La SHCP sólo dio información sobre la lista de todos los ex secretarios que fueron invitados y de los que decidieron asistir al encuentro. Luis Videgaray Caso, hoy Canciller, Jesús Silva Herzog Flores, Guillermo Ortiz Martínez, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y José Ángel Gurría fueron los ex funcionarios que no atendieron el llamado. En la lista se observa que Meade convocó a Gustavo Petricioli, Secretario de Hacienda en la parte final del sexenio de Miguel De la Madrid pero fallecido desde 1998.

Ciudad de México, 31 de enero (SinEmbargo).– El pasado 13 de diciembre, ante las amenazas de Donald Trump a la economía nacional y la futura salida de Agustín Carstens del Banco de México, el Secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, se reunió con seis de sus predecesores.

“Me reuní con ex titulares de @SHCP_mx David Ibarra, Pedro Aspe, Jaime Serra, Ernesto Cordero, Francisco Gil y Agustín Carstens”, escribió Meade en su cuenta de Twitter.

El funcionario mostró también dos fotografías del encuentro, realizado en el Salón de los Retratos de Palacio Nacional; una de ellas mostrando a Meade y sus convocados de pie y sonrientes ante la cámara.

“Conversamos acerca de los retos que México enfrenta. Es fundamental el intercambio de experiencias”, agregó Meade en la red social.

Cuestionado sobre el contenido del encuentro, sin embargo, Meade respondió ante una solicitud de información que no había “obligación” de guardar registro alguno y que, además, fue de “carácter privado”.

“No se tiene la información solicitada; toda vez que, de acuerdo a las facultades y atribuciones expresamente conferidas a esta unidad administrativa, previstas en el artículo 31 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y 6 del Reglamento Interior de esta dependencia, no se desprende obligación de contar con material que facilite la entrega de la información”, respondió la “oficina del C. Secretario” de Hacienda.

“La reunión con Ex titulares de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público el pasado 13 de diciembre de 2016 fue de carácter privado y por su propia naturaleza no se generaron registros ni en audio ni en video de dicho encuentro sostenido en Palacio Nacional”, agregó la Unidad de Comunicación Social de la dependencia.
Las negativas fueron entregadas a través de la Plataforma del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) en respuesta a una solicitud de información ingresada el 16 de diciembre pasado.

La petición fue conocer el “contenido íntegro de lo hablado por cada asistente al encuentro entre el secretario Meade y los ex secretarios de Hacienda” el 13 de diciembre, ya fuera en transcripción o descripción de cada participación, así como “toda la documentación que se haya generado”.

En su respuesta, la SHCP envió sólo las fotografías publicadas por Meade y mencionó que “por principio de máxima publicidad, se informa del único material gráfico que se difundió a través de la cuenta de Twitter del propio Secretario”.

También –y ante pregunta expresa– envió una lista de los convocados al encuentro, en la que se observa que, además de los seis que sí aceptaron, se invitó a otros ex titulares de Hacienda, entre ellos Luis Videgaray Caso, hoy titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores y quien no atendió entonces el llamado de Meade.

Tampoco atendieron la invitación Jesús Silva Herzog Flores, Secretario de Hacienda al final del sexenio de José López Portillo y al inicio de Miguel de la Madrid; Guillermo Ortiz Martínez, titular de la misma dependencia en el sexenio de Ernesto Zedillo y ex Gobernador del Banco de México; ni José Ángel Gurría, que lo sucedió en SHCP y hoy secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En la lista se observa que Meade convocó también a Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, hoy ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; así como a Gustavo Petricioli, Secretario de Hacienda en la parte final del sexenio de De la Madrid pero fallecido desde 1998.

Salvo David Ibarra Muñoz, que fungió como titular de Hacienda con José López Portillo, los ex secretarios que sí asistieron a Palacion Nacional ocuparon el cargo en los años caracterizados por la apertura económica y las privatizaciones de las empresas del Estado.

Pedro Aspe Armella fue Secretario de Hacienda en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, cuando también se aprobó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ahora amenazado por el nuevo Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Jaime Serra Puche fue negociador del mismo TLCAN cuando fungió como Secretario de Comercio con Salinas; periodo en el que, cuestionado sobre el país que tenía en mente al negociar el acuerdo económico, respondió que “el mejor proyecto de país es no tener proyecto de país, y dejar que el mercado modele al México posible”.
Serra se convirtió luego en el primer secretario de Hacienda de Ernesto Zedillo, cuando estalló la crisis económica del diciembre de 1994.

Agustín Cartens fue titular de Hacienda en la primera mitad del sexenio del Presidente panista Felipe Calderón Hinojosa, cuando fue sucedido por Ernesto Cordero; mientras que Gil Díaz ocupó el cargo durante los seis años de la Presidencia de Vicente Fox.

Tanto Gil Díaz como Meade, Cordero y Aspe son economistas egresados del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), formador de funcionarios y ex funcionarios que han participado en la apertura económica de México impulsada desde 1982.

El modelo, sin embargo, de acuerdo con diversos diagnósticos, ha convertido a México en dependiente de las inversiones extranjeras promovidas por el TLCAN y desmantelado parte del campo y la industria nacional.

Aspe, Gil Díaz y Serra Puche, además, mantienen actividades en la iniciativa privada; varias de ellas, como en el caso de la firma Evercore, de Aspe, todavía relacionadas con las actividades del Gobierno federal y, en particular, de la Secretaría de Hacienda.

Entre estas actividades realizadas por Evercore está la asesoría financiera a proyectos de Petróleos Mexicanos (PEMEX), así como la promoción de deuda pública en las entidades federativas desde 2002.