La Unidad de Inteligencia Financiera detectó operaciones ilícitas en las cuentas bancarias de Emilio Lozoya y Altos Hornos de México, lo que llevó al congelamiento de las mismas, informó Santiago Nieto. En el caso de Lozoya dijo que hay elementos para hablar de casos de corrupción vinculados con su administración (2012 a 2016), mientras que en la acerera se hallaron transferencias  por parte de una empresa filial de Odebrecht.

Ciudad de México, 28 de mayo (SinEmbargo).– El congelamiento de cuentas bancarias a Emilio Lozoya Austin, ex titular de Petróleos Mexicanos (Pemex), y a Altos Hornos de México (AHMSA) fue porque se detectaron operaciones ilícitas, informó este día Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda.

El funcionario precisó que la UIF detectó una transferencia de recursos a Altos Hornos de México por parte de una empresa filial de Odebrecht, lo que los llevó a establecer como medida cautelar el bloqueo de cuentas. Esta medida, de acuerdo con la acerera, ocasionó que dejen de operar 300 millones de pesos.

En el caso de Lozoya, Santiago Nieto dijo que hay elementos para hablar de casos de corrupción vinculados con su administración (2012 a 2016).

“En el caso de Lozoya, el congelamiento de cuentas es una medida nacional. En algún momento esto tendría que ser replicado en otros países. Hay elementos para hablar de casos de corrupción vinculados con su administración. Hemos encontrado nuevas triangulaciones de recursos, es lo que da soporte al bloqueo de dinero”, dijo el funcionario en entrevista con Noticias MVS.

Nieto Castillo resaltó que en ambos casos, “queríamos mandar mensaje de que no hay intocables y que mantendríamos congelamiento de cuentas donde hubo actividad ilícita”.

Apenas el pasado 22 de mayo, la Secretaría de la Función Pública (SFP) sancionó a Emilio Lozoya. Lo inhabilitó por 10 años como resultado de “un cuidadoso procedimiento de responsabilidades administrativas” en donde, entre otras cosas, se detectó que se proporcionó información falsa en la declaración de situación patrimonial. En dos ocasiones se omitió una cuenta bancaria que registraba saldos de cientos de miles de pesos.

Lozoya Austin es señalado por recibir sobornos de 10 millones de dólares entre 2012 y 2014, a cambio de ayudar a la constructora brasileña Odebrecht para conseguir licitaciones con Pemex.

El ex directivo de Pemex ha negado las acusaciones de sobornos y también ha anunciado demandas por daño moral.

De acuerdo con las declaraciones del ex director de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses Weyll -cuyos videos fueron difundidos por Quinto Elemento Lab-, Emilio Lozoya recibió 4 millones de dólares que habrían tenido como destino la campaña de Enrique Peña Nieto, para luego, obtener ayuda con contratos con Pemex.

Según la declaración, Lozoya planteó a Odebrecht, que sería “muy importante” si pudieran contribuir con algo cuando él los había apoyado desde 2009.

Hasta el momento se sabe que también una filial de Odebrecht, Braksem, intervino en la campaña del Presidente Enrique Peña Nieto con transferencias por 1.5 millones de pesos que fueron transferidos a Latin América Asia Capital, empresa que ha sido relacionada por testigos protegidos con Lozoya Austin.

TRANSFERENCIAS A ALTOS HORNOS 

Sobre Altos Hornos de México, Santiago Nieto explicó:

“Altos Hornos de México le vende a Pemex. A partir de información recibida en Unidad de Inteligencia Financiera, detectamos transferencia de recursos a empresa filial de Odebrecht, eso llevó a establecer como medida cautelar el bloqueo de cuentas”.

Nieto Castillo destacó que las operaciones detectadas están presuntamente vinculadas con un caso de corrupción política.

Sobre las afectaciones a Altos Hornos de México por el congelamiento de cuentas, el titular de la UIF indicó que la empresa “puede pedir garantía de audiencia. Estamos con la idea de no afectar a los trabajadores, proveedores ni accionistas de la empresa Altos Hornos de México”.

Altos Hornos de México, fundada en 1942, es la mayor siderúrgica del país. Su sede se localiza en Monclova, Coahuila, a 250 kilómetros de la frontera con Estados Unidos.

De acuerdo con Francisco Orduña, vocero de AHMSA, Altos Hornos de México representa el 30 por ciento de la economía del estado de Coahuila y la actividad de la empresa se desarrolla desde el centro del estado hasta la frontera norte.

AHMSA se listó en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en diciembre de 1993 y tres años más tarde comenzó a cotizar también en la Bolsa de Nueva York.

En mayo de 1999 se declaró en quiebra y se amparó bajo la ley de Suspensión de Pagos, por lo que la BMV suspendió la cotización de sus acciones y se deslistó de la Bolsa de Nueva York. El último precio al que cotizaron en el parqué mexicano fue de 2 pesos con 52 centavos.

Apenas en abril la empresa informó que buscaba regresar al mercado.

El vocero de AHMSA dijo este martes que dejaron de operar 300 millones de pesos, no han podido pagar a proveedores y más de 20 mil trabajadores podrían estar afectados.

“Son 20 mil trabajadores directos y casi 100 mil trabajadores indirectos; es una barbaridad lo que hicieron. ¿Cómo les vamos a pagar si están bloqueadas las cuentas? Ni los proveedores van a recibir sus pagos”, detalló el vocero de Altos Hornos de México en entrevista con MVS Noticias.

Informó que los abogados de la siderúrgica están estudiando qué recursos legales van a utilizar. “No hemos sido citados a nada; son una suma de dimes y diretes”, indicó Orduña. “La planta sigue operando, tenemos recursos para seguir operando; el problema es exclusivamente financiero”, afirmó.

Ayer, la UIF bloqueó las cuentas de Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), de su hermana, Susana Gilda; y del dueño de AHMSA, Alonso Ancira Elizondo, director corporativo de la acerera mexicana.

La UIF precisó que no se afectarán a trabajadores, accionistas o proveedores de Altos Hornos de México. “Por ello, las cuentas de los trabajadores se descongelarán el día de mañana, cuando se promueva la garantía de audiencia. De esta manera, se reafirma la política de cero tolerancia a la corrupción establecida como uno de los ejes centrales del Gobierno de México”.

De acuerdo con el organismo federal el bloqueo de las cuentas se debe a la recompra que hizo Pemex, a un supuesto sobreprecio, de una planta de producción de fertilizantes que contenía maquinaría chatarra o inservible (que estaba en poder de AHMSA), la cual ocurrió en 2014 durante la administración de Lozoya.

El abogado de Emilio Lozoya, Javier Coello Trejo, dijo que no han recibido notificación por parte de las autoridades sobre el congelamiento de cuentas.

“Todo lo que sé es por lo que han dicho los medios de comunicación. No tengo ninguna notificación, no sabemos el por qué, no sabemos is Hacienda ha hecho lo correcto, pero ya veremos si llega la notifiación o los bancos tendrían que avisar en un término de 24 horas pero, ¿qué puedo hacer?”, puntualizó en Grupo Fórmula.

Coello Trejo aseguró que, en caso de ser notificados, acudirán a la UIF para mostrar pruebas que refutan la acusación.