La Junta de gobierno coincidió con las expectativas que analistas del sector financiero previeron. El banco central alargó la tendencia de recortar el tipo de interés, iniciado en febrero.

La inflación del mes de agosto fue de 4.05 por ciento y para la primera quincena de septiembre el indicador aumentó 0.16 por ciento, anotando dato de 4.10 por ciento anual, logrando mitigar el alza registrada durante nueve quincenas consecutivas.

Ciudad de México, 24 de septiembre (SinEmbargo).- La Junta de gobierno del Banco de México (Banxico) decidió, por unanimidad, recortar la tasa de interés de referencia al 4.15 por ciento, siguiendo la tendencia internacional y anotando su dato más bajo en cuatro años. Es la onceava vez consecutiva que el tipo de interés se reduce.

“La Junta de Gobierno del Banco de México decidió disminuir en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 4.25 por ciento, con efectos a partir del 25 de septiembre de 2020, anunció el banco central.

El grupo de analistas consultados por Bloomberg estimó un recorte de la tasa de interés en 25 puntos base, hasta ubicarse en 4.25 por ciento.

Para la misma fecha del año anterior, el Banxico colocaba la tasa de interés de referencia en 8.00 puntos porcentuales.

La tendencia a la baja de las tasas de interés inició en el mes de febrero, cuando la pandemia de la COVID-19 aún no dejaba ver los impactos que dejó en la población mundial y en las economías. El 13 de febrero el Banxico decidió realizar el cambio hasta el 7 por ciento, con lo que hiló el quinto recorte consecutivo ante las condiciones de riesgo externas, así como la debilidad mostrada por la economía mexicana.

El contexto internacional indicó un “consenso” para mantener las tasas en niveles históricos. Apenas el 16 de septiembre el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) decidió mantener sin cambios los tipos de interés en un rango objetivo de entre el cero y el 0.25 por ciento, su nivel más bajo posible, ya que el banco central estadounidense no contempla tipos de interés negativos.

De acuerdo con su nueva hoja de ruta, y dado que durante mucho tiempo la inflación ha estado por debajo del objetivo del 2 por ciento, su meta ahora es que el incremento de los precios se sitúe “moderadamente” por encima de ese nivel durante “cierto tiempo” para que la inflación registre una media del 2 por ciento.

Tras la decisión del banco central estadounidense el Banco de Inglaterra anunció su política monetaria y mantuvo la tasa de interés sin cambio en 0.1 por ciento por unanimidad, sin modificar el resto de sus estímulos monetarios.

Al interior, la inflación del mes de agosto fue de 4.05 por ciento, lo que representó un alza mensual de 0.39 puntos de 0.89 por ciento anual. El INPC subyacente aumentó un 0.32 por ciento mensual, hasta el 3.97 por ciento anual. Al interior, los precios mensuales de las mercancías aumentaron un 0.47 por ciento y los de los servicios un 0.15 por ciento.

Con el resultado de agosto, la inflación a tasa anual se colocó por encima del rango establecido dentro de los parámetros del Banco de México del +/- 3 por ciento. Sin embargo, para la primera quincena de septiembre el indicador aumentó 0.16 por ciento frente a la última quincena de agosto, anotando dato de 4.10 por ciento anual, logrando mitigar el alza registrada durante nueve quincenas consecutivas.

El Producto Interno Bruto (PIB) en el trimestre abril-junio de 2020 observó una disminución de (-)17.1 por ciento, en términos reales,  respecto al trimestre anterior, con cifras ajustadas por estacionalidad, lo que representó la caía más alta de que se tenga registro.

Las Actividades Secundarias reportó un descenso de (-)23.4 por ciento; de las Terciarias, (-) 15.1 por ciento, y el de las Primarias, (-) 2 por ciento en el segundo trimestre del año actual frente al trimestre previo.