En la humilde casa donde habitaba la menor se dispuso un altar con flores para colocar el feretro blanco. Cientos de habitantes del pueblo esperaron por horas para iniciar las exequias. Mujeres, hombres, jóvenes, niñas y niños portaban pancartas y globos blancos. También tenían veladoras en sus manos.

Ciudad de México, 17 de febrero (SinEmbargo).– Familia, amigos y vecinos de la niña Fátima “N” recibieron esta tarde, alrededor de las 18:30 horas, el féretro con el cuerpo de la menor, raptada y luego asesinada brutalmente en Tulyehualco, un poblado que pertenece a la Alcaldía de Xochimilco, en la Ciudad de México.

“¡Quiero justicia. No nada más por mi hija sino por todas, por todas”, exclamó en un largo gritó de dolor Malena, la madre de Fátima, al llegar junto con el cuerpo de su pequeña hija al lugar donde cientos la esperaban para darle el último adiós.

En la humilde casa donde habitaba la menor se dispuso un altar con flores para colocar el feretro blanco. Cientos de habitantes del pueblo esperaron por horas para iniciar las exequias.

Cuando la camioneta que conducía el cuerpo de la niña arribó se escucharon aplausos, porrras, gritos de protesta, sollozos.

Mujeres, hombres, jóvenes, niñas y niños portaban pancartas y globos blancos. También tenían veladoras en sus manos.

Luego de que los vecinos supieron del hallazgo de Fátima se dispusieron a ayudar: unos con dinero, otros con alimentos y otros más ayudaron a montar una lona afuera de la casa donde la menor vivió sus siete años.

Intregrantes del colectivo Violetas llegó hasta el lugar donde, durante el resto de este lunes y hasta mañana, se velará a la niña Fátima. Ahí, las jóvenes gritaron consignas de apoyo y repudio por el feminicidio.

Vecinos hicieron una valla para recibir a Fátima. Foto; Cri Rodríguez, SinEmbargo

Cuando la camioneta que conducía el cuerpo de la niña arribó se escucharon aplausos, porrras, gritos de protesta, sollozos.Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Féretro de Fátima. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo

“Señor, señora, no sea indiferente, se matan a las niñas en la cara de la gente. Fátima esta es tu lucha”, protestaron.

Las jóvenes también entregaron a la familia un bote con dinero: 6 mil 200 pesos, que recaudaron en actividades y colecta que efectuaron hoy por la mañana.

“Entregamos esto de corazón, Nada nos quedamos. Estamos hartas que a diario haya feminicidios. Ella era solo una nena que tenía una vida por delante estamos hartas que el Gobierno no haga nada”, dijeron las jóvenes al entregar los recursos.

“¡Sí se ve, si se ve, ese apoyo sí se ve!”, contestaron los vecinos al unísono.

“¡Quiero justicia. No nada más por mi hija sino por todas, por todas”, exclamó en un largo gritó de dolor Malena, la madre de Fátima, al llegar junto con el cuerpo de su pequeña hija al lugar donde cientos la esperaban para darle el último adiós.

“¡Fátima, Fátima, Fátima!”, gritaba al unísono cientos de personas que se dieron cita para velar a la pequeña de siete años, raptada y asesinada.

El pequeñito cuerpo en un féretro blanco fue recibido en un largo aplauso. La gente coreaba el nombre de la niña.

De inmediato fue colocado en el pequeño cuarto que acomodaron, lleno de flores blancas.

Después llegó la madre, que de pronto fue abrazada por sus familiares.

Entre el llanto pero con voz fuerte, la madre de Fátima clamó por justicia para su pequeña y para todas las mujeres que han sido asesinadas brutalmente.

Madre de Fátima. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo

Vecinos y familiares exigen justicia para Fátima. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

MADRE EXIGE JUSTICIA

Se tiene que hacer justicia no sólo por mi hija, por todas las demás mujeres a las que se les ha quitado la vida”, exigió esta tarde María Magdalena Antón frente al Instituto de Ciencias Forenses de la Ciudad de México a seis días de haber visto por última vez a su hija Fátima, de siete años de edad y quien desapareció al salir de la escuela. Esta mañana, la Fiscalía General de Justicia local (FGJ-CdMx) confirmó que el cuerpo de la menor de edad hallado ayer en la Alcaldía Tláhuac era el de Fátima. La indignación que generó el feminicidio desató en los últimos días una serie de protestas.

La noticia sobre el asesinato de Fátima llegó a menos de una semana del feminicidio de Ingrid Escamilla, cometido presuntamente por su esposo en una vivienda de la Alcaldía Gustavo A. Madero. Personal de la FGJ-CdMx filtró a medios fotografías del cuerpo de la joven de 25 años, lo que movilizó a mujeres de la capital y diversos estados. Ambos casos se entienden en el contexto de violencia extrema contra las mujeres que enfrenta la capital gobernada por Claudia Sheinbaum, pues solo en 2019 el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) contabilizó a 68 víctimas de feminicidio y 2 mil 819 de homicidio doloso.

Las protestas por Fátima comenzaron en redes sociales el 16 de febrero con el hashtag #JusticiaParaFátima, luego de que la FGJ-CdMx informara que el cuerpo de una niña fue hallado en una calle de la colonia Los Reyes dentro de una bolsa de plástico. Familiares denunciaron en sus redes sociales y en entrevistas con medios que la niña fue hallada con signos de tortura y sin sus órganos, aunque en conferencia la Fiscal General Ernestina Godoy negó que en la necropsia arrojara información sobre el retiro de órganos.

Ese mismo día por la noche y parte de la madrugada personas residentes del poblado de Tulyehualco se manifestaron para exigir justicia a las autoridades de la Ciudad de México. Ese día anunciaron que cerrarían las avenidas principales de Tláhuac hasta que detuvieran a las personas involucradas en el crimen.

Cartulinas con consignas como “Queremos apoyo para la familia” y “Exigimos justicia para Fátima” fueron pegadas la mañana de hoy por habitantes de Tláhuac afuera de la primaria Enrique C. Rebsamen donde la niña fue secuestrada el 11 de febrero. Ese día, María Magdalena Antón llegó unos minutos tarde para recoger a su hija, tiempo que una mujer desconocida por los familiares de la menor de edad aprovechó para llevársela, lo que quedó registrado en videos mostrados esta tarde por la FGJ-CdMx.

La mañana de hoy, desde las 7:30 horas, en la escuela Enrique C. Rébsamen se congregaron habitantes de Tláhuac y madres y padres. “Tulyehualco, pueblo feminicida”, se leía en cartulinas de personas que bloquearon el paso a vehículos. La protesta se extendió hasta después de las 13:30 horas.

Vecinos de Fátima protestas por el homicidio de la menor. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

“Ni perdón ni olvido”, con esa consigna salieron a las calles vecinos de Fátima. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

“Tulyehualco está de luto”, escribieron en el vidrio trasero de un vehículo. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Mientras decenas de habitantes protestaban en Tláhuac, familiares de Fátima esperaron en el Incifo la entrega del cuerpo de la menor de edad. Ahí señalaron las omisiones de autoridades capitalinas. María Magdalena dijo a medios que se acercaron a denunciar la desaparición a un Ministerio Público de Tláhuac, pero fue hasta un día después que los atendieron, pues fueron trasladados a la Fiscalía Especializada en Búsqueda de Personas por lo que la búsqueda se paralizó por horas.

“No se prestó atención, no se hicieron las cosas como se debían haber hecho. Desde un principio nos trasladamos al lugar, les dimos todas las cosas que pudimos, la gente estaba dispuesta para encontrar a Fátima”, dijo a medios un tío de Fátima.