Con un aforo “muy estricto” del 20 por ciento de acceso y sólo una persona por familia; además del uso obligatorio de cubrebocas y careta para trabajadores que atienden el negocio don las especificaciones para los nuevos giros.

Podrán entrar en operación los autocinemas que tienen un menor riesgo de contagio por la distancia.

Ciudad de México, 22 de enero (SinEmbargo).- Las papelerías, las tiendas de artículos de cocina, las ópticas y las tiendas de acabados para construcción son los giros que podrán reabrir sus puertas en la Ciudad de México desde el lunes 25 de enero. Además, los autocinemas podrán reabrir para reactivar una parte de las actividades de recreación.

La incorporación de las tiendas de artículos de papelería debido a su relación con el regreso a las clases, de manera remota, en muchos niveles de escolaridad. Los comercios de artículos de cocina reabrirán para cooperar con la cadena productiva de los restaurantes. Las ópticas, para efectos de homologar con otros giros de atención médica. Las tiendas de acabados de construcción por estar asociados con la cadena de uno de los negocios esenciales desde el inicio de la pandemia de la COVID-19.

“En el caso de estas cuatro actividades económicas las recomendaciones que van a ser emitidas en la Gaceta de la Ciudad tienen que ver con un aforo muy estricto, el 20 por ciento de acceso, de sólo una persona por familia, uso obligatorio de cubrebocas y careta para trabajadores que atienden el negocio”, explicó Eduardo Clark, Director General de la Agencia Digital de la CdMx.

También se permitieron actividades que tienen un menor riesgo, como la operación de autocinemas, que dijo el Gobierno han operado de manera exitosa durante una buena parte del año pasado. Tienen un menor riesgo de contagio por la distancia.

Clark explicó que se trabaja con centros comerciales y tiendas departamentales para poder, tentativamente a partir del 1 de febrero. Sin embargo, especificó que esto dependerá de la trayectoria de hospitalizaciones y contagios en la Ciudad de México.

Las condiciones serían con un aforo restringido al 20 por ciento, con la entrada e un sólo miembro por familia; en un horario de lunes a viernes de 11:00 a 18:00 horas, pero los fines de semana estarían cerrados. También se deberían realizar las pruebas semanales a las personas vendedoras de piso, debido al contacto con la población que les pone en mayor riesgo.

También se recomendó establecer mecanismos para venta en línea y recoger en los estacionamientos y continuar con la implementación del uso del código QR para las personas que estén en el sitio, tanto trabajadoras como clientes.

“Va a depender claramente de los datos de los siguientes días. Es nuestro mayor deseo que podamos hacerlo pero lo estaremos informando día con día, como lo hacemos sobre la trayectoria en la Ciudad”, dijo.

Anunció que continúan las mesas de trabajo con los comerciantes del Centro Histórico para un plan gradual de apertura. Por ahora se implementarán mejoras inmediatas en la movilidad de las personas para facilitar el tránsito de quienes asistan, además del reforzamiento del esquema de atención en ventanillas para llevar.