Pese a que las micro y pequeñas empresas aportan el 42 por ciento del PIB y generan el 73 por ciento de los empleos en México, menos del 1 por ciento fueron las beneficiadas con condonaciones por el SAT en los sexenios de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto. 

Para la Alampyme, que integra a más de 17 mil micro y pequeños empresarios del país, las grandes firmas utilizan todos los recursos para favorecerse de los mecanismos del SAT, que de 2007 a 2015 perdonó a 7 mil 885 personas y empresas un monto de 172 mil 335 millones de pesos.

Ciudad de México, 22 de octubre (SinEmbargo).– En los sexenios de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) operó en favor de los grandes contribuyentes perdonándoles millones en impuestos, mientras que las micro y pequeñas empresas cumplían con sus obligaciones y menos  del 1 por ciento de ellas alcanzaron condonaciones.

De acuerdo con Alejando Salcedo, presidente nacional de la Asociación Latinoamericana de Micros, Pequeños y Medianos Empresarios (Alampyme), la condonación es un esquema desleal del SAT que pone en desventaja a este sector empresarial que aporta el 42 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y genera el 73 por ciento de los empleos del país.

“Muy pocas firmas pertenecientes a este sector se han visto beneficiadas con las condonaciones, no llegamos ni al 1 por ciento porque evidentemente no hay márgenes que te permitan como empresa generar utilidades y compensación para solicitar devoluciones o condonaciones”, dijo en entrevista.

Las micro y pequeñas empresas aportan el 42 por ciento del PIB y generan el 73 por ciento de los empleos en México. Foto: Cuartoscuro.

El pasado 1 de octubre, el SAT liberó –luego de cuatro años de litigio que llevó a cabo la organización Fundar, Centro de Análisis e investigación– una base de datos que contenía información de personas físicas y morales a quienes se les condonaron o cancelaron adeudos fiscales en el periodo que abarca del 1 de enero de 2007 al 4 de mayo de 2015.

La información entregada por el SAT involucra a 7 mil 885 personas y empresas que en total recibieron beneficios por 172 mil 335 millones de pesos, de este monto perdonado se beneficiaron algunas de las empresas de seis de los diez empresarios más ricos de México: Carlos Slim Helú, Ricardo Salinas Pliego, Eva Gonda de Rivera, María Asunción Aramburuzabala, Juan Francisco Bechmann Vidal y Carlos Hank Rhon.

El monto que el SAT perdonó a estas seis empresas fue de 567 millones 861 mil 423 pesos.

“El Estado mexicano ha beneficiado durante mucho tiempo a estos grandes empresarios en detrimento de estos pequeños empresarios que difícilmente pueden acceder a estos programas de condonación masiva”, explicó Carlos Brown, coordinador del programa de justicia fiscal de Fundar.

El representante de los micro, pequeños y medianos empresarios explicó que para solicitar una condonación o cancelación de impuestos, el SAT les pide una serie de requisitos que no pueden cumplir y en ocasiones se les niega.

“En algunos casos el SAT nos ha negado a las pequeñas y micro empresas la condonación de impuestos, en una época, no recuerdo si con (Felipe) Calderón o (Vicente) Fox, les solicitamos devolución del ISR y primero nos llegaba una auditoría, esto se volvió como un terrorismo fiscal y se decidió ya no solicitarlo”, dijo Alejando Salcedo, de Alampyme.

Salcedo aseguró que las micro y pequeñas empresas siempre cumplen con sus obligaciones porque son vigiladas por el SAT. “Es muy complicado que la micro y pequeña empresa no cumplan con sus obligaciones fiscales, cuando no se cumplen muchas de ellas lo que hacen es cerrar sus negocios, sin embargo, las grandes empresas abusan de este hueco en la ley en donde se les beneficia con el tema de la consolidación fiscal y eso les permite que les condonen impuestos”.

Carlos Brown, de Fundar, coincidió en que los mecanismos de condonación del SAT están hechos para beneficiar a los grandes contribuyentes.

“Por ejemplo, un ciudadano de a pie o una pequeña empresa apenas si pueden pagar un contador con conocimientos en las estrategias que se requieren para poder acceder a estas condonaciones. Un pequeño empresario difícilmente va a poder acceder a estos mecanismos porque requiere tiempo, dinero, conocer la ley, tener una certidumbre plena sobre la situación fiscal propia, y quienes pueden acceder a estos beneficios fiscales son las grandes empresas”, mencionó.

El coordinador del programa de justicia fiscal de Fundar destacó que estos mecanismos del SAT terminan operando “en favor de los grandes empresarios, de la élite económica del país, y es algo desigual”.

De acuerdo con el SAT y el Código Fiscal de la Federación (CFF), “un crédito fiscal” (impuestos e ingresos por derechos) puede ser cancelado por dos razones. Cuando existe “imposibilidad práctica de cobro” (ya sea porque el deudor es insolvente, no puede ser localizado, no tiene bienes embargables o falleció sin bienes objeto de embargo) y cuando el cobro es “incosteable” (sea porque el costo de recuperación del adeudo es igual o mayor al adeudo; o sea porque el adeudo es igual o superior a 1 mil 245.3 y 124 mil 532.6 pesos, según lo establecido en el Artículo 146-A del CFF).

Menos del 1 por ciento de las micro y pequeñas empresas fueron las beneficiadas con condonaciones del SAT en los sexenios de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto. Foto: Cuartoscuro.

Asimismo, un adeudo fiscal puede ser condonado, de manera “total o parcial”, por razones similares a las de la cancelación. La diferencia principal entre condonación y cancelación radica en que, la primera, equivale a perdonar el adeudo de manera definitiva, mientras que en el caso de la segunda, la determinación no es definitiva.

Es decir que, si en un determinado momento el Gobierno decide condonar un adeudo al contribuyente, por la razón que sea, cuando el deudor tenga la posibilidad de saldar su deuda, el Gobierno ya no puede exigirle el pago condonado.

Para el representante de la Alampyme, que integra a más de 17 mil micro y pequeños empresarios del país, las grandes empresas utilizan todos los medios para favorecerse de los mecanismos del SAT.

“Hemos visto que grandes empresas crean asociaciones civiles para decir, por ejemplo, ‘yo soy grupo Femsa y tengo una asociación y con eso hago bien, y eso les ayuda a compensar el tema del pago de impuestos diciendo que con otras fundaciones pueden exentarse de pagos de impuestos”, explicó Salcedo. “Son mecanismos que todavía están en la ley y que hay que obligar a los legisladores a que modifiquen esto”.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Economía, en México hay más de 4.2 millones de microempresas que aportan 41.8 por ciento del empleo total. Las pequeñas suman 174 mil 800 y representan 15.3 por ciento de empleabilidad; por su parte, las medianas llegan a 34 mil 960 y generan 15.9 por ciento del empleo.

A pesar de que las micro y pequeñas empresas contribuyen en la generación de empleos y aportan el 42 por ciento del PIB, son las grandes firmas las que se han visto beneficiadas por el SAT, al menos en los dos últimos sexenios.

En la base de datos liberada por el SAT a la organización Fundar no solo aparecen en la lista de beneficiadas las empresas de los seis mexicanos más ricos de México, también están cuatro de las más grandes contratistas en el sexenio del ex Presidente Enrique Peña Nieto, que obtuvieron condonaciones fiscales por más de 866 millones de pesos.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Economía, en México hay más de 4.2 millones de microempresas que aportan 41.8 por ciento del empleo total. Foto: Cuartoscuro.

Nestlé, La Costeña, Unilever México y la empresa de productos de limpieza Alen del Norte figuraron entre las 10 empresas con más contratos gubernamentales entre 2013 y 2018, refiere CompraNet. En esos años, estas compañías firmaron 23 mil 774 contratos con diversas dependencias del Gobierno federal, por un monto superior a 5.8 mil millones de pesos.

En agosto pasado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Congreso de la Unión las iniciativas para reformar el artículo 28 de la Constitución con el fin de eliminar la condonación de impuestos de la ley.

“En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos, las condonaciones de impuestos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes, así como las prohibiciones a título de protección a la industria”, se lee en la reforma propuesta por el Ejecutivo.

El lunes, durante su conferencia matutina, el Presidente retomó el tema de las condonaciones de impuestos a las grandes empresas. Reiteró su compromiso para eliminar este mecanismo de SAT:

“Todo el que tenga una deuda en la Hacienda Pública que la pague, por eso ya se decretó que no hay condonación de impuestos, está por aprobarse una reforma al artículo 28 de la Constitución para que quede prohibida la condonación”.

Sobre la lista que reveló el SAT de los condonados, dijo que faltaron algunos nombres por revelarse debido a los amparos: “Hace poco se dio a conocer un listado de los que le deben al SAT, pero no salieron todos, incluso no se dio a conocer a los más grandes porque tienen despachos de abogados y se ampararon”.

Para Fundar, la eliminación de las condonaciones de impuestos beneficiará a la mayoría de los mexicanos porque solo un puñado utilizaba este mecanismo del SAT para favorecerse:

“Con la eliminación de la condonación de impuestos el beneficiario principal es la mayoría de la población porque eran recursos a los que el Estado renunciaba para beneficiar a unos cuantos. Ahora ese dinero servirá al Gobierno para cumplir con el pago de pensiones, pagar el servicio de deuda, se tendrá mayor margen para realizar programas sociales”.