Author image

Tomás Calvillo Unna

12/06/2024 - 12:04 am

La tertulia íntima del abrazo

“Emprender la guía oculta de la intuición, saberse en el umbral y no olvidar el amuleto”.

“La tormenta de la historia”. Pintura: Tomás Calvillo Unna

Para El Rinoceronte Enamorado, cuyos actores en el escenario, con el vaivén de sus cuerpos, nos enseñaron a navegar en el mar de los milagros, sin temor a sus desdichas y a los piratas enceguecidos con su leyenda. Sabiduría antiquísima del teatro encarnada en esta compañía potosina, cuyo corazón de la amistad es la brújula del cielo que nos permite sobrevivir a las tormentas y llegar a buen puerto cada amanecer.

Maestros de la disciplina y las pasiones, enhorabuena saber que están ahí al paso de los años, enseñando a vivir al reconocernos en el espejo de sus obras; ese teatro entramado de emociones y reflexión.

 

I

En las entrañas de lo sagrado

siempre es presente;

la aspiración de la palabra y el número

es poder expresarlo.

II

La morfología del misterio está aquí

y a la vuelta de la esquina:

la concentración es el dilema.

Cómo lograrla sin ataduras,

ni disparates,

en la escueta monotonía

de un día cualquiera,

habituados al descuido

y la distracción permanente.

III

Cómo estar atentos

y asumir sin restricción

el balance de la necesidad

y sus desafíos;

el compromiso

que obliga

y es entendimiento

en la diáspora única

que nos habita;

esta memoria

del jardín del ego

la erosión de su transcurrir,

el entuerto que habitamos,

el nudo en la garganta

del tiempo.

IV

Emprender la guía oculta

de la intuición,

saberse en el umbral

y no olvidar el amuleto,

donde la oscuridad y la luz

apuntan su presencia;

esta alianza

consigo mismos;

este barro nuestro,

su extraordinaria química

el escenario de su danza,

los pies de ceniza:

la fina revelación

de la tierra,

su silenciado clamor,

el esplendor de la obsidiana

en su permanente adiós;

su punta de flecha en el cráneo,

el entrañable pendón de la existencia,

imágenes saturadas de olvidos,

el soplo mineral del ígneo origen;

los alfileres de calcio

en los poros de la piel;

la pequeña caja de rojo cedro

que el sueño exhibe,

su inquietud, que descarapela

el sosiego del amanecer,

al despertamos una vez más,

entre las costras de la tierra

y el vastísimo cielo inacabable

que vislumbramos

dentro y fuera.

Los contenidos, expresiones u opiniones vertidos en este espacio son responsabilidad única de los autores, por lo que SinEmbargo.mx no se hace responsable de los mismos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video