Ante los constantes maltratos, sin dudarlo, Anton se se encaminó hacia la ventana del departamento y se lanzó ante la mirada estupefacta de sus padres. El pequeño de ocho años murió al impactarse contra el piso.

Ciudad de México, 19 de septiembre (SinEmbargo).-Un menor de 8 años de edad no soportó más los maltratos de sus padres y decidió arrancarse la vida arrojándose al vacío desde el noveno piso de un edificio, donde se encontraba su vivienda, en la localidad de Enerhodar, al sur de Ucrania.

De acuerdo con el medio Daily Mail UK,  el pasado 23 de agosto, Anton —cansado de la violencia que recibía desde hacía años a manos de sus propios progenitores— llegó a su casa y sus padres comenzaron a regañarlo y le ordenaron que se quitara la ropa para golpearlo. Ese fue el último momento que lo verían con vida.

Sin dudarlo, el niño se encaminó hacia la ventana del departamento y se lanzó ante la mirada estupefacta de sus padres. Anton murió al impactarse contra el piso.

“Pasaron varios segundos [desde los gritos] y luego se escuchó un golpe horrible, como de un cuerpo golpeando el piso. Miré afuera desde mi ventana de la cocina y vi el cuerpo (del pequeño) abajo. Llamé a una ambulancia y a la Policía”, declaró una vecina.

Minutos después, arribaron al lugar paramédicos. Nada pudieron hacer, más que certificar la muerte de Anton. Los exámenes forenses señalan que el menor de tan sólo ocho años cayó de cabeza y murió de manera instantánea.

Los padres del pequeño Anton huyeron instantes después de que elementos policiacos los interrogaran. Por lo que la Policía local ya los busca. Podrían pasar al menos cinco años de prisión.