En el último año del priista Eruviel Ávila Villegas como Gobernador del Estado de México, y en el marco de la elección estatal para elegir a un nuevo mandatario, en la entidad mexiquense se dejaron de ejercer más de mil millones de pesos destinados a la salud y a programas sociales.

La Auditoría Superior de la Federación, en la revisión de la Cuenta Pública de 2017, encontró ocho vías a través de las cuales el presupuesto federal etiquetado terminó en sueldos de personas que ya no trabajaban, otros que nunca trabajaron, pagos excedentes en contratos, que están pendientes de aclaración o que simplemente no se aplicó.

Ciudad de México, 26 de septiembre (SinEmbargo).– En el último año de gobierno de Eruviel Ávila Villegas al frente del Estado de México, mil 040 millones 727 mil 769 pesos del presupuesto federal destinado a la salud de la entidad, sirvieron para pagar el sueldo de personas no acreditadas, que ya estaban dadas de baja, que tenían licencia sin goce de sueldo, que nunca trabajaron o para quienes trabajan pero que decidieron superar su línea máxima salarial.

Otro tanto del dinero está pendiente de aclaración, se pagó extra en un contrato y de otra parte, las autoridades no tienen pruebas de haberlo utilizado en salud.

Esto fue lo que encontró la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la revisión de la Cuenta Pública de 2017, el último año de gobierno de Eruviel Ávila Villegas y el año de la elección de Gobernador, en la que resultó ganador Alfredo del Mazo Maza. Ambos son del mismo partido: el Revolucionario Institucional.

De acuerdo con Datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, en el Estado de México viven 8 millones 230.8 mil personas en pobreza y 2 millones 668.3 mil registraron tener carencia en acceso a los servicios de la salud.

Los mil 040 millones de pesos que no se ejercieron en dicha área, pertenecían al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, al Seguro Popular y a Prospera, en su componente de Salud.

Los datos de la ASF muestran que la mayor cantidad de ese dinero que no fue ejercido para lo que fue etiquetado, está pendiente de aclaración. En ese estatus están 886 millones 246 mil 279 pesos.

El monto que sigue es el de dinero que no se aplicó: 75 millones 786 mil 264 pesos y 34 millones 126 mil 431 pesos que se pagaron de “excedente” en un contrato para el “servicio de administración e interpretación remota de imágenes médicas” celebrado con grupo Medoak, S.A. de C.V., que tan solo en el sexenio de Enrique Peña Nieto, ha ganado más de 20 contratos por un monto de 655 millones 656 mil 631 pesos.

El resto del dinero de salud del Estado de México fue entregado a través de salarios.

SIN ACLARAR 854 MILLONES DE PESOS

De la auditoría a los recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud ejercidos por el Gobierno del Estado de México, se detalla que el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), al 31 de marzo de 2018, pagó recursos del fondo por 8 mil 753 millones 331.5 mil pesos, por lo que a esa fecha quedaron recursos que no fueron comprometidos y devengados ni al cierre de 2017 ni al inicio de 2018, por 854 millones 373 mil pesos. Ese dinero debió haber sido reintegrado a la Tesorería de la Federación (Tesofe) a más tardar el pasado 15 de abril de 2018.

La ASF pidió la documentación comprobatoria de esa cantidad de dinero para justificar su falta de aplicación o en caso contrario, realizar el reintegro más los rendimientos generados.

También con los recursos del Fondo, el ISEM, en la revisión de una muestra del personal eventual, federal y estatal de empleados de los Servicios de Salud del Estado de México, pagó a 55 personas que no acreditaron el perfil de la plaza contratada. En total, sus percepciones ascendieron a 17 millones 349.3 mil pesos.

Además, 452 empleados tuvieron pagos posteriores a la fecha de su baja, por lo que se realizaron pagos indebidos durante el 2017 por un monto total de 6 millones 204.3 mil pesos. El Gobierno del Estado de México, presentó a la ASF la documentación justificativa y aclaratoria de pagos por 19 mil pesos por concepto de aguinaldo a cinco empleados. Así, el daño al erario federal quedó en 6 millones 184 mil 976 pesos.

También se gastaron 2 millones 931 mil 828 pesos en pagos a 71 personas que contaron con licencias sin goce de sueldo y 1 millón 456 mil 847 pesos en pagos indebidos a nueve trabajadores que durante visitas físicas a trabajadores con plazas financiadas con recursos del Fondo, no se encontraron, ni fueron identificados por el responsable del centro de trabajo.

En cuanto a sueldos, hubo una observación más por 72 mil 077 pesos que se registraron como pagó a una persona de la que no se encontró su contrato.

Resaltó el caso del contrato ISEM-SERV-LPRE15/007-17, celebrado con Grupo Medoak S.A. de C.V para el servicio de administración e interpretación remota de imágenes médicas. Aunque en un inicio se le registró con una suficiencia presupuestal de 6 millones 356 mil pesos, el ISEM terminó pagando 40 millones 483 mil pesos. El daño al erario se calculó en 34 millones 126 mil 431 pesos.

En esta imagen de septiembre del año pasado se observa a Alfredo del Mazo Maza, actual Gobernador del Estado de México, y a Eruviel Ávila Villegas, Senador por el PRI. Foto: Cuartoscuro.

MILLONES DE LOS QUE NADA SE SABE

En lo que respecta a la auditoría a Prospera en su componente salud aplicado al Estado de México, la revisión comprendió la verificación del 61.4 por ciento de los 389 millones 460 mil pesos que recibió esa entidad en 2017.

La ASF encontró que el ISEM transfirió 148 millones 498 mil pesos de Prospera a dos cuentas bancarias para realizar su dispersión por concepto de nóminas, pero sólo justificó el pago por 144 millones 912 pesos; de los 3 millones 586 mil que debió reintegrar no presentó evidencia.

También hubo irregularidades en los rendimientos financieros generados en la cuenta bancaria de Prospera. De los 182 millones 727 mil que el Régimen Estatal de Protección Social en Salud transfirió al ISEM, no se justificaron 116 millones 205 pesos.

Ante este señalamiento, el Gobierno del Estado de México, entregó a la ASF la documentación de 88 millones 820 pesos, dejando un faltante de 28 millones 286 pesos.

También se señaló un faltante de 9 millones 438 mil pesos de rendimientos financieros de las cuentas bancarias que se utilizaron para el manejo del programa.

Una última observación se hizo por un monto de 46 millones 744 mil 152 pesos en compras de las que no se sabe si estuvieron destinadas a fines específicos del programa.

Finalmente, en la auditoría realizada a los recursos federales transferidos a través del Acuerdo de Coordinación celebrado entre la Secretaría de Salud y el Estado de México, se encontró que el Gobierno del Estado realizó “pagos en exceso” con recursos del Seguro Popular 2017, a personal eventual por 7 millones 084 mil pesos, y al personal de nómina regularizada por 2 millones 875 mil pesos, más 6 millones 613 mil pesos que fueron el sueldo de 36 personas con plazas financiadas con recursos del Seguro Popular, que nunca fueron localizadas, ni fueron identificadas por el responsable del centro de trabajo.