El portavoz del Kremlin insistió que entre Rusia y Arabia Saudita existen “buenas relaciones, relaciones de socios”. “No creemos que nadie deba entrometerse en estas relaciones”, agregó.

Moscú, Rusia, 20 mar (EFE).- Rusia y Arabia Saudita no libran una guerra de precios del petróleo, aseguró este viernes el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, al aludir al desplome de los precios del crudo después de que Rusia rechazara un nuevo acuerdo OPEP+ para recortar las extracciones.

“No existe ninguna guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita. Se trata de una coyuntura de precios muy desfavorable para muchos países”, aseveró el portavoz del Kremlin en una videoconferencia.

La cotización del petróleo se desplomó drásticamente a principios de marzo y alcanzó niveles comparados a los de la primera guerra del Golfo (1991), por la ofensiva de precios lanzada por Arabia Saudí en respuesta al rechazo de Rusia a un nuevo acuerdo para paliar la caída de la demanda de crudo por la propagación del coronavirus.

El resultado ha sido que, respecto al 20 de febrero, cuando el Brent cotizaba por encima de los 59 dólares por barril, el precio del barril ha llegado a perder más de la mitad.

LA SITUACIÓN DEL PETRÓLEO EN RUSIA

Aunque Peskov admitió que se trata de una “coyuntura de precios muy desagradable”, señaló que esto no es “una catástrofe para Rusia”, como la calificó ayer el Vicepresidente de la petrolera rusa Lukoil, Leonid Fedun.

“No estamos de acuerdo con esto, porque como ya dijeron en reiteradas ocasiones nuestro Presidente y nuestro Gobierno, hemos acopiado durante varios años reservas considerables que nos permitirán cumplir con todos nuestros compromisos sociales y planes de desarrollo”, explicó.

Peskov señaló que aunque el presupuesto ruso se calculó con base en un precio del petróleo Brent de 42 dólares por barril, el país cuenta con un “colchón” que se activará “en caso de necesidad”.

El barril de Brent cotizaba esta mañana en el mercado de futuros de Londres a 29.49 dólares, un 4.1 por ciento más que al cierre de la jornada anterior, repunte atribuido a las medidas adoptadas por distintos países para mitigar la crisis del COVID-19.

EU COMO MEDIADOR DEL PROBLEMA

Este jueves el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que podría intervenir para reducir las tensiones entre Moscú y Riad, declaración que no pasó inadvertida para el Kremlin.

“Estamos al tanto de las adversidades a las que se ha visto sometido el inmenso sector petrolero de Estados Unidos debido a estos precios”, indicó Peskov.

El portavoz del Kremlin insistió que entre Rusia y Arabia Saudita existen “buenas relaciones, relaciones de socios”. “No creemos que nadie deba entrometerse en estas relaciones”, agregó.