidio Torre incluso honró, con bombo y platillo, a Juan Nepomuceno Guerra, a quien se le considera el padre del Cártel del Golfo.

Pese a ello, el Torre Cantú acudió a la ciudad de Reynosa para cortar el listón de una calle recién pavimentada que lleva el nombre de Juan Nepomuceno.