En un comunicado del colectivo Empresas de Redes de Transporte, recién creado por las empresas Uber, Cabify, Bolt, Laudrive Beat y DiDi, difundido por El Financiero, pidieron a la Jefa de Gobierno capitalina y al Secretario de Movilidad a que los incluyan en la construcción de esta nueva regulación “por medio de un diálogo abierto y participativo en donde estemos representados tanto las plataformas de movilidad, como los conductores, pasajeros, asociaciones civiles y autoridades”.

La mandataria capitalina criticó esta mañana que hay empresas internacionales de servicio de transporte de pasajeros que no quieren que haya ninguna regulación, pero que las ciudades deben de tenerlas: “el mercado, está más que demostrado, que no se regula así mismo, al contrario genera monopolios”.

Ciudad de México, 25 de abril (SinEmbargo).– La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, aseguró esta mañana que su Gobierno no busca afectar a conductores de servicio de taxi por aplicación sino generar piso parejo y que el Gobierno se convierta en un regulador del mercado, pues consideró que a falta de regulación se pueden generar monopolios.

Ayer, en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, se publicaron las nuevas disposiciones del reglamento de la Ley de Movilidad, donde se detalla que los conductores deben tener una constancia de registro, una constancia de registro vehicular donde se debe presentar la factura del auto que debe tener como mínimo de costo los 250 mil pesos. También se anunció la creación de una licencia tipo E1 para los conductores de este tipo de servicios y los autos deben tener la revista vehicular.

En respuesta, el colectivo de Empresas de Redes de Transporte, creado por Uber, Cabify, Bolt, Laudrive Beat y DiDi, hizo un llamado a las autoridades capitalinas para que se abra el diálogo en el tema, pues argumentó que esta nueva regulación afecta a los usuarios y reduce las oportunidades económicas de los que hoy tienen un ingreso a través de estos servicios.

Cuestionada esta mañana sobre la respuesta de las empresas, Sheinbaum Pardo aseguró que su Gobierno no busca afectar, sino poner un piso parejo en la Ciudad de México entre taxistas y conductores de estas aplicaciones, así como acabar con la corrupción que imperaba dentro de la Secretaría de Movilidad.

“Siempre va a haber diálogo. Nosotros lo que estamos buscando en la ciudad, además de todos los proyectos de fortalecimiento de derechos a través de la innovación, estamos buscando poner orden en la ciudad y acabar con la corrupción”, señaló.

Aseguró que con las nuevas regulaciones “no se van a perder empleos”.

“Va a estar el Secretario de Movilidad abierto al diálogo siempre. Pretendemos poner orden y hacer piso parejo, pero no se trata de afectar a nadie”, añadió.

La mandataria capitalina también criticó que hay empresas internacionales de servicio de transporte de pasajeros que no quieren que haya ninguna regulación, pero que las ciudades deben de tenerlas:

“Obviamente hay empresas globales que lo que buscan es que no haya ningún tipo de regulación. Pero también es indispensable en cualquier ciudad del mundo tener ciertas regulaciones. Es decir, el mercado, está más que demostrado, que no se regula así mismo, al contrario genera monopolios. Lo que buscamos es que el Gobierno sea un regulador en distintas áreas para facilitarle la vida al ciudadano”.

Recalcó que su Gobierno busca ser un regulador.

En un comunicado del colectivo recién creado por las empresas, difundido por El Financiero, Uber, Cabify, Bolt, Laudrive Beat y DiDi pidieron a la Jefa de Gobierno capitalina y al Secretario de Movilidad a que los incluyan en la construcción de esta nueva regulación “por medio de un diálogo abierto y participativo en donde estemos representados tanto las plataformas de movilidad, como los conductores, pasajeros, asociaciones civiles y autoridades”.

“Nos preocupa que, tal como está planteada, esta reforma crea una serie de barreras de entrada que tendrán graves repercusiones en la economía de las familias e individuos que hoy cuentan con un ingreso gracias a las aplicaciones de movilidad”, dijeron.

Ayer, Claudia Sheinbaum y el titular de la Semovi, Andrés Lajous, informaron que se busca agilizar y terminar con la corrupción de los trámites que deben realizar los taxistas en la Ciudad de México. Anunciaron también que se igualarán los trámites que realicen los taxis y los choferes de aplicaciones como Uber y Cabify.

“La corrupción a la que llegó la Semovi en la administración pasada [la de Miguel Ángel Mancera] fue de tan nivel que ni siquiera existe padrones claro de taxistas, no sabes cuántos vehículos están funcionado como Uber, como Cabify, porque a la administración pasada de Semovi lo único que le interesaba era la recaudación para unos cuantos, esa es la verdad”, denunció esta mañana.

Movilidad fue una cartera en manos de Héctor Serrano, hombre clave en el Gobierno de Mancera.

Sheinbaum destacó también que mucha gente usa las aplicaciones móviles de taxi y también mucha gente vive de ellas, pero dijo se quiere poner orden y piso parejo. Señaló que lo mínimo que deben pagar las grandes empresas, como Uber, Cabify, es la revista vehicular que también pagan los taxistas. Aseguró que se buscará que ese cargo lo paguen las empresas y no los conductores.