El Presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció un nuevo confinamiento nacional, para reducir el número de casos de COVID-19 que el país está experimentando durante las últimas semanas; Alemania, por su parte, llegó a un acuerdo para el cierre de restaurantes y bares durante el mes de noviembre.

París, Francia/Berlín, Alemania 28 de octubre (EFE).-París, 28 oct (EFE).- El Presidente francés, Emmanuel Macron, anunció este miércoles un nuevo confinamiento nacional, de un mes y menos estricto que el impuesto en marzo, para intentar frenar la expansión de la pandemia de coronavirus en el país.

Hace falta dar “un frenazo brutal a los contagios” para evitar el colapso de los hospitales, afirmó en una declaración televisada a la nación.

El mandatario precisó que esta nueva restricción se aplicará a partir de la medianoche del jueves al viernes, “como mínimo” hasta el próximo 1 de diciembre, y pidió la responsabilidad de todos para ralentizar esta segunda ola, que advirtió de que será “más dura y mortífera que la primera”.

“El virus circula por Francia a una velocidad que incluso las previsiones más pesimistas no habían anticipado. (…) Hay que reconocer que, como todos nuestros vecinos, estamos desbordados por la aceleración repentina de la epidemia”, reconoció Macron en su intervención en horario de máxima audiencia.

La medida del Gobierno de Francia busca evitar el colapso del sistema de salud del país. Foto: Julien de Rosa, EFE

Macron detalló que las escuelas seguirán abiertas y se generalizará de nuevo el teletrabajo y las visitas a residencias de ancianos y centros de dependencia estarán autorizadas.

“Las fábricas, las explotaciones agrícolas y las obras públicas seguirán funcionando. La economía no debe pararse ni hundirse”, afirmó. Entre los comercios y establecimientos “no esenciales” que deberán cerrar están incluidos los bares y los restaurantes.

Macron destacó que las fronteras interiores de Francia en el espacio europeo seguirán abiertas “y, salvo excepción, las exteriores se mantendrán cerradas”, aunque los franceses en el extranjero podrán volver al país y se efectuarán test rápidos a todos los viajeros que lleguen al país.

El Ejecutivo francés evaluará cada 15 días la evolución de la epidemia y decidirá en caso necesario sobre la aplicación de nuevas restricciones o, si la situación mejora, el levantamiento de algunos controles.

El Presidente de Francia pidió la responsabilidad de todos para ralentizar esta segunda ola que experimenta Francia. Foto: Julien de Rosa, EFE

ALEMANIA CIERRA GASTRONOMÍA, BARES, OCIO, CULTURA Y DEPORTE

La Canciller alemana, Angela Merkel, y los poderes regionales acordaron hoy el cierre en noviembre de bares y restaurantes, así como el ocio, la oferta cultural y el deporte aficionado en espacios cerrados, aunque mantendrá abierta, mientras sea posible, la actividad escolar y el comercio.

Asimismo, se limitarán a mínimos los contactos sociales y reuniones, anunció la Jefa del Gobierno, según la cual las restricciones entrarán en vigor el 2 de noviembre, con el objetivo de “evitar una emergencia sanitaria nacional”, ante el avance de la pandemia.

Pese al cierre, las escuelas y el comercio permanecerán abiertos en Alemania. Foto: Clemens Bilan, EFE

El acuerdo prevé compensar a las empresas afectadas por las pérdidas que se deriven del cierre, estimando ese volumen respecto a lo facturado el año anterior, para lo que se prevé una partida especial de 10 mil millones de euros.

“Se ha duplicado la cifra de nuevos contagios en una semana. Tenemos que actuar ahora”, afirmó Merkel, según la cual el alto número de nuevos contagios y el incremento exponencial de casos implica que no se pueden seguir convenientemente su rastreo.

La Canciller admitió que no es posible actualmente conocer el origen del 75 por ciento de los nuevos contactos que se detectan.

El acuerdo de cierre en Alemania también incluye las actividades de ocio, deporte y cultura en espacios cerrados. Foto: Filip Singer, EFE

El propósito del Ejecutivo es lo que en medios alemanes se ha denominado “romper la ola” (de nuevos contagios) para evitar los cierres de colegios, además de mantener en pie la vida comercial.

Será, por tanto, un cierre más leve que el decretado entre marzo y abril, en que sí quedó desactivada la vida comercial y escolar.

Las nuevas medidas se prolongarán cuatro semanas para posibilitar la reapertura y los encuentros familiares en las navidades.

Por lo pronto, las restricciones a las reuniones en lugares públicos significa que no podrán encontrarse más que diez personas, si no se trata de gente que convive en uno o dos hogares.

El cierre se prolongará durante cuatro semanas, con la intención de que la situación se normalice para las navidades. Foto: Christian Bruna, EFE

Se recomienda, asimismo, evitar todo viaje no esencial, ni siquiera en el interior del país, o visitas familiares. Se prohíben estrictamente los desplazamientos turísticos nacionales.

La reunión de Merkel con los líderes regionales se produjo quince días después del último encuentro, en que apenas se alcanzó algún acuerdo vago. En Alemania, corresponde a los poderes regionales implementar lo acordado, de acuerdo a su criterio.

LA ELOCUENCIA DE LAS CIFRAS

La conferencia, en formato virtual, de hoy, se celebró bajo el impacto de las crecientes cifras de nuevos contagios. Este miércoles se registró nuevo máximo diario de casi 15 mil nuevos positivos de COVID-19, cifra que hace un mes parecía impensable en un país donde se controló mejor que en otros socios europeos la primera ola.

El consenso se ha logrado pese a la resistencia inicial de los “Länder” con menos incidencia de contagios, los situados en el este del país. Entre las regiones más afectadas había también diferencias, ya que Baviera (sur) exigía actuaciones contundentes.

El Instituto Robert Koch (RKI) de virología reportó este miércoles 14 mil 964 nuevos contagios de coronavirus, lo que representa un nuevo máximo desde el comienzo de la pandemia.

Desde entonces se han verificado en el país 463 mil 157 casos de coronavirus, con un total de 10 mil 284 víctimas mortales y 326 mil 707 pacientes que superaron la enfermedad.

La incidencia media del país en siete días y 100 mil habitantes es de 99.1 contagios. A partir de 50 se entra en zona de riesgo, según el criterio del RKI.