Los órganos del cuerpo se transforman continuamente bajo los efectos poderosos del deseo. Y las manos deseantes y deseadas nunca dejan de cambiar y ser cada vez más ellas mismas.