Cuando tomes una taza de café en La Parroquia puedes estar seguro de que es un café mexicano, cosechado en fincas de Huatusco, Veracruz, un lugar que debido a su altura otorga un característico sabor, cuerpo y rico aroma; además se respeta el comercio justo y la sostenibilidad.

Ciudad de México, 13 de septiembre (SinEmbargo).- Todo viaje a Veracruz debe estar acompañado por una visita a La Parroquia, un lugar con más de 90 años de historia que ofrece un maravilloso café cultivado en la región además de una rica comida.

Frente a la Parroquia de la Asunción, que ahora se conoce como Catedral de Veracruz, comenzó el 1 de abril de 1926 una pequeña panadería que ahora cuenta con 32 sucursales y fincas propias de café.

Cuando tomes una taza de café en La Parroquia puedes estar seguro de que es un café mexicano, cosechado en fincas de Huatusco, Veracruz, un lugar que debido a su altura otorga un característico sabor, cuerpo y rico aroma; además se respeta el comercio justo y la sostenibilidad.

El café usado en La Parroquia es café veracruzano. Foto: Facebook laparroquiadeveracruz

Todo viaje a Veracruz y debe incluir una visita a alguna de las sucursales de La Parroquia para degustar el clásico café lechero, este se sirve en un vaso de vidrio grande, el mesero se acercará con el “tintineo” de la cuchara en el vaso para servir está deliciosa bebida. De acuerdo con La Parroquia, el conocido “tintineo” se inició con la campana de los tranvías que pasaban enfrente del negocio para pedir que les sirvieran un café.

Su menú incluye desde avenas y fruta hasta huevos tirados, motuleños y su tortilla española parroquia, que es una tortilla bañada en consomé, pechuga de pavo y chiles toreados. Además tienen picadas, empanadas, tacos dorados y tamales, la quesadilla parroquia está preparada con tortilla hecha a mano con queso de hebra fresco acompañado de guacamole con nopales, champiñones o chorizo.

Enchiladas, molletes, chilaquiles, ensaladas, sopa azteca, tortas, pastas y mariscos también forman parte de su menú, sin olvidar el pan y las famosas “bombas”.

Para los habitantes de la Ciudad de México también es posible tomar un rico café de La Parroquia o comer en alguna de sus sucursales ubicadas en la capital del país, como las dos ubicadas en el Centro Histórico (una en República de Brasil y otra en calle Palma 44) o en la de Av. Universidad, entre otras.