La escasez de ventiladores de respiración asistida para atender a pacientes con COVID-19 ha obligado a México a comprar equipos al exterior. Para combatir esta dependencia, un grupo de ingenieros biomédicos desarrolló el primer ventilador mexicano. 

Ciudad de México, 5 de agosto (EFE/SinEmbargo).– La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizó la producción y comercialización de un nuevo ventilador invasivo creado en México por el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.

La Cofepris felicitó al equipo técnico, médico y científico que participó en la investigación, diseño desarrollo y aprobación del ventilador.

“Este dispositivo cumple plenamente con los estándares internacionales y nacionales establecidos y constituye un insumo seguro para la atención de pacientes que requieren apoyo respiratorio, en el marco de la emergencia sanitaria por SARS-COV-2”, señaló en un comunicado.

La escasez de ventiladores de respiración asistida para atender a pacientes con COVID-19 ha obligado a México a comprar equipos al exterior. Para combatir esta dependencia, un grupo de ingenieros biomédicos desarrolló el primer ventilador mexicano que está a punto de salir al mercado.

El sótano del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, un hospital público del sur de la capital mexicana, no es un sótano cualquiera.

Aquí se encuentra el laboratorio de ingeniería biomédica, donde un equipo de 28 personas revisa el material médico del hospital y desarrolla nueva tecnología. Aquí nació el ventilador VSZ-20, que permitirá desahogar parte de las necesidades de intubación del país.

“En estos momentos de la pandemia, el paciente requiere de ayuda de ventilación mecánica, no son autónomos para la respiración, y se requiere de apoyo de un ventilador que haga la función de los pulmones”, cuenta a Efe Fanny Alvarado, jefa del departamento.

–Con información de Eduard Ribas i Admetlla, de la agencia EFE.