En el desierto, un cementerio sencillo que va devorando la arena. El olvido es una duna implacable y lenta.