Con edición de Proceso, para la cual colabora, la autora publicó el libro Mexamérica, adoptando el término más descriptivo que la gente de origen mexicano que vive en los EUA usa para autonombrarse. “Una nueva cultura naciendo” completa el título, con muchos testimonios de mexoamericanos exitosos.

Ciudad de México, 24 de marzo (SinEmbargo).- “Mexámerica es un libro oportuno, lleno de información, de gran utilidad para entender la complejidad y la diversidad de la presencia mexicana en Estados Unidos. Debiera ser de cabecera para todos los que se ocupan profesional, diplomática o académicamente de la deteriorada relación entre México y Estados Unidos.” Así ha descrito el libro Mexamérica (Proceso) el ex canciller Jorge Castañeda.

Mexamérica es un libro para entendernos mejor y para que los otros nos empiecen a entender”, ha escrito el periodista Jorge Ramos, para este trabajo de Fey Berman, una cronista de la vida cultural y política de la comunidad hispana en los Estados Unidos y que ha destacado, entre otros, a Alondra de la Parra, a Guillermo del Toro, a Alfonso Cuarón, a Gael García Bernal, transmitiendo un gusto por ambas culturas y la muestra de que Estados Unidos no termina donde dice y viceversa tampoco.

“Este libro es el resultado de décadas de observación, meditación y entrevistas con personajes diversos– artistas populares y “contemporáneos”, músicos, cineastas, científicos, empresarios, comunicadores, y políticos– así como de observaciones sobre el paisaje urbano mexamericano en las ciudades de Nueva York, Chicago y Los Angeles. Las viñetas que nos ofrece son siempre escuetas y van al grano y en conjunto nos presentan una cartografía de la cultura mexicano-americana. Los lectores se verán obligados a pensar que el territorio mexicano no termina en el Río Bravo, ni en el plano cultural, ni en el social, ni en el económico y este hecho tiene implicaciones profundas para nuestra manera de entender e interrogar aquello que mal-llamamos la “cultura nacional”, remata Claudio Lomnitz y no podríamos estar más de acuerdo.

–Háblanos un poco de esos “mexoamericanos”, como los llamas tú, que viven en los Estados Unidos

–¿Cómo son? Es muy difícil describir a tantos millones de personas, pero creo que lo que nos une es la trasnacionalidad. Hay gente que tiene un pie aquí y un pie allá, tiene eco en los dos lugares. Hay gente que por whatsupp se comunica con México, todo el mundo tiene familia en los dos lados, eso es algo común. Hay analfabetos hasta gente cultísima, hay gente muy rica, gente muy pobre y el contexto te marca mucho. Es distinto estar en Maricopa (Arizona), donde te detienen en la calle porque eres moreno que estar en Nueva York donde la gente te mira y te dice, oh, eres mexicano…

–La estigmatización de Donald Trump es un poco equívoca, no hace centro en los mexicanos…

–Hay dos Estados Unidos, el que llevó el poder a Trump, que quiere volver a esa época en donde los blancos tenían la supremacía total y el otro país, el que se enorgullece de ser de migrantes, de ser una nación que incluye a las minorías. Creo que algo importante de lo que sucede es como que la gente de Trump tiene tantos odios, estas minorías se están aliando. Los homosexuales se unen con los latinos, con los coreanos, con los sudamericanos. No es suficiente porque el tipo sigue en el poder. Se han hincado ante él el Partido Republicano de una manera sorprendente.

La periodista es mexicana y hace bastante que vive en los Estados Unidos. Foto: SinEmbargo

­–¿Los estadounidenses están mejor?

–No, los estadounidenses están mejor porque en la época de Obama se redujo el desempleo de una manera impresionante, creció económicamente el país de un modo espectacular, en ese sentido, están bien. No hay protestas por eso ante Trump.

–Ahora, para los mexoamericanos, la política de Trump o de Obama, ¿no resulta igual?

­–No, sin embargo y con todo que deportó a más de 3 millones de personas, Obama insistió en que surgiera DACA, que no resuelve el problema, porque sobran de ahí muchos millones de indocumentados, pero imagina que les dan DACA y comienzan las deportaciones. Es un procedimiento nazi el de Trump, Obama no fue amigo de los migrantes, pero estas son posiciones realmente maléficas.

Las medidas de Donald Trump son maléficas. Foto: Especial

–Hay un 16 % de los mexoamericanos indocumentados, es mucha la gente

­–Sí, es cierto y ojo que pueden ser más, el censo en los Estados Unidos obtiene a los mexicanos con la pregunta si es o no es usted. Hay gente que no quiere llamarse mexicano ni que tiene raíces mexicanas. Si yo fuera indocumentada diría que soy finlandesa. Trump quiere cambiar incluso el hecho de que no sirva el Censo para las deportaciones.

–¿Por qué tanta gente no logra algo importante para defenderse de todo esto?

–Yo llevo muchos años en Nueva York, viví la época de George Bush y hubo grandes movimientos en 2006 que iba a pasar algo. No existe la voluntad, es más retórica, no veo que vaya a suceder. La gente poco vota por eso, la gente mexoamericana hay mucha que votó por Trump, no están interesados en proteger a los indocumentados. Menos los cubanos de Miami que en lo único que están interesados es en que cambie la situación de la isla, menos los puertorriqueños que están en bancarrota. No es la prioridad.

–Nueva York es increíblemente demócrata y a favor de los migrantes, el resto de los Estados Unidos no es así

–Más bien las ciudades cosmopolitas están a favor de los migrantes, porque si vas al norte de Nueva York, cerca de Búfalo, hay muchas lecherías donde casi todos los trabajadores son migrantes y los tratan de la patada. Hay asuntos que no les pagan, los maltratan físicamente…sí es más libre Nueva York que Arizona, pero hay que ver todo.

–México está en una situación económica y de violencia que lo resquebraja y todo eso gracias en parte a los Estados Unidos

–Claro. No sabemos cuánto ha sido la influencia militar de los Estados Unidos en México, seguramente Peña Nieto tiene sus ligas con la policía secreta de allá. Es una situación muy conveniente, como tener un apartheid, los indocumentados no tienen derecho, son mano de obra barata en casa. Ahí no ves a afroamericanos.

–¿Cómo reuniste a todos estos personajes de tu libro?

–Poquito a poco, a algunos los conocí por coincidencia, a algunos los conocí porque los busqué. Decidí hacerlo sobre los mexicanos, porque ensayo con ensayo se pegaban y hay personajes como Diego Rivera, que ha tenido una influencia tremenda en su época, porque vio como muchos artistas la industrialización en lugares como Detroit, en Nueva York, el gran ideal del futuro. Retrató la modernización y tuvo mucha influencia también en el arte estadounidense. El arte mural tuvo que ver con Diego Rivera, lo que se conoce como el Arte del New Deal.