“Es mejor llegar a un acuerdo que irnos a un pleito que nos puede llevar mucho tiempo, si no hay acuerdo queda la vía legal, podemos continuar con lo que ya se inició, ya hay medidas cautelares de las dos partes, de empresas y gobierno”, refirió el Presidente López Obrador en conferencia de prensa la mañana de este miércoles.

Hace unos días, la CFE informó su intención de arbitrar, para anular, los contratos existentes con TransCanada, IEnova y Fermaca.

-Con información de Carmen delgado, de Economía Hoy

Ciudad de México, 3 de julio (SinEmbargo).- En medio de la disputa legal con las empresas TransCanada, IEnova y Fermaca, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que se puede llegar a un acuerdo sobre los gasoductos para evitar tarifas altas para la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En conferencia de prensa la mañana de este miércoles, el mandatario mexicano expresó que se plateó una “tregua” con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, y el Consejo Mexicano de Negocios, Alejandro del Valle, para dar salida por medio de un acuerdo al proceso judicial.

“Llegamos al acuerdo de que se abren negociaciones, se establece una mesa de diálogo para que se busque un acuerdo. Van a participar ellos dos, como observadores, un representante de todas las empresas y el director de la CFE, Manuel Bartlett y va a participar también, como observador, un representante de la Presidencia, el Secretario Alejandro Esquer”, afirmó el Presidente López Obrador.

Dijo que lo que se busca con estos acuerdos es evitar ir a los tribunales internacionales y destacó que su propuesta es que haya una especie de tregua en el proceso judicial, para que nadie pierda sus derechos.

“Es mejor llegar a un acuerdo que irnos a un pleito que nos puede llevar mucho tiempo, si no hay acuerdo queda la vía legal, podemos continuar con lo que ya se inició, ya hay medidas cautelares de las dos partes, de empresas y gobierno”, refirió el mandatario federal.

“Si no hay ese acuerdo, se continúa con el proceso legal, porque en efecto se trata de contratos de alrededor de 80 mil millones de dólares. Si se aceptan como están originalmente suscritos los contratos implicaría pagar tarifas muy altas. Ese gas se utilizaría para la generación de energía eléctrica y si son caras las tarifas implicaría aumentar los costos de la energía eléctrica por eso no es cualquier asunto”, apuntó.

Para el Presidente el conocimiento de estos contratos y sus efectos han sido una muestra de la eliminación de la corrupción en su Gobierno.

“Es mejor llegar a un acuerdo que irnos a un pleito que nos puede llevar mucho tiempo”, dijo el Presidente. Foto: Presidencia.

El mandatario fue cuestionado por la condición de al menos 11 funcionarios involucrados con el otorgamiento de contratos “leoninos”, entre los que se encuentran el ex Secretario Enrique Ochoa Reza, ante lo que contestó que “si hay denuncias y se confirma, se tiene que castigar a los responsables”.

Hace unos días, la CFE informó su intención de arbitrar, para anular, los contratos existentes con dichas empresas, entre ellos el del gasoducto Texas-Tuxpan.

REUNIÓN CON EMPRESARIOS

Representantes del sector empresarial y el Gobierno federal, luego de una reunión en Palacio Nacional, alcanzaron un acuerdo para evitar que la resolución sobre la operación del gasoducto Texas-Tuxpan se retrase en tribunales.

La tarde del martes, Carlos Salazar Lomelín y Antonio del Valle se reunieron con el Presidente de la República en el recinto sede del Poder Ejecutivo federal.

Al salir de la reunión, el presidente del CCE dijo a medios que la reunión fue productiva y se alcanzó un acuerdo con el Gobierno federal, “estamos muy optimistas, el diálogo fue muy bueno y se logró hacer algo; se va a firmar una mesa de conciliación para llegar a una solución” y evitar los tribunales, dijo el líder empresarial.

Por su parte, Del Valle destacó que tanto en el sector empresarial como en el Gobierno federal hay disposición para resolver el conflicto en el que se encuentran las compañías Transcanada e IEnova, señaladas de haberse beneficiado de subsidios por 21 mil millones de dólares a pesar de que los gasoductos que operan no están funcionando.

La posible anulación ocasionó respuestas nacionales e internacionales negativas. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) dijo que la anulación de contratos pone a México en “un terreno resbaloso” pues, desde su punto de vista, la inversión privada es central para el crecimiento económico y “si ésta no encuentra condiciones para desarrollarse o percibe un ambiente incierto, la derrama económica se reduce”.

Y la Cámara de Comercio Estados Unidos llamó al Gobierno mexicano y a la CFE a reconsiderar el arbitraje sobre los gasoductos que atraviesan ambas naciones y cumplir con los compromisos adquiridos por el Presidente López Obrador de respetar la inviolabilidad de los contratos existentes.

El mismo martes, el director de la CFE, Manuel Bartlett, informó que aplicaron medidas “espejo” y comenzar un proceso de arbitraje internacional, esto porque las empresas TransCanada, IEnova y Fermaca fueron las primeras en interponer demandas con medidas de arbitraje en contra de la Comisión.

INSISTEN EN ATENCIÓN A EMPRESARIOS

El presidente del CCE y miembro del Consejo Asesor Internacional de Ceapi, Carlos Salazar Lomelín, mandó un mensaje claro al Presidente Andrés Manuel López Obrador durante una visita a Madrid: el gran problema de México viene por el lado de la inversión privada y debe haber un mensaje claro de que el país apoya a los inversionistas nacionales e internacionales, sin ese soporte, será muy complicado lograr la tan ansiada meta de crecimiento del 4 por ciento fijada por el Gobierno.

En este sentido, Salazar fue muy directo al señalar que existen mensajes por parte del Presidente que no se han comunicado de “manera correcta”.

“El presidente, desde que toma posesión el pasado 1 de diciembre, insiste en que él va a promover la inversión privada, sin embargo, hay acciones que parece que van en contrario y eso es lo que hace que el inversionistas vea de alguna manera símbolos opuestos y trata de mantenerse a la espera viendo si las cosas toman un camino mejor” afirmó, al tiempo que aprovechó para explicar que uno de estos mensajes contradictorios se envió a mediados de junio.

“Debe haber un mensaje claro de que México apoya a los inversionistas nacionales e internacionales”

En concreto, el CCE firmó un acuerdo con el presidente de la República a través del cual el sector privado invertirá este año un total de 32,000 millones de dólares, un hecho que Salazar considera como “una magnífica noticia” pero que se vio empañada tan solo un día más tarde por otro anuncio realizado por la Secretaría de Energía en el que se decidió cancelar las licitaciones de siete pozos petroleros.

“Estas cancelaciones a nivel de inversión no afectan porque son relativamente pequeñas, ya que se han licitado un total de 121 pozos y solo se han cancelado siete, sin embargo, el mensaje que lanza este hecho es contradictorio y hace que el inversionista privado se mantenga a la espera” señaló el empresario.

Salazar destacó que, a pesar de estos mensajes contradictorios no ve peligrar la inversión extranjera en México, pero sí apuntó que ha solicitado al presidente AMLO un encuentro para tratar de aclarar la situación y hacerle ver que debe ofrecer mayor certidumbre a los inversionistas. “El presidente debe mandar un mensaje muy cierto de que la inversión privada no solo va a ser respetada, si no muy bien recibida y creo que ese es el ánimo que tiene” apuntó el presidente del CCE.