Durante la “guerra sucia” de México, cientos de personas vinculadas con la izquierda fueron detenidas ilegalmente, torturadas y desaparecidas a manos de las fuerzas de seguridad.

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de junio (AP).- El primero de una serie de monumentos en honor de las víctimas de la llamada “guerra sucia” en México contra disidentes y guerrilleros durante casi 20 años fue inaugurado este lunes.

Las autoridades develaron el monumento en la sede de la desaparecida Dirección Federal de Seguridad, donde en 1971 fueron trasladados estudiantes tras la represión a una protesta, hecho que se conoce como la Masacre del Jueves de Corpus o “El Halconazo”. El monumento incluirá documentos desclasificados y otros materiales de los archivos nacionales.

En la ceremonia de inauguración, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población, de la Secretaría de Gobernación, explicó que el objetivo es recuperar la memoria y documentar las graves violaciones a los derechos humanos en el conflicto que se extendió durante toda la década de 1970.

Durante la “guerra sucia” de México, cientos de personas vinculadas con la izquierda fueron detenidas ilegalmente, torturadas y desaparecidas a manos de las fuerzas de seguridad.

Dos víctimas hablaron de la importancia de recuperar lo ocurrido en estos lugares. Una de ellas es Martha Alicia Camacho, una ex profesora que fue torturada junto con su esposo en 1977. A la larga él fue ejecutado.

“Obviamente no nos entregaron su cuerpo, ni nada”, afirmó. “Yo fui obligada a parir en medio de golpes un hijo, 50 días después de estar detenida”.

“Todavía no alcanzamos la justicia”, la cual “está con los ojos cerrados o no existe”, agregó.

Alberto Híjar Serrano, otro sobreviviente de la “guerra sucia”, dijo que el hecho de que estos lugares sean transformados en monumentos debería servir como una forma de acordarse de los que fueron secuestrados, asesinados y torturados. Los desaparecidos tienen un rostro, un nombre, y es necesario que sean recordados, añadió.

Se donaron más de 100 obras fotográficas y de otro tipo para el primer monumento.

El próximo a ser inaugurado estará en los sótanos de la Secretaría de Gobernación, donde también hubo torturas y homicidios.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su gobierno llevará ante la justicia a cualquier funcionario gubernamental que sea declarado culpable de haber cometido abusos en el pasado.

“En este gobierno se acaba porque se acaba la corrupción y la impunidad”, señaló. “Son muchos temas pendientes, pero en todos los casos no va a haber carpetazo; son expedientes abiertos”.