El abogado Paulo Díez Gargari ha emprendido diversas investigaciones sobre la corrupción de Aleatica (antes OHL), en el Estado de México y a nivel federal, en los periodos de Enrique Peña Nieto.

Ciudad de México, 1 de abril (SinEmbargo).- “Nada hay más humano y compasivo que el legítimo reclamo de que se haga justicia”. Esa es una de las primeras declaraciones del abogado Paulo Díez Gargari luego del fallecimiento del ex funcionario Gerardo Ruiz Esparza.

El abogado emprendió desde hace años una batalla por demostrar el papel de Ruiz Esparza en diversas tramas de corrupción, en específico con OHL –hoy Aleatica–. Siempre estuvo el priista en el centro de los casos, siempre resultaba ser pieza clave. Pero no se logró avanzar.

“Parece que Ruiz Esparza está muerto. Hemos perdido una enorme oportunidad. Si el gobierno hubiera actuado oportuna y diligentemente, este señor habría tenido que rendir cuentas ante un juez antes de irse de este mundo”, comentó el abogado minutos después del tuit en el que Peña Nieto anunció la muerte de su ex funcionario.

“La muerte de este señor no debe alterar demasiado el curso de mis demandas y denuncias, salvo (claro está) que Ruiz Esparza ya no tendrá que hacer frente a su responsabilidad personal (penal y civil) […] Esas denuncias alcanzan a Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray, Eruviel Ávila, Alfredo del Mazo, entre otros. Yo seguiré haciendo lo que me corresponde para hacer que la exigencia de justicia se haga realidad en este caso”, agregó.

La empresa con la que se le acusó de cometer actos de corrupción es OHL, hoy Aleatica. El capítulo más polémico se dio en julio de 2015, cuando un audio lo involucró directamente en una presunta entrega de información privilegiada a la empresa Obrascón Huarte Lain México.

Gerardo Ruiz Esparza en su última comparecencia como titular de la SCT en la Cámara de Senadores. Foto: Cuartoscuro.

En ese mismo audio exhibió un supuesto pago de sus vacaciones por parte de la empresa española, situación que el funcionario federal negó esta tarde en su cuenta de Twitter: “Rechazo categóricamente que la empresa OHL me haya pagado algún gasto de vacación o de cualquier otro tipo”, escribió Ruiz Esparza.

De acuerdo con ese audio, funcionarios del Gobierno federal entregaron información privilegiada a OHL para que pudiera ganar licitaciones públicas. Los audios son del 8 y 9 de octubre del 2014 y además, sugirieron que la constructora le pagó sus estancias en un hotel corresponden a marzo del presente año.

En uno de los nuevos audios se escucha a José Andrés de Oteyza, entonces Presidente del Consejo de Administración de Grupo OHL México, mientras habla con Ruiz Esparza.

En otras grabaciones se escucha Pablo Wallentin Crawford, ex empleado de la firma, hablar con la secretaria de OHL, identificada como Adriana, a quien le pregunta y después reclama por qué al Secretario de Comunicaciones, es decir, a Ruiz Esparza, le cobraron su estancia en el hotel Fairmont Mayakoba, propiedad del grupo.

AUDIO 4: 8 de marzo de 2015. 12:28 horas.

-Pablo Wallentin, ex agente de relación públicas de OHL (PW): Muñeca

-Secretaria OHL (S): Bueno

-PW: ¿Ya está lista para que pase por usted?

-S: Ya

-PW: Bueno. Oiga, échele un grito a Edna para ver cómo va todo lo de Ruiz Esparza.

-S: Ok. Ahorita le marco.

-PW: Que si que ha habido, que qué novedad. Me llama usted, no quiero marcarle yo, y me marca usted ¿Sí?

-S: Ok.

-PW: Gracias, bye.

-S: Bye.

AUDIO 5: 9 de marzo de 2015. 20:54 horas.

-S: ¿Bueno?

-PW: Hola muñeca ¿Ya llegó a su casa?

-S: Ya.

-PW: Oiga, la voy a agarrar a patadas ¿Qué pasó con lo de Edna? A Ruiz Esparza le cobraron sus estancias.

-S: A ustedes le dije.. a mi me dijeron que todo estaba bien, que todo estaba cobrado a su.. en su.. tarjeta.

-PW: Me acaba de decir Anita, quien le lleva sus tarjetas, que se las pasaron.

-S: Ay.. ¿ Y ahora qué hacemos?

-PW: No, no, no ¡Esa no me la cabo Adriana! ¡Esa no me la acabo!

-S: No, eso se le dijo, se le dijo a…

-PW: Sí, sí, pero yo no le puedo decir a Gerardo que se le dijo. Hable con ella y que le chequen perfectamente…

-S: Aja.

-PW: …que son nuestros invitados.

-S: Pues se lo dijo, y todavía yo hoy en la mañana le pregunté a Nora, porque Edna está de viaje.

-PW: Pero chéquelo. Hable a checarlo ahorita. Por favor. Con quien sea y si no lo hicieron así Adriana me van a reventar. Mientras que yo se los dije, ellos le van a decir a Oteyza ¡A ellos les vale madres!

-S: Ahorita lo checo.

-PW: Que le, sí, sí, sí. Cuánto fue la estancia y quién lo pagó. Si lo pagaron las tarjetas de ellos, que les hagan un reembolso de inmediato y lo carguen a la mía.

-S: Ok. Sí, ahorita lo hago.

-PW: Pero quiero saber cuánto fue y quién lo pagó.

-S: Ok. Ahorita lo checo.

-PW: Gracias.

El día que se publicó ese audio, Ruiz Esparza estaba al frente de la presentación de los paquetes de licitación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). A la pregunta expresa de la prensa, visiblemente enojado, dijo “definitivamente eso es falso”, afirmó y abandonó el lugar.

LOS INTENTOS DE GARGARI

El abogado Paulo Díez ha intentado por distintas vías demostrar la participación de Ruiz Esparza en casos de corrupción. El caso OHL no surgió en 2015 con esos audios, sino que se remonta al periodo en que Peña Nieto fue gobernador del Estado de México, de 2005 an 2011.

De acuerdo con Díez Gargari, Enrique Peña Nieto y Gerardo Ruiz Esparza supieron desde un principio que el Viaducto Bicentenario fue construido sobre una vía de jurisdicción federal, por lo que requería una concesión del Gobierno Federal para su explotación a través del cobro de peaje. Sin embargo, ninguno solicitó la concesión porque eso habría impedido que Aleatica la ganara.

El 7 de mayo de 2008, el Gobierno mexiquense otorgó a Aleatica la concesión para la construcción, explotación, operación, conservación y mantenimiento de la autopista que va del Toreo de Cuatro Caminos en Naucalpan, a Valle Dorado en Tlalnepantla.

“Tanto en la Convocatoria como en las Bases de Licitación se estableció que el Viaducto Bicentenario sería construido sobre el derecho de vía de la autopista México-Querétaro”, que es una vía de uso público y federal que no está sujeta a la posesión definitiva o provisional por parte de terceros como Aleatica, de acuerdo con lo establecido en el Artículo 9 de la Ley de Bienes.

“No obstante lo anterior –dijo Gargari– tanto en las Bases de Licitación como en el Título de Concesión se afirma falsamente que el Viaducto Bicentenario es una infraestructura vial de cuota de jurisdicción estatal”.

Las pruebas recabadas por Gargari forman parte de una investigación en proceso del Gobierno federal y “serían casi suficientes como para que la Fiscalía [General de la República] pudiera judicializar esta carpeta de investigación”. Esto quiere decir que hay pruebas contundentes para solicitar un proceso penal en contra de Ruiz Esparza y de quienes resulten responsables de los actos de corrupción.

Luego, justo antes de la elección de 2017 para la gubernatura del Estado de México, Díez Gargari presentó una denuncia en contra de Ruiz Esparza por el cobro ilegal al Gobierno federal, derivado de una táctica que creó cuando estaba en el Estado de México.

De acuerdo con lo dicho por Gargari, el equipo mexiquense conformado por Peña Nieto, Ruiz Esparza y Luis Videgaray “se acordó” de un dinero que la entidad “perdió en 1997”: eran 50 millones que el Gobierno federal no reembolsó como consecuencia del rescate carretero.

En el poder estatal presionaron para que el Gobierno federal lo devolviera, no sin antes sumarle una tasa de interés anual de 10 puntos reales por encima de la inflación. Así, el monto alcanzó los 3 mil 671 millones de pesos. Lo lograron recuperar cuando ya estaban en Los Pinos, señaló el abogado.

Díez Gargari sostuvo que el dinero fue utilizado para el elección del Estado de México porque no hubo registro alguno, sólo una cuenta que quedó en ceros.