Author image

Gustavo de Hoyos Walther

11/06/2024 - 12:04 am

Nearshoring: ¿Oportunidad perdida?

“Mientras las empresas que ya invierten en México han decidido reinvertir buena parte de sus ganancias, nuevas inversiones no están llegando”.

“Habría que entender porqué no llega a nuestro país más inversión extranjera directa”. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

La pandemia del Covid significó, sobre todo, un problema de salud pública mundial de la que todavía tenemos que aprender muchas lecciones. Sin embargo, también fue la causa de una gran dislocación de la economía mundial.

La región donde más causó disrupción fue en Asia. En efecto, fueron las cadenas de distribución de multitud de compañías asiáticas las que fueron afectadas de una manera intensa. El sector más perjudicado fue el de la industria de los semiconductores. El desarrollo de este mercado es fundamental para el mundo que ya está abrazando la promesa de la cuarta revolución industrial.

Dándose cuenta de la dislocación en las cadenas de distribución del mercado de semiconductores, el gobierno estadounidense acaba de anunciar un acuerdo con la compañía Intel, por aproximadamente 20 mil millones de dólares para la construcción de plantas productoras de chips.

Este acuerdo forma parte de la gran estrategia denominada Ley de Ciencia y Chips que busca hacer de Estados Unidos un líder en la producción de estos componentes fundamentales para las computadoras del presente y el futuro. La idea es que Estados Unidos sobrepase a países como Taiwán en la producción de chips.

Si esta estrategia tiene éxito, el mercado de semiconductores podría migrar de Asia hacia América del Norte. El problema para nuestro país es que no nos hemos preparado para este cambio de paradigma económico y geopolítico.

Se esperaría que en los últimos tres años, México ya hubiera realizado los cambios necesarios –  como lo ha hecho Estados Unidos – para aprovechar está oportunidad inigualable.

La señal de que esto estaría pasando sería que hubiera ya un incremento en el monto de la inversión extranjera directa a nuestro país. Pero esto no está sucediendo. Mientras las empresas que ya invierten en México han decidido reinvertir buena parte de sus ganancias, nuevas inversiones no están llegando.

De hecho, al parecer, países como Colombia sí están aprovechando la relocalización de empresas o nearshoring. Es posible que también la India se esté beneficiando de la relocalización, aunque geográficamente se encuentre lejos de Estados Unidos.

Habría que entender porqué no llega a nuestro país más inversión extranjera directa. Lo que es cierto es que si no está llegando es que el país no está resultando suficientemente atractivo. Y ahora menos que nunca, cuando las 20 propuestas del Presidente López Obrador significan, en conjunto, el desmantelamiento de la democracia liberal. Esta perspectiva no genera, por supuesto, un clima propicio a la inversión y a la promoción de los negocios.

Esperemos que en la próxima legislatura ocurra un gran debate sobre la bondad de las propuestas del actual gobierno. De no ser así, México será un fracaso, no sólo político, sino económico. No es tiempo para perder el tiempo.

Gustavo de Hoyos Walther
Abogado y empresario. Ha encabezado diversas organizaciones empresariales, comunitarias, educativas y filantrópicas. Concentra su agenda pública en el desarrollo de líderes sociales (Alternativas por México), la participación ciudadana en política (Sí por México) y el fortalecimiento del estado de derecho (Consejo Nacional de Litigio Estratégico).

Los contenidos, expresiones u opiniones vertidos en este espacio son responsabilidad única de los autores, por lo que SinEmbargo.mx no se hace responsable de los mismos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video