Justo cuando algunos países continúan a la espera de la llegada de más vacunas contra la COVID-19 para inmunizar a su población en medio de rebrotes o aumentos de casos, aparece un rayo de luz para el mundo, ya que se avecina la revelación de los resultados de otros fármacos, como el de la farmacéutica alemana CureVac.

Ciudad de México, 6 de mayo (SinEmbargo).– Carl Zimmer, periodista de The New York Times, cuenta que a principios de 2020, decenas de equipos científicos se apresuraron a hacer una vacuna contra la COVID-19. “Algunos eligieron técnicas probadas y verdaderas, como hacer vacunas a partir de virus muertos. Pero un puñado de empresas apostaron por un método más arriesgado, uno que nunca había producido una vacuna con licencia: desplegar una molécula genética llamada ARN”.

“La apuesta dio sus frutos. Las dos primeras vacunas que surgieron con éxito de los ensayos clínicos, fabricadas por Pfizer-BioNTech y Moderna, estaban hechas de ARN. Ambos resultaron tener tasas de eficacia casi tan buenas como las que podría obtener una vacuna. En los meses siguientes, esas dos vacunas de ARN han brindado protección a decenas de millones de personas en unos 90 países. Pero muchas partes del mundo, incluidas aquellas con un número creciente de muertes, han tenido poco acceso a ellos, en parte porque requieren mantenerse en un congelador profundo”.

Ahora, agrega Zimmer, una tercera vacuna de ARN puede ayudar a satisfacer esa necesidad global. Una pequeña empresa alemana llamada CureVac está a punto de anunciar los resultados de su ensayo clínico en etapa tardía. La semana que viene, el mundo puede saber si su vacuna es segura y eficaz.

Esa vacuna se ha probado en México, Brasil, Tailandia y Vietnam. Y los investigadores están comenzando a probar una inyección que puede producirse en masa.

A finales de enero llegó a México un lote de ocho mil dosis de vacunas en investigación para Fase 3 del estudio clínico. El anuncio fue en un evento virtual encabezado por Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores; Martha Delgado, Subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos; David Kershenobich, director general del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”; y Guillermo Torre, Rector de TecSalud, el sistema de salud del Tecnológico de Monterrey.

El protocolo que fue autorizado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para estudio clínico involucró a un total de ocho mil voluntarios. Parte de las dos mil dosis recibidas se aplicaron en la ciudad de Monterrey por TecSalud, y el resto se aplicaron en otros centros de investigación en la República, para llegar al total de ocho mil dosis en México y 36 mil a nivel mundial.

SEGUNDA GENERACIÓN

“El producto de CureVac pertenece a lo que muchos científicos denominan ‘la segunda ola de vacunas COVID-19’ que podrían aliviar colectivamente la demanda mundial. Se espera que Novavax, una empresa con sede en Maryland, cuya vacuna utiliza proteínas del coronavirus, solicite la autorización de Estados Unidos en las próximas semanas. En India, la compañía farmacéutica Biological E está probando otra vacuna a base de proteínas que fue desarrollada por investigadores en Texas”, cuenta Carl Zimmer.

Un estudiante de enfermería administra la vacuna contra la COVID-19 de Moderna en un centro de vacunación en UNLV, el lunes 26 de abril de 2021 en Las Vegas.

Un estudiante de enfermería administra la vacuna contra la COVID-19 de Moderna en un centro de vacunación en UNLV, el lunes 26 de abril de 2021 en Las Vegas. Foto: John Locher, AP

De acuerdo con el periodista, que se ha especializado en el tema durante la pandemia, los expertos en vacunas tienen especial curiosidad por ver los resultados de CureVac porque su inyección tiene una ventaja importante sobre las otras vacunas de ARN de Moderna y Pfizer-BioNTech. “Si bien esas dos vacunas deben mantenerse en un congelador profundo, la vacuna de CureVac permanece estable en un refrigerador, lo que significa que podría entregar más fácilmente el poder recién descubierto de las vacunas de ARN a las partes del mundo más afectadas”.

De acuerdo con Paco Vega, periodista de El Economista de España, las vacunas de Pfizer y BioNTech, Moderna, Janssen y AstraZeneca son las únicas que ha aprobado la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Sin embargo, tiene otras cuatro sobre las que ha comenzado una ‘revisión continuada’ a través del comité de medicamentos humanos de la EMA (CHMP).

La EMA explica que una “revisión continua” es una herramienta reguladora que utiliza para acelerar la evaluación de un medicamento prometedor durante una emergencia de salud pública. Normalmente, todos los datos sobre la eficacia, seguridad y calidad de un medicamento o vacuna y todos los documentos requeridos deben estar listos al comienzo de la evaluación en una solicitud formal de autorización de comercialización.

“El comité de medicamentos humanos comenzó la revisión continuada de las vacunas de Novavax y CureVac el 2 y 12 del mes de febrero, respectivamente. Se espera que ambos medicamentos sean los próximos en ser autorizados. De hecho, la campaña de inmunización de la Unión Europea contempla estas vacunas para alcanzar sus objetivos de vacunación. En concreto, es esperada la llegada del CureVac, la vacuna alemana que también ha sido desarrollada con la tecnología de ARN mensajero”, dijo ayer Vega.

Esta vacuna alemana cuenta con una molécula de ARN mensajero (ARNm) que tiene instrucciones para que las células del cuerpo humano produzcan la proteína de pico del SARS-CoV-2. Una vez que eso suceda, el sistema inmunológico de la persona reconocerá esta proteína como extraña y producirá anticuerpos y activará las células T (glóbulos blancos) contra ella, agrega.

Las llamadas "flexbags" que contienen materia prima congelada de Biontech/Pfizer para la producción de la vacuna Comirnaty están depositadas en las instalaciones de Allergopharma en Reinbek, Alemania, viernes 30 de abril de 2021.

Las llamadas “flexbags” que contienen materia prima congelada de Biontech/Pfizer para la producción de la vacuna Comirnaty están depositadas en las instalaciones de Allergopharma en Reinbek, Alemania, viernes 30 de abril de 2021. Foto: Christian Charisius/dpa vía AP

“Si, más adelante, la persona entra en contacto con el virus SARS-CoV-2, su sistema inmunológico reconocerá la proteína y estará listo para defender al cuerpo contra el virus”, dijo.