Al paso de cuatro presidentes de la República, Kimberly-Clark de México obtuvo más de mil 261 millones de pesos casi siempre por Adjudicación Directa. Los Gobiernos de Vicente Fox y Enrique Peña Nieto fueron los que más le compraron y el de Felipe Calderón el que menos.

Incluso en la presente administración federal, cuando hay una relación tirante entre el presidente del consejo de la compañía, Claudio X. González Laporte, y el Presidente Andrés Manuel López Obrador, se han firmado por lo menos 105 contratos por poco más de 46 millones de pesos. La empresa había advertido que dejaría de invertir en México por desconfianza en la economía, aunque después aclaró que sí lo haría.

Ciudad de México, 24 de octubre (SinEmbargo).- En lo que va del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Kimberly-Clark de México ha realizado ventas por 46 millones 387 mil 90 pesos con 34 pesos a través de 105 contratos otorgados por Adjudicación Directa.

Los artículos adquiridos por la Administración Pública Federal en la compañía cuyo consejo está presidido por Claudio X. González Laporte –reconocido como adversario por el Presidente de la República–, fueron servilletas, papel higiénico, toallas sanitarias, pañales desechables, servilletas y jabones de tocador para Diconsa.

Estos contratos se suman a las ventas constantes que la empresa ha tenido con el Gobierno mexicano, lo que le ha dejado mil 261 millones 638 mil 369 pesos con 76 centavos en casi dos décadas y al paso de cuatro Presidentes de la República, emanados de diferentes partidos políticos.

Una inmersión de SinEmbargo en colaboración con Contratobook en un universo de más de cinco mil contratos publicados en Compranet, otorgados en los Gobiernos de Vicente Fox Quesada (2000-2006), Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), Enrique Peña Nieto (2012-2018) y la presente Administración de Andrés Manuel López Obrador que se inició en 2018 y concluirá en 2024, da cuenta que Kimberly Clark de México ha sido uno de los proveedores más constantes de las instancias gubernamentales.

En esta imagen de agosto de 2018 se observa a Claudio X. González Laporte mostrando  un libro de Agustín Ortiz a su salida de la reunión que sostuvo Andrés Manuel López Obrador con empresarios del Consejo Mexicano de Negocios. Foto: Saúl López, Cuartoscuro.

Diconsa y la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) aparecen como sus clientes más frecuentes. La primera le ha comprado productos para surtir el programa de abasto rural a través del cual, brinda alimentos perecederos y de despensa en 27 mil tiendas en localidades de alta o muy alta marginación; sobre todo en los Gobiernos de Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador. La Conaliteg adquirió de Kimberly Clark de México, papel y otros artículos de papelería; sobre todo en los sexenios de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

Con menor incidencia, en el historial aparece también como comprador Talleres Gráficos de México en el sexenio de Vicente Fox Quesada.
En esas dos décadas, la relación comercial de la empresa con el Gobierno de México se ha pactado en más de 97 por ciento mediante Adjudicación Directa, el procedimiento por el que no se concursa para vender productos a las instancias gubernamentales.

El buceo de SinEmbargo y Contratobook sólo localizó siete contratos conseguidos mediante otro procedimiento en el que sí hubo competencia entre licitantes (Invitación a tres personas) y fueron signados sólo en Talleres Gráficos de México.

INVERTIR O NO EN MÉXICO

Los montos de los contratos, la constancia de las compras y el procedimiento directo, muestran una relación apacible entre el Gobierno mexicano y Kimberly-Clark de México. Pero el lunes 21, el periódico El Economista, especializado en Negocios y Economía, publicó que la empresa advirtió que dejaría de invertir en México debido a la desconfianza por algunas decisiones del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En conferencia con analistas por la presentación del tercer reporte corporativo de 2019, las palabras del director general de la compañía, Pablo González Guajardo, habrían sido: “La economía se ha desacelerado significativamente y el consumo interno sólo está creciendo un poco y, desafortunadamente, continuamos viendo anuncios de nuevas políticas por parte del Gobierno que podrían no ser lo que nos gustaría para comenzar a invertir en el corto plazo”.

Al día siguiente, Kimberly-Clark de México amaneció con un comunicado en su página institucional en el que aclaró que sí invertirá y que su director general, se había referido al contexto internacional y no al local. “Durante 2019 la empresa invertirá alrededor de tres mil millones de pesos y se estima que en 2020 sea una cifra mayor, contrario a lo que se publica en algunas notas periodísticas”, se lee en el texto.

El Consejo de Administración de Kimberly-Clark de México es presidido por Claudio González Laporte, quien desde hace años ha sido señalado por el Primer Mandatario, López Obrador, como uno de los empresarios que buscó evitar su llegada a la Presidencia. En un video difundido en redes sociales, AMLO dijo en febrero de 2018: “Claudio González es perverso e influyente. Participó en el fraude electoral de 2006 y, en diciembre de 2012, recomendó al Gobierno que aumentara la gasolina de 10 a 20 pesos por litro, y le hicieron caso. Ahora le está pidiendo a EPN que nos robe la Presidencia. Es temible”.

Constituida en Estados Unidos, Kimberly-Clark llegó a México en 1959 cuando adquirió la fábrica de papel “La Aurora S.A. de C.V.” en Naucalpan de Juárez, Estado de México. En 1962, se incorporó a la Bolsa Mexicana de Valores. En promedio, factura más de 41 mil 227 millones de pesos al año. Su último reporte trimestral indica que brinda 13 mil empleos directos e indirectos en el país con la fabricación de pañales, papel de baño y pañuelos desechables, toallas sanitarias y otros productos de higiene personal.

En su página pública, la compañía destaca cuatro picos en sus ventas: en 1987 (500 mdd), 1993 (más de mil mddd), 2008 (dos mil mddd) y 2015 (32 mil 206 mdp).

GOBIERNO DE FOX, EL QUE MÁS COMPRÓ

La revisión de sus contratos con el Estado mexicano arroja que fue el Gobierno de Vicente Fox Quesada cuando Kimberly Clark vendió más a la Administración Pública Federal. En el sexenio del primer Presidente no priista en 71 años se le hicieron compras por 927 millones 113 mil 290 pesos. Se adquirió papel para la impresión de libros gratuitos encargados a la Impresora y Encuadernadora Progreso del Fondo de Cultura Económica, la Conaliteg y Talleres Gráficos de México. Además, Diconsa le hizo compras de despensa.

Pero la jauja no alcanzó hasta el siguiente Mandatario de la llamada alternancia política. Felipe Calderón Hinojosa le otorgó apenas un millón 26 mil 788 pesos, una cifra que destaca porque es 0.08 por ciento del monto total otorgado.

En ese sexenio, en el que el presupuesto federal se concentró más en el ámbito de seguridad, Diconsa signó sólo 16 contratos por Adjudicación Directa con Kimberly Clark, pero nada más.

En esta imagen de julio de 2018, Claudio X González saluda a Andrés Manuel López Obrador durante la reunión privada que sostuvo con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial. Foto: Cuartoscuro.

Durante la Presidencia de Enrique Peña Nieto, cuando se logró un andamiaje de reformas estructurales, los buenos tiempos volvieron para la compañía. Las modificaciones estructurales fueron apoyadas en público por Claudio X. González Laporte y para abastecer Diconsa, la compañía tuvo 287 millones 296 mil 798 pesos por Adjudicación Directa.

Ahora, cuando se supone hay una confrontación entre el presidente del consejo de la empresa y el Primer Mandatario de México, Kimberly-Clark no ha roto la relación comercial con el Gobierno como lo muestra la centena de contratos obtenidos desde enero de este año hasta ahora por Adjudicación Directa.