Por otro lado, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) vivió una jornada complicada, en la que perdió las ganancias acumuladas a lo largo de la semana.

Ciudad de México, 8 de noviembre (SinEmbargo).- El peso acumuló una ganancia semanal del 0.53 por ciento, con respecto a la primera semana de noviembre, y disminuyó su porcentaje de volatilidad.

La moneda mexicana avanzó 0.53 por ciento, o 10.02 centavos, semanal, con lo cual se cotizó en un promedio de 19.11 pesos por dólar, de acuerdo con un análisis de Banco Base.

Con ello, la divisa mantiene el soporte clave de 19.05 pesos y la resistencia de 19.25 pesos, añadió el reporte. En lo que respecta a la volatilidad, ésta pasó de 8.1 a 3.2 por ciento.

Banco Base añadió que la semana se caracterizó por un mayor apetito por el riesgos en los mercados globales, debido a los avances en las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China.

El dólar interbancario cerró la jornada del viernes en 19.0960 unidades, una depreciación del 0.07 por ciento o1.4 centavos, con respecto a la cotización de ayer, informó el Banco de México.

En bancos, la divisa estadounidense se vendió en 19.41 unidades.

Para Banco Base, en la siguiente semana se percibirá un menor apetito de riesgo, luego que el Presidente Donald Trump negara el acuerdo anunciado por China, de un retiro paulatino de aranceles.

La institución bancaria añadió que para la próxima semana, el peso podrá cotizar entre 19.00 y 19.30 unidades.

La moneda mexicana estará al pendiente de la decisión de política monetaria del Banxico, que se dará a conocer el próximo jueves. Analistas esperan una nueva reducción en la tasa de interés, de 25 puntos, y no descartan una más para diciembre.

A la par, la atención seguirá puesta en las negociaciones entre Estados Unidos y China.

LA BOLSA SUFRE

Por otro lado, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) vivió una jornada complicada, en la que perdió las ganancias acumuladas a lo largo de la semana.

Cifras de Investing señalan que el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) retrocedió un 0.14 por ciento, con respecto a la semana anterior.

Este viernes, el IPC cayó 0.95 por ciento, luego que el Presidente Trump negara un acuerdo para disminuir los aranceles, tal y como lo había anunciado el Ministro de Comercio de China.

El IPC retrocedió 0.95 por ciento, equivalentes a 417.67 unidades para ubicarse al cierre de las operaciones en los 43 mil 702.23 puntos.

En la jornada se negoció un volumen de 163,3 millones de títulos por un importe de 11.332 millones de pesos (unos 593.6 millones de dólares).

Cotizaron en el piso de remates 376 emisoras de las cuales 139 cerraron con ganancias, 229 registraron pérdidas y 8 más no tuvieron variación en su precio.

Todos los sectores registraron pérdidas en la jornada, encabezados por el financiero con el 1.16 por ciento, el de consumo frecuente con el 1.13 por ciento, el de materiales con el 0.8 por ciento y el industrial con el 0.79 por ciento.

WALL STREET EN VERDE

Wall Street cerró este viernes en verde, con uno de sus principales índices, el S&P, marcando un nuevo récord histórico con cinco semanas consecutivas al alza, en un momento de cierto optimismo entre los inversores por la posibilidad de un acuerdo comercial preliminar entre China y Estados Unidos.

Al cierre de las operaciones en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones subió un 0.02 por ciento o 6.44 puntos, hasta 27 mil 681.24.

El selectivo S&P 500 ganó un 0.26 por ciento o 7.90 enteros, situándose en 3 mil 093.08; mientras que el Nasdaq se revalorizó un 0.48 por ciento o 40.80 puntos, hasta 8 mil 475.31.

Por sectores, las mayores ganancias fueron para el sanitario (0.80 por ciento), el tecnológico (0.59 por ciento), el de materiales (0,39 %), el de comunicaciones (0.37 por ciento) y el industrial (0.16 por ciento).

Las pérdidas estuvieron encabezadas por las empresas del sector energético (-0.81 por ciento), el de servicios públicos (-0.38 por ciento) y el inmobiliario (-0.24 por ciento).

Los principales promedios de acciones subieron ligeramente el viernes, registrando nuevos máximos de récord, ya que Wall Street culminó una semana en la que el optimismo comercial provocó una rotación masiva de bonos y acciones.