“Hay una situación distinta, ya no hay influyentismo, antes habían proveedores que tenían influencia que por eso ganaban las licitaciones, los contratos, incluso hasta se apadrinaban con medios de comunicación que los impulsaban para que se les entregaran contratos, ahora ya no existe eso, no hay influyentismo, no se permite ninguna trampa (…) ya se acabó lo del moche”, respondió después de ser cuestionado al respecto.

Ciudad de México, 18 de noviembre (SinEmbargo).- El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró esta mañana, durante su habitual rueda de prensa, con pañuelo blanco en mano que “se acabó la corrupción y el bandidaje oficial, ya no van a seguir robando…”.

Estas declaraciones emitidas por el mandatario mexicano fueron en alusión a las malas prácticas administrativas relacionadas a la entrega de recursos del Presupuesto o para adjudicar contratos; por lo que Obrador aseguró que quien incurra en estas conductas de “moches”, irá a la cárcel, pues la corrupción es un delito grave.

“Hay una situación distinta, ya no hay influyentismo, antes habían proveedores que tenían influencia que por eso ganaban las licitaciones, los contratos, incluso hasta se apadrinaban con medios de comunicación que los impulsaban para que se les entregaran contratos, ahora ya no existe eso, no hay influyentismo, no se permite ninguna trampa (…) ya se acabó lo del moche”, respondió después de ser cuestionado al respecto.

Obrador recalcó que debido a estos acciones emprendidas por su Gobierno, muchos de sus adversarios están molestos porque acabó la corrupción. Foto: Victoria Valtierra, Cuartoscuro

Posteriormente, el Presidente López Obrador citó al actor Héctor Suárez, señalando que ya no se acepta ningún tipo de influyentismo.

“Ahora estamos resistiendo ya el remanente de esas malas prácticas porque están presionando que quieren dinero en bolsas especiales en el Presupuesto, pero como decía el gran actor Hector Suárez, no hay, no hay, no hay, se acabó la corrupción, aquí vuelvo a decir no se va a entregar dinero a organizaciones, como era antes, no van a haber partidas de moche que repartan diputados a Gobiernos estatales, a Gobiernos municipales, y no se acepta el influyentismo”, expresó.

El mandatario insistió que en su administración no hay preferencia por ciertos proveedores, así como las licitaciones que se hacen con total transparencia.

“Si hay por ahí quienes están pidiendo moches o extorsionando pues van a ser castigados, vana ir a la cárcel y también no esta demás que ahora la corrupción es delito grave y no se tiene derecho a fianza, para que se sepa, y es el funcionario y es también el que soborna, ya se acabó la corrupción, ya puedo decir, aunque no les guste a los adversarios conservadores, ya puedo decirlo, se acabó”, dijo mientras agitaba un pañuelo blanco.

Finalmente, Obrador recalcó que debido a estos acciones emprendidas por su Gobierno, muchos de sus adversarios están molestos porque acabó la corrupción.

“Por eso andan molestos muchos, pero se acabó la corrupción, el bandidaje oficial, ya no van a seguir robando, ya todos somos guardianes del Presupuesto que es dinero del pueblo”.