México

Usurpan posiciones

Políticos se dicen de minorías para ganar lugares en estados y hasta en el Congreso

09/07/2024 - 6:08 pm

A pesar de que el INE implementó, desde el 2021, acciones afirmativas cuyo propósito era garantizar el principio de paridad de género e incluir a grupos vulnerables en los cargos de elección popular, éstas no se hicieron valer en las pasadas elecciones del 2 de junio.

Ciudad de México, 9 de julio (SinEmbargo).- Durante el último ejercicio electoral se registraron varias usurpaciones por parte de candidatos que aseguraron pertenecer a un grupo de minoría para tener oportunidad de alcanzar algún puesto de poder. Aunque la noticia más reciente fue el de los ocho candidatos en Michoacán que ganaron alcaldías en la entidad luego de hacerse pasar por mujeres transgénero, la realidad es que este no fue el único estado en el que se presentaron este tipo de fraudes.

Bajo las acción afirmativa de mujer José Reyes Martínez Rojas “Reyitos” llegó a la presidencia municipal de Venado, en San Luis Potosí; mientras que en Puebla los candidatos a las alcaldías de Chiconcuautla y Los Reyes de Juárez se autoadscribieron como joven, indígena y LGBTQ+. En tanto, otro de las casos que ha causado revuelo ha sido el de Julia Arcelia Olguín Serna, Diputada electa de “Sigamos Haciendo Historia”, quien se registró como afrodescendiente.

A pesar de que el Instituto Nacional Electoral (INE) implementó, desde el 2021, acciones afirmativas cuyo propósito era garantizar el principio de paridad de género e incluir a grupos vulnerables –diversidad sexual, discapacidad, personas afromexicanas e integrantes de comunidades indígenas– en los cargos de elección popular, éstas no se hicieron valer en las pasadas elecciones del 2 de junio.

Ejemplo de ello es el caso de José Reyes Martínez Rojas “Reyitos”, quien se autoadscribió como mujer y ganó la presidencia municipal de Venado, en San Luis Potosí, con la alianza “Seguimos haciendo historia”, conformada por los partidos Morena, del Trabajo y Verde Ecologista.

“Reyitos” logró la representación del 39.5 por ciento de los sufragios. No obstante su triunfo ha sido cuestionado por la legitimidad de su autoadscripción de género.

Además de Martínez Rojas, Daniel Alfonso Zavala de la Rosa y Roberto Carlos Medina Hernández, ambos candidatos del PVEM por las alcaldías de Villa de Arista y Vanegas respectivamente, en San Luis Potosí, también se autoadscribieron como mujeres, pero ninguno de los dos obtuvo el triunfo.

En Puebla, también se denunció, a través de redes sociales, que Adán Soto Rojo y Juan Eduardo Rojas Ramírez, candidatos a las alcaldías de Chiconcuautla y Los Reyes de Juárez respectivamente, se autoadscribieron en varias acciones afirmativas: mujer, joven, indígena y LGBTQ+.

“La Masculinidad de los hombres es frágil hasta que hay una candidatura de por medio (sic)”, destacó al respecto el activista Tuss Fernández en su cuenta de X.

Adán Soto Rojo alcanzó el 13.5 por ciento de la votación en Chiconcuautla, mientras que Juan Eduardo Rojas Ramírez quedó a 240 votos de conseguir el triunfo.

Durante el pasado proceso electoral el Consejo General del INE exigió a los siete partidos políticos –PAN, PRI, PRD, PT, PVEM, MC y Morena– postular 34 candidaturas indígenas, cinco de afroamericanos, nueve de personas con discapacidad, cuatro de diversidad sexual y seis de migrantes residentes en el extranjero, para así tener mayor representación en el Congreso de la República.

Ante las denuncias recibidas meses previos a las elecciones, el INE retiró el registro a 23 candidatos que no lograron acreditar que, en efecto, pertenecían a comunidades indígenas.

Hasta el pasado mes de junio al menos diez de los candidatos que fueron electos para ocupar un lugar en el Congreso han sido impugnados por haber suplantado puestos que estaban designados para las acciones afirmativas, sobre todo en la autoadscripción indígena, afromexicana y LGBTQ+.

Entre los nombres que figuran se encuentran la diputada federal electa por la coalición “Sigamos Haciendo Historia” Rosario del Carmen Moreno, quien desde su candidatura fue señalada por su nula trayectoria en defensa de los pueblos indígenas.

“Están aprovechando la situación de algunas comunidades que no están informadas para hacer acto de proselitismo y yo creo que es el error más grave que puede tener esa señora al disfrazarse de indígena cuando sólo quiere tener un curul en la Cámara de Diputados”, destacó José Méndez Pérez, Presidente del Comisariado Ejidal del poblado 20 de Noviembre, de Las Margaritas, Chiapas, el pasado mes de marzo en entrevista para el medio Rompeviento TV.

También figuran Gerardo Olivares Mejía, Diputado electo de Tlapa, Guerrero, por el PT, quien no acreditó su identidad indígena; Julia Arcelia Olguín Serna, diputada electa de “Sigamos Haciendo Historia”, quien se autoadscribió como afrodescendiente; y Nestor Camarillo Medina, senador electo por el PRI cuya candidatura fue impugnada por Morena al no cumplir “con el perfil de indígena”.

A través de un comunicado de prensa Camarillo Medina aseguró que la imputación de Morena carece de fundamentos. “No responder a sus calumnias y agravios no significa que tengan validez; por el contrario, hacerlo significa convalidar la obsesión que tienen hacia mi persona”.

Por otra parte también se ha señalado a Verónica Pérez Herrera, candidata del PAN a una diputación federal plurinominal, quien se registró bajo la acción afirmativa de diversidad sexual a pesar de que en 2022 votó en contra de iniciativas a favor de la comunidad LGBTQ+.

Contrario a los 23 candidatos que se quedaron sin registro por hacerse pasar como indígenas, el Instituto Nacional Electoral no corroboró que los 81 candidatos que se autoadscribieron como parte de la comunidad LGTBTQ+ formaran parte de ésta.

A pesar de que en este último ejercicio electoral se registraron un sinfín de usurpaciones, la realidad es que el interés por ocupar lugares reservados para grupos vulnerables no es un problema propio de los comicios del 2024.

En el 2018, por ejemplo, el Partido Verde Ecologista de México estuvo detrás de las denominadas “Manuelitas”, alias que se utilizó como alusión a Manuel Velasco Coello, ex gobernador de Chiapas, estado donde más de 50 mujeres que fueron electas como diputadas o regidoras renunciaron a sus cargos para dejarle su lugar a sus suplentes varones.

Al igual que el caso anterior, se han dado otros. En el 2009, 12 diputadas federales electas se separaron de sus cargos con poco tiempo de haber tomado posesión para dejar a sus suplentes hombres; mientras que, entre el 2017 y el 2018, en Oaxaca, más de una decena de candidatos se autoadscribieron como mujeres transgénero, violando así, una vez más, la inclusión y la paridad de género.

Eréndira Quintero
La música es mi fuerte. Me la vivo en conciertos y festivales. Escribo sobre entretenimiento y me describo como una auténtica seriéfila. Soy fan del UCM y de las comedias románticas.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video