El Gobierno de Donald Trump ha sido catalogado como el más agresivo en materia de migración, sin embargo, en cuanto a cifras de deportaciones y devoluciones se refiere, y solo comparando los tres primeros años de cada mandatario estadounidense, son las administraciones de Barack Obama y George W. Bush las que tienen los números más altos.

Ciudad de México, 23 de enero (SinEmbargo).- La administración de Donald Trump en política exterior se caracterizó por la confrontación, por denigrar a los migrantes y amagar con imponer aranceles a México si no se detenían las caravanas que llegaban de Centroamérica, pero en los datos, las deportaciones y devoluciones durante su gestión en Estados Unidos fueron menores que las de sus predecesores Barack Obama (demócrata) y George W. Bush (republicano).

Una revisión realizada por SinEmbargo a los datos emitidos por el Departamento de Estado de los Estados Unidos arrojó que en materia de deportaciones “removals” (migrantes que lograron ingresar al territorio estadounidense y luego fueron detenidos y expulsados del país) el número con Donald Trump es apenas 15.32 menor que la realizada en el periodo de Obama y en materia de devoluciones (personas detectadas cuando intentaban ingresar y fueron devueltas) fue un 86.93 por ciento menor con respecto a Bush.

La comparación solo comprende los tres primeros periodos de cada gobierno, ya que Trump (2017-2021) no logró alcanzar los votos necesarios para una segunda administración, como sí lo hicieron Obama (2009-2017) y Bush (2001-2009).

La noche del pasado 21 de enero, el Gobierno de Joe Biden anunció que suspendería por 100 días las deportaciones de migrantes, aunque con algunas excepciones. Además, un día antes ordenó detener la construcción del muro en la frontera con México y también proteger a los “soñadores”, esto último al firmar una orden ejecutiva para salvaguardar el programa DACA, que protege de la deportación a unas 650 mil personas llegaron a Estados Unidos cuando eran niños.

Los primeros actos y decretos firmados por el nuevo Presidente de Estados Unidos, luego años de una dura política mediática en el tema de migración, abrieron esperanzas para miles de migrantes, pero por otro lado las expectativas y el escepticismo con respecto al demócrata persisten debido a su pasado y los antecedentes en política migratoria que tuvo el Gobierno de Barack Obama, en el que Biden fue vicepresidente.

El triunfo de Biden representa un aliento de esperanza para los migrantes. Imagen ilustrativa. Foto: AP

DEPORTACIONES Y DEVOLUCIONES

La administración de Barack Obama es la que registra el mayor número de deportaciones (removals) con un total de 3 millones 62 mil 581 registradas en todo su periodo, es decir ocho años, un 52.17 por ciento más que la administración de George W. Bush, con un total de 2 millones 12 mil 538.

En cuanto a las devoluciones (returns), el periodo de Bush es el que concentra la mayor cantidad con un total de 8 millones 316 mil 311 personas que fueran devueltas, es decir, un 280.35 por ciento más que el periodo de Obama, el cual reporta un total de 2 millones 186 mil 457 devoluciones.

Dara Lind, una de las principales periodistas en el tema de migración en Estados Unidos, explica en un artículo publicado en el medio especializado Vox que aunque ya no hay una definición oficial de deportación, el término “removals” incluye lo que antes solía considerarse una deportación o expulsión del país, en tanto que “returns” se refieren a “canadienses o mexicanos que intentaban ingresar ilegalmente y fueron detenidos en su propia frontera”, a quienes, en lugar de ser colocadas formalmente en procedimientos o centros migratorios, se les impide ingresar al país y se les devuelve.

Obama es la administración con el mayor número de deportaciones, conmás de 3 millones . Foto: Jason DeCrow, AP

TRUMP, OBAMA Y BUSH

Si se compara la suma de las deportaciones y devoluciones de los tres primeros años en cada administración, el Gobierno de Barack Obama, con 2 millones 529 mil 23 procesos (1 millón 152 mil deportaciones y 1 mil 376 mil devoluciones), reporta un 79.64 por ciento más que las registradas en el periodo de Donald Trump, con 1 millón 407 mil 774 procesos (975 mil 694 deportaciones y 432 mil 80 devoluciones). En tanto que el Gobierno de George W. Bush –con 3 millones 872 mil 073 procesos (562 mil 292 deportaciones y 3 millones 306 mil 781 devoluciones– supera a Trump en un 175.04 por ciento.

Pero si se desglosa el análisis, tan solo en materia de deportaciones, entre los años 2009 y 2011, la administración de Obama (con 1 millón 152 mil 611 deportaciones) registró 18.13 por ciento más que ocurridos en los tres primeros años de Trump (975 mil 694 deportaciones), es decir, que la administración de Trump tuvo 176 mil 917 deportaciones menos (15.32 por ciento) que la de Obama.

En materia de devoluciones, los tres primeros años de Obama arrojan un total de 1 millón 376 mil 412, lo que significa 218.55 por ciento más que Trump, con 432 mil 80.

Aunque en el periodo de George W. Bush hubo menos deportaciones (565 mil 292) con respecto a la administración de Trump (957 mil 694), la cifra de devoluciones registradas entre los años 2001 y 2003 (3 millones 306 mil) es al menos seis veces mayor que la de Trump.

EXPECTATIVAS

Joe Biden se comprometió a suspender las deportaciones y mejorar la política migratoria desde que estaba en campaña. El ahora mandatario estadounidense adquirió este compromiso después de recibir duras críticas durante las primarias demócratas por las deportaciones masivas del Gobierno de Barack Obama, del que él fue Vicepresidente.

Al llegar a la Casa Blanca, Biden cumplió parte de estas promesas, pues entre las primeras medidas están la congelación de la construcción del muro fronterizo con México, salvaguardar el programa DACA para personas que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños e incluir a los migrantes en el censo de población.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador expresó este jueves que ve “muy bien” el plan migratorio del nuevo mandatario de Estados Unidos y celebró la suspensión de las obras del muro fronterizo.

“No tenemos nosotros nada que objetar, al contrario. Coincidimos que eso es lo que debe hacerse. Lo vemos bien, muy bien”, expresó López Obrador en conferencia de prensa en el Palacio Nacional el día después de la investidura de Biden.

Las acciones del demócrata han generado esperanza, principalmente a migrantes y a las organizaciones que apoyan a los extranjeros y mexicanos que esperan una oportunidad de cruzar de manera legal a Estados Unidos, de acuerdo con un reportaje realizado por la agencia EFE.

“Cuando asuma en enero, tendrá que tomar muchas decisiones difíciles en vista de que el Gobierno saliente de Donald Trump ha estado acelerando las obras en sus últimas semanas. Por otro lado, lo acompaña un cierto escepticismo relacionado con sus políticas del pasado hacia los muros fronterizos”, según consigna la agencia AP.

Sin embargo, las expectativas sobre la política migratoria de Biden se mantienen escepticas por sus antecedentes en el pasado. De acuerdo con AP, el Gobierno de Barack Obama no sólo deportó más de Trump, sino que también construyó más barreras y demandó a propietarios de tierras en la frontera. Bajo la ley del 2006 se construyeron mil 050 kilómetros (650 millas) de barreras hasta el 2011. En ese periodo Biden fue vicepresidente, y además como Senador, votó a favor de apropiarse de tierras privadas en el 2006.

Con información de EFE y AP