Aleatica y la “Cuarta Transformación”, se verán pronto cara a cara. Un amparo interpuesto por el abogado Paulo Díez obliga a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en específico a su titular, a determinar la legalidad de la explotación del Viaducto Bicentenario por parte de la empresa.

Mientras tanto, Aleatica –antes OHL– insiste en que toda la documentación de la concesión del Viaducto está en regla y cumple con las normas de operación.

Ciudad de México, 11 de febrero (SinEmbargo).- El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, deberá informar si la empresa Aleatica (antes OHL) explota de manera legal o no el Viaducto Bicentenario en el Estado de México. Hace dos meses, la dependencia informó que la empresa no tiene la concesión, por lo que el paso siguiente sería recuperar la obra y judicializar el caso.

El Juzgado Segundo de Distrito en materia administrativa de la Ciudad de México decidió otorgar el amparo al abogado Paulo Díez Gargari, luego de la petición realizada a la SCT de recuperar el Viaducto y garantizarle el paso sin pago de cuota de peaje.

En noviembre pasado, la SCT informó que estaba realizando una investigación sobre la construcción del Viaducto Bicentenario, en el Estado de México, ya que, aparentemente, se habría edificado sobre un tramo de vía federal y no estatal.

“En el tema del Viaducto Bicentenario estamos analizando porque es una concesión que no es de la SCT y vamos a ver cómo se dio esa concesión, en qué se basaron para otorgarla, y este es uno de los temas que está dentro de este complejo de relaciones que está entre la SCT, el Estado de México y OHL. Hay una presunta irregularidad porque el Viaducto está sobre una vía federal”, dijo el Jiménez Espriú en conferencia de prensa.

Un amparo interpuesto por el abogado Paulo Díez obliga a la SCT, en específico a su titular, a determinar la legalidad de la explotación del Viaducto Bicentenario por parte de Aleatica. Foto: Saúl López, Cuartoscuro.

De acuerdo con el abogado, construir una vía en un tramo de vía federal, “es un delito que se sanciona con hasta 12 años de prisión y procede la pérdida de las obras e instalaciones en beneficio de la Nación, sin derecho a indemnización”.

En entrevista con SinEmbargo, detalló que el amparo se deriva de la petición hecha a Jiménez Espriú en la que expuso que Aleatica explota el Viaducto Bicentenario sin concesión de la Secretaría de Comunicaciones, lo que es un delito y además, realizado con la pérdida de instalaciones en beneficio de la nación.

“Yo en un carta que envié en agosto de 2019 le pedí al Secretario que ejecutara y asegurara las obras del Viaducto Bicentenario, que las recuperara en beneficio de la nación y que me garantizara a mi y a todos los ciudadanos el libre tránsito por esa vía que es vía de tránsito de jurisdicción federal. Ese acto hoy está clarísimo, nadie tiene una duda de que el Viaducto Bicentenario es una vía federal porque está construida sobre la autopista México-Querétaro”, comentó el abogado.

La concesión del Viaducto Bicentenario, una vialidad que une varios municipios de la zona conurbada del Estado de México con la Ciudad de México, fue otorgada en mayo de 2008 por el Gobierno mexiquense, en ese entonces encabezado por Enrique Peña Nieto.

El proyecto está estructurado en tres fases: la primera (ya construida) consiste en un viaducto con carácter reversible de 22 kilómetros, entre el ex-Toreo y Tepalcapa; en la segunda fase (en construcción) se ejecutará un segundo viaducto en paralelo una vez alcanzado el máximo aforo vehicular, y en la tercera (en construcción) se prolongarán 10 km ambos viaductos.

Al 31 de diciembre de 2017, la supuesta inversión pendiente de recuperar con cargo a esta autopista alcanzaba los 26 mil 176.4 millones de pesos. Lo anterior, a pesar de que falta por construir la otra mitad del proyecto.

A la fecha, el Viaducto Bicentenario cobra peajes que van de los 5.33 a los 99.60 pesos, de acuerdo con los tramos transitados.

En noviembre pasado, la SCT informó que estaba realizando una investigación sobre la construcción del Viaducto Bicentenario, ya que, aparentemente, se habría edificado sobre un tramo de vía federal y no estatal. Foto: Saúl López, Cuartoscuro.

Los ingresos por cuotas de peaje pasaron de 5 mil 3986.1 millones de pesos en 2016 a 6 mil 55.5 millones de pesos en 2017 y a 7 mil 075.4 millones de pesos en 2018.

En el tercer trimestre de 2019, último dato disponible de la compañía en la BMV, el ingreso por cuota de peaje por el Viaducto Bicentenario fue de 269 millones 374 pesos, un aumento de 5.5 por ciento con respecto al mismo periodo de 2018.

De acuerdo con los informes de Aleatica ante la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), “la principal fuente de ingresos en efectivo de la compañía está representada por las cuotas de peaje que cobra en sus autopistas”

Díez Gargari ahondó en que en paralelo también corre una denuncia que presentó por estos mismos hechos ante la Fiscalía General de la República (FGR), que ya requirió información tanto a la SCT como al Estado de México, que pidió una prórroga para contestar en los próximos días, “pero lo único que hacen es jugar un juego perverso de priistas mexiquenses para ver si las cosas se olvidan con el paso del tiempo, porque el tema es muy sencillo: tienen o no tienen concesión. Si la tienen que la exhiban y se acabó, dejamos de molestar. Si no la tienen, que devuelvan el Viaducto”.

Luego de este amparo, el titular de la SCT queda obligado a pronunciarse con toda claridad al respecto. De acuerdo con los plazos comunes en este tipo de casos, no deberá ser uno muy largo, ya que son casi 8 meses desde que se formuló la solicitud y en ese tiempo la SCT confirmó que no hay concesión, por lo que ahora deberá decir si se procede con la judicialización.

Para el abogado, esta situación es clave para el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pero en específico para la SCT, para que marque una diferencia con su antecesor, Gerardo Ruiz Esparza.

“La SCT no debe permitir que se siga cometiendo el delito. El tema es grave porque la inacción del Gobierno federal equivale a una complicidad y a un encubrimiento y a permitir que se siga cometiendo un delito todos los días […] Espero la SCT no impugne con la intención de retrasar, porque no sería la forma de actuar de esta nueva administración, tendría que responder y decir si mi petición es procedente y tendría que garantizar el paso por el Viaducto sin cobro de peaje alguno y tendría que de inmediato recuperar las obras e instalaciones del Viaducto”, agregó Díez Gargari.

Luego de la conferencia de prensa de la SCT en noviembre de 2019, Aleatica informó en un comunicado a través de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que toda la documentación de la concesión del Viaducto Bicentenario está en regla y cumple con las normas de operación y que el título de concesión fue otorgado por el Gobierno del Estado de México “actuando de buena fe”.

Aleatica – antes OHL– insiste en que toda la documentación de la concesión del Viaducto está en regla y cumple con las normas de operación. Foto: Saúl López, Cuartoscuro.

“Al operar el Viaducto Bicentenario, Aleatica ha cumplido puntualmente con los requerimientos de operación del Sistema de Autopistas, Aeropuertos, Servicios Conexos y Auxiliares del Estado de México (“SAASCAEM”) durante más de nueve años”, destacó la empresa.

“Eventualmente Aleatica podrá decir lo que quiera, pero una vez recuperados esos bienes […] Y me preocupa que la SCT, tratando de no detonar en este momento una bomba, porque sí es un problema serio para el gobierno, pueda decir que sigue analizando las cosas. Yo creo que sería la única respuesta que sería claramente inadmisible”, consideró el abogado.