Los problemas de salud mental han cobrado actualmente una gran prevalencia en la actualidad: Revelamos algunos alimentos que no deberías comer si padeces depresión o ansiedad.

Ciudad de México, 15 de noviembre (TICbeat).- La alimentación ejerce una gran influencia sobre nuestro bienestar físico y mental, nuestro estado de ánimo, nivel de energía, calidad del descanso o rendimiento y concentración en el plano laboral. Según la OMS, la depresión afecta a unos 350 millones de personas, siendo considerada como la principal causa de discapacidad a nivel mundial. Si la padeces o experimentas trastornos de ansiedad o ataques de pánico, existen algunos alimentos cuyo consumo no es en absoluto recomendable.

Mientras que en otras ocasiones señalamos alimentos positivos para vencer la depresión o la ansiedad -como los huevos, pescados grasos, frutos secos, semillas, cúrcuma, yogur, chocolate negro, aguacate o vegetales de hoja verde-, hoy le toca el turno a aquellas comidas que deberías desdeñar si sufres de ansiedad o depresión.

Zumo de frutas: La fibra presente en la fruta entera te llena y hace más lento la energía que toma su sangre. En forma de zumo sufrirás picos de azúcar más elevados y perderás la ingesta de nutrientes.

Los jugos pueden elevar la glucosa sanguínea. Foto: Pixabay

Pan blanco: La harina blanca altamente procesada provoca altos picos de azúcar en sangre, lo que puede causar un vaivén de energía negativo para ansiedad y la depresión. La solución es cambiarlo por pan integral.

Ketchup y salsa de tomate industrial: Tiene cuatro gramos de azúcar por cucharada, junto a numerosos edulcorantes artificiales que podrían estar relacionados con la ansiedad y la depresión. Prueba la salsa de tomate casera en su lugar y añade un poco de pimienta de cayena.

Café: Si no estás acostumbrado a tomarlo, la cafeína que contiene puede ponerte nervioso y nervioso y alterar tu sueño. Si te sienta bien sí que puedes ingerirlo, ya que te aportará antioxidantes, energía y fuerza para tu día a día.
Bebidas energéticas: Pueden causar alteraciones en el ritmo cardíaco, ansiedad y problemas de sueño Bebe agua si tienes sed y come una pieza saludable de fruta.

Café de olla. Foto: Shutterstock

Alcohol: Incluso un poco puede arruinar tu sueño. No descansar lo suficiente puede aumentar la ansiedad y causar depresión. No se trata de no consumirlo nunca, sino que la clave es la dosis: el límite es una bebida al día para las mujeres y dos para los hombres.

Crema: Tiene muchísimo azúcar y dos gramos de “grasas trans” por porción, así como “aceites parcialmente hidrogenados”. También se encuentran en alimentos fritos, masa de pizza, pasteles y galletas. Revisa las etiquetas y si comes grasa, obtenla de alimentos como el pescado, el aceite de oliva, las nueces y el aguacate.

Alimentos procesados: Si comes mucha carne procesada, fritos, cereales refinados, dulces, pasteles y productos lácteos con alto contenido de grasa, es más probable que estés ansioso y deprimido. Una dieta llena de granos enteros ricos en fibra, frutas, verduras y pescado te ayudará a prevenir estos problemas.

Alimentos procesados. Foto: Pixabay

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE TICbeat. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.